Header Ads

monster banner

LLUEVE SOBRE EL ROCK AND ROLL, ESTO ES BUENO PARA EL SALMÓN

El Rockero puro es diferente, es parco, no es como los demás oyentes del género. Al rockero purista no le gusta el pogo, no le gusta el baile, la gritazón. Él, se “planta” en un solo lugar. En este caso se planta en el parque y ahí se queda, tranquilo, escuchando. La fiesta va por dentro, por eso muchas veces las personas que no conocen al Rocker puro piensan que están aburridos, que no se mueven, que el concierto está malo.

Lo que se escuchó el último día de Rocal fue precisamente eso, Rock puro, rock pasado por agua y la fiesta iba por dentro. Dentro del marco del festival, la organización concibió el día lunes como el día en que se iba a “escuchar”, no a “oir”, así completarían la tripleta, el tríptico del panorama del Rock. El primer día de Metal, en donde se va a sacar los cuernos y a mover la cabeza, a sacar la energía con todo lo que el cuerpo da. El segundo día, la fiesta, los que bailan, los que putean, los rebeldes. Y el tercer día el Rock, un poco más maduro, sonidos más psicodélicos, más experimentales, y viéndolo de esta forma, por eso es que el festival funciona, porque ya la gente lo conoce así, lo asimila y lo disfruta así.

El Rockero es callado, aburrido en su exterior, pero la mejor prueba de que está disfrutando es que está ahí parado a pesar de la lluvia, bien podría dar media vuelta e irse, pero no, el rock se disfruta es adentro del cuerpo, lo que pasa afuera, vale huevo!!! Y la otra prueba es que el día del Rock, el último día, es siempre el más lleno, el estallado. El alma del ROCK al parque!!!

El sonido compacto de los Seis peatones fue lo primero en romper el esquema, no por que la música rompa los esquemas sino por la calidad de su interpretación, ésta es una banda que lleva tiempo tratando de armarse como tal y parece que ya lo logró, la calidad de los músicos es elevada y su música si no fuera en español, bien podría sonar en cualquier estación de Blues gringa. Buena banda, buenas canciones.

Y esa fue la constante en los dos escenarios: la música. La gente fue, fue en masa a escuchar, los que buscaban pogo les tocó lavarse en los charcos que se hicieron en el parque, porque la gente lo que quería era escuchar las propuestas de gente como El Sin Sentido, ganador de premios Subterránica que es otra de las bandas que ha generado un movimiento de público personal y es una de las bandas que ha trabajado de manera independiente por estar sonando.

The Mills y V for Volume son algo que hay que aplaudir y les voy a decir por qué: Por que sin ser parte de aquel “Rock del Distrito” lograron colarse como invitadas y representan dos de las mejores propuestas actuales de nuestro rock criollo. Eso da frescura al festival, ver bandas que nunca han estado ahí y que son bandera en este momento del sonido nacional, porque personalmente me empieza a aburrir ver a los mismos músicos envejeciendo año tras año o con sus mismas bandas o con nuevas bandas que suenan igual, y eso es a lo que llamo “Rock del Distrito”.

Zoe no brilló, parece que los medios se dejan llevar mucho por lo que dicen otros medios de afuera, no brilla en el escenario, Zoe es una banda para escuchar en el disco, no en vivo, el cantante es aburrido, es “Trabado”, es como si el público no estuviera ahí, la música sí, buena, pero ellos se plantaron como los rockeros y eso es un error.

Mutemath, e incluso los mismos The Hall Effect, se catalogan en las corrientes de ese mismo Rock para escuchar, influenciado altamente por el Reino Unido y sus sonidos. Pero eso si, The Hall Effect es una bandota, se les nota el trabajo, y cuando una banda así esta montada en un escenario así, se magnifica, incluso yo me atrevo a decir que después de la experimentación extrema de Mutemath, The Hall Effect volvió a reanimar el ambiente, a subir el Rock. La experiencia no se da en vano, está comprobado que los genios no nacen sino se hacen, el mismo Mozart a los seis años ya tenía miles de horas de práctica. Y el último día de Rocal vimos como son las bandas que más están tocando y dedicadas a lo suyo las que están brillando en el rock nacional: THE, V for Volume, The Mills, eso no es gratis, eso es práctica, ganas y muchos huevos de meterse en las roscas a codazos, de buscar, de autogestionarse su propio éxito.

Y bueno, no se puede hablar de los dos platos fuertes con un solo periodista en la escena, así que hablaremos de Calamaro, quien presenta nuevo disco, y una pinta mucho más madura. Calamaro fue parte de una de las agrupaciones más emblemáticas de Rock en Español o lo que hoy se conoce como “Latin Alternative”, Los Rodríguez, y sólo ese hecho, tenerlo ahí arriba es ganancia para el festival. Éste era el artista que muchos querían ir a ver, “El Salmón”, “El cantante”, el de “La flaca”, porque es de los pocos Argentinos que quedan de esa generación que aún se mantiene con los pies metidos dentro de ese rock clásico y rico, porque pareciera más humano que otros por sus letras, por lo que dice y por ese tono de voz tan extraño que uno no sabe si es bacano o es horrible. Plato fuerte servido caliente por el lanzamiento de nuevo trabajo. Enorme!!!

El festival deja un buen balance, aparte de algunos pequeños problemas como todos los años, entre resentidillos sociales que ingresan, todo salió a la perfección. Ya el festival es una organización, una empresa, un patrimonio.

Un personaje para resaltar, y resaltar de verdad es a Maria Claudia Parias, la Directora de la Orquesta Filarmónica, quien siempre estuvo pendiente de todo lo que pasaba y quien también tomó la vocería oficial del evento, y escuchar hablar a Maria Claudia es una experiencia. Bien por ella, por el equipo de prensa, bien por la mayoría de involucrados en esta aventura. Una opinión muy personal que yo tengo, y como estas crónicas las he estado escribiendo de manera muy personal me atrevo a darla, es que lo que hay que cambiar es sencillamente la forma de elegir bandas y jurados, en serio, son cosas pequeñas al lado de semejante monstruo de evento que tenemos.

Rock al Parque nos quedó debiendo la promesa de los jurados escogidos, esa era mi pelea. De nuevo, de innovador no hubo mucho, pero sí hubo categoría, sí hubo clase en las bandas. Eso no se niega, no se quita, pero esperemos que para el próximo año ya de verdad veamos las “caras nuevas”, que se diferencia mucho de “bandas nuevas con las mismas caras” que es lo que ha pasado siempre acá, recuerden no es lo mismo “Pepita Gomez” que “Gomitar Pepitas” pilas!. Arriesguémonos a hacer los contactos desde ya para traer bandas internacionales acordes al festival.
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.