Header Ads

banner_premios_usa

CUANDO TODO ES COMO DEBE SER


¿Saben que es algo que me enoja mucho de este país?, que cuando las cosas salen mal, todo mundo tiene algo que decir, pero cuando salen bien ahí si nadie se pronuncia. Somos un pueblo malinchista, una sociedad que vive de los triunfos de los demás, un país que si la selección gana es la mejor pero si pierde le volteamos la espalda y decimos que es una basura.

En 2010 cuando lamentablemente creímos en las palabras de muchos “sabios” del Rock nacional y los premios salieron bastante mal, todo mundo escribió su crítica y su basura, incluyendo gente que ni siquiera asistió a la entrega. Pero este año que la entrega fue una buena fiesta, ni siquiera recibimos una frase en uno de esos medios. Porque en Colombia en el medio artístico, además de mediocres, somos hipócritas y todos nos saludamos de besito pero por la espalda nos apuñalamos unos a otros. Esa es la única razón por la que el Rock no es una industria en Colombia y en cambio otros géneros como el Vallenato sí. ¿Para qué van a pelear con un ejército que se destruye a sí mismo? Nosotros los Rockeros, en Colombia nos destruimos a nosotros mismos.

La primera batalla del Monster se dio de una manera increíble. Tal vez un poco mejor de lo que esperábamos, porque era tanta la cizaña que se había sembrado en los mails de todas las bandas, que todo el mundo estaba ansioso. Yo, tranquilo me senté en mi mesa a tomarme un Whisky solo viendo el montón de equipo que habíamos llevado para que las bandas tocarán. Y me acordaba!!!

En fin, antes de hablar de las presentaciones de las bandas quiero concluir la introducción con un pedido a las personas que se dedican al “dizque” rock de Colombia y es el siguiente: Si usted solo sabe hablar mierda y en realidad no hace nada por el Rock nacional más que rasgar mediocremente una guitarra, mejor quédese calladito en la casa y destrúyase a sí mismo, pero no destruya una escena que entre todos andamos tratando de crear. Creo que ya es hora de empezar a decirle a los comemierdas las cosas en la cara y si no entienden entonces tenemos que entre los que si queremos hacer las cosas, sacar del parche a esos entes destructores y mediocres del circulo del Rock nacional. Eso opino yo, es una opinión personal, pero estoy “re-mamado” de que los que más hablan y vociferan son los que menos hacen, los que menos tocan, los que menos gente tienen y las “peorcitas” bandas.

Espero no se “toque” nadie con estas palabras, ahí sí como dicen, el que le caiga el guante…

Ahora si hablemos de lo que nos importa, el Rock… el que arrancó con Alejo Buscero y su banda que inauguró oficialmente EL MONSTER DEL ROCK SUBTERRÁNICA 2011 y que con su música rompió el hielo de la noche.

Alejo tiene muchas cosas buenas, entre ellas las ganas tan bravas de abrirse paso en el medio del Rock nacional, su constancia, su lucha y su estilo único, creo que Alejo es el único hoy en el país que está haciendo este tipo de Rock muy latino, eso no quiere decir que le meta acordeón, sombrero vueltiao y chirimía, no, su esquema es el típico del Rock, dos guitarras, bajo y batería, con influencias del sur del continente, melodías fáciles y letras que hablan de vivencias, algo meloso, pero consistente con su estilo. Tal vez hay que trabajar en ensamblar un poco más la banda y en la afinación en varios momentos. La propuesta de Alejo Buscero trajo cosas como el personaje de Jimmy Paker, del cual habla en una de sus canciones y que vino siendo un “alter ego” de Buscero. Eso le gustó a mucha gente, pero como todo tipo de propuestas arriesgadas, a otros no les cala, sin embargo hay que aplaudir a Alejo por la propuesta diferente, además empelotarse delante de todo el mundo es cosa seria. Saludos a Alejo y su banda. “A tu manera” y “Anfibia ciudad” dos buenas canciones.

Después vino el turno para HUESERA, una banda que tiene bastantes influencias, bien ecléctica, no podría decirles que es de un género en particular, por eso lo calificaría sencillamente como Rock. Formación tradicional con varias cosas a favor siendo la primera su baterista. Es una chica muy carismática, muy bacana que me recuerda mucho en su forma de ser a Meg White, descomplicada, chévere y toca. También la cantidad de público que fue a apoyar a la banda liderada por el carismático “Vado”, un personaje seguro de sí mismo en el escenario y que sabe que está respaldado por una buena partida de músicos. A su vez el punto flaco de HUESERA puede ser ese, que los músicos son muy buenos, pero la impresión que dan es que todos siguen a Vado, es decir, faltaría un poco mas de colectividad en la banda. La propuesta es chévere, la puesta en escena es buena, destacado la forma de interpretación de su bajista, y todo iba muy bien hasta que vino la canción “la Piragua” que a mi parecer es de las más bellas de la música Colombiana pero esta vez sonó bastante desafinada, sin embargo con un poco de trabajo este tema puede tomar un matiz muy interesante. HUESERA, buena banda y excelente energía y lo mejor de todo muchas personas apoyándolos, esto es bueno si tenemos en cuenta bandas para armar eventos grandes porque sabemos que con un grupo así se puede contar sin riesgo.
“Yo no sabía que había hoy acá pero cuando entre vi que estaba buenísimo” me dijo un loco con una “pola” en la mano, y me hizo sentir bien, así, de a uno es que tenemos que ir agarrando público para nuestra música, que vayan tomándole amor a las bandas de verdad. No a las prefabricadas ni bandas de marcas. Hay muchos proyectos buenos que por su afán de triunfo lo que hacen es payolear a todas las radios y tocar en cuanto bazar, feria, parque, etc los inviten por que una marca les va a pagar unos pesos. Con respeto a cualquier persona, para mí un artista no debe venderse sino labrarse un camino, el público no se compra sino se gana.

Tengo que confesar que no conocía The Joeys. Cuando subieron al escenario me hicieron recordar por un momento aquellas épocas en que el Rock en Bogotá se vivía con toda, cuando los bares se “tetiaban” de gente para poder escuchar a Morfónia, Catedral o las almas, siendo The Joeys una propuesta muy diferente a las nombradas obviamente. Lo interesante de la banda es que suena como un ladrillazo, un bloque bien armado y ensamblado. Algo muy destacable del concierto no solo de The Joeys sino de todas las bandas es que por fin el sonido de los micrófonos era limpio y concreto y se podían escuchar las letras, se podía apreciar más que todo la melodía de las voces, la afinación, esto fue muy bueno para nosotros porque a veces el cantante nunca se escucha y generalmente termina disfónico de gritar y tratar de que todos sepan que es lo que dice. En Fin, The Joeys se coronó campeón de la noche, finalista entre cinco excelentes bandas de Rock por que mantuvieron siempre la actitud de Rockear, cosa que es importante por que cuando uno progresivamente deja que el público se acostumbre a su música y el ambiente se baje ahí comienza uno a perder.

The Joeys se justifica a sí mismo, las falencias que tienen las equilibran con sus fortalezas. La puesta en escena es muy tradicional, se puede trabajar en esto, pero su energía, su sonido compacto y sus letras gustan bastante, además que siendo Rock, suena moderno, actual y aprovecho este comentario para hablar de la banda que le siguió a The Joeys que fue EL HOMBRE AZUL. Que es una excelente banda, musicalmente tal vez los mejores de la noche en su interpretación, el Blues siempre será el Blues, y esto es bueno y a la vez malo. Para los que amamos el Blues, un show como el que nos brindo El Hombre Azul siempre nos transporta a lugares mágicos. El saxo bien llevado, el Blues bien tocadito, tranquilo, guitarras, bajos, la batería y sus figuras clásicas son cosa maravillosa para los que disfrutamos el género. La contraparte es precisamente eso, el género, el Blues no ofrece cosas nuevas si se mantiene puro y para un concurso es bien difícil competir con ritmos puros, porque si buscamos una forma de participar en el Blues, la gente a veces no se mete, lo ve como un genero de culto, solo para algunos, etc. Pero personalmente El Hombre Azul dejo una buena marca y seguramente tendremos que hacer algo con todo el buen Blues que se está haciendo en Bogotá por que hay súper grupos.

Y bueno, la noche la cerró una sorpresota, una bandota, excelente en muchos sentidos, les podría decir que la única falencia que les vi fue tal vez el vestuario, pero si lo pensamos en que el vestuario concordaba con el tipo de música que estaban tocando (que podría ser la excusa) pues esto también se salva. León llego como su nombre a barrer con esa fuerza el escenario ¡como hacían de bulla esos tres! Una excelente propuesta, buenísima, fuerza en la voz con una melodía un poco extraña, la banda es tan rara que era como escuchar a Def Leppard pero cantando el man de The Strokes solo que un poco más raro. León es una propuesta a la que hay que apostarle. Estuvieron muy cerca de ganar, el consenso general es que es más fácil crear una industria en un principio con productos musicales que la gente entienda de maneras no tan complicadas, pero León se solló. Personalmente me pareció muy bacano (por hablar en nuestros términos) si se lograra un poco soltar ese sonido súper Heavy metal de los Riff de Guitarras este sería un proyecto bastante único no solo en Colombia sino en Latinoamérica.

¿Qué hacemos? Mucho rock poco espacio. Al final, una banda, The Joeys pasa a la final, felicitaciones a ellos y felicitaciones a todas las bandas de la primera jornada. Excelente. Agradecimientos a todos los patrocinadores y a Rock and Food House, y de manera muy especial a Miguel Chinchilla que apoyo en todo momento en el sonido.

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.