Header Ads

 photo banner premios.png

EL BOOM DE LAS INDUSTRIAS CULTURALES EN COLOMBIA DEBE SER CONSECUENTE CON LA REALIDAD DE LOS ARTISTAS


Imagen: www.cadizanticapitalista.blogspot.com
Es muy fácil, cuando uno decide ser artista, cualquiera sea el campo, es porque uno tiene algo en que creer. Pero en el Rock esto se acentúa aun más, porque al principio los sentimientos son tan fuertes que uno cree que puede tragarse el mundo. Cuando conectas esa guitarra por primera vez con la distorsión a todo volumen, es como sostener un dragón sin domesticar, un espíritu que se desdobla y se mete en tu cuerpo y nunca más va a salir de él. Es la verdad, pocos lo han sentido, pero es la sensación más maravillosa de la vida.

Años después, vemos a estos mismos artistas ya cansados, trajinados por la lucha, aburridos, desechados por la misma sociedad, hartos de soñar y que ningún sueño sea una realidad, algunos guardan en su mente como su tesoro más preciado los recuerdos de algún único concierto majestuoso por una u otra razón que se convierte entonces en el centro de toda su vida y en las conversaciones obligadas de su vida social, generalmente las cuentas mal vestidos, demacrados con la vida y los vicios hechos rostro.

Latinoamérica debería ser un solo país, siempre lo he pensado, esto es un cagadero. Paraíso para unos, el infierno de Dante para otros, pero tenemos tanto en común que escapar de él es imposible y entonces lo disfrazamos con un amor falso, un patriotismo excesivo traído a rastras del corazón para buscar pertenencia, para decir que de acá somos y que esto va a cambiar en algún momento de la vida. Solo que parece que en esta vida no será-

Últimamente estamos viendo un Boom de empresas culturales, un montón de suicidas sociales se está volcando a la aventura de crear productoras de cine, estudios de grabación, teatros itinerantes, espectáculos, etc. Hasta ya hay una carrera universitaria de Gestión Cultural. Lo más magnifico de todo es que no son solo las clases sociales bajas sino también las altas, los que han estudiado y tienen la capacidad de análisis suficiente para darse cuenta que el fracaso será inminente y sin embargo y así siguen, gastándose las fortunas familiares o en dado caso trabajando en miles de oficios para poder financiar el sueño, el sueño de ser artista en un país tercermundista en donde un Condorito es considerado “literatura”. (Adoro Condorito, sin rencores)

Y mientras esto se da en el país, las empresas tanto públicas como privadas se hacen las del ojo ciego, algunas escupen un par de monedas para financiar proyectos que suenen a Muisca y a acordeón, otros, los del gobierno, están tan putamente metidos en la rosca que armaron que cualquiera que se quiera meter ahí representa un peligro. Los medios “grades” son demasiado pequeños para poder aportar al a cultura nacional, rellenan sus espacios con esquemas traídos del exterior y solo le dan espacio a quien se acomode a su mediocridad. Y es ahí, ahí en realidad en donde duele, donde duele el país y cuando uno levanta la mirada al cielo buscando a Dios para preguntarle… Dios mío ¿Por qué putas no nací en Dinamarca? O al menos en un país en donde el arte no sea un delito, un pecado.
En un país que si uno dice que el sol debería ser azul, lo apoyan, le dan recursos y después hacen el coloquio del sol azul, el festival del sol azul, la banda sonora del sol azul. Acá no, acá si uno dice eso le dicen “loco, marihuanero, periquero, jodido, llevado del putas” en Colombia nunca ha existido un excéntrico, acá solo hay malditos locos, nunca ha existido un homosexual acá hay puros maricas, es como si el filantropísmo y la intelectualidad fuera otro producto exclusivo para los que hablan Inglés. Por eso será que todos los grupos han empezado a cantar en Inglés, para poder por fin hacer parte de ese mundo que soñaron cuando se colgaron por primera vez una guitarra.

¿De qué sirve este Boom Cultural sino tiene para donde ir?, es como tener futbolistas pero no estadios. Alguna vez uno de esos pseudo-periodistas de este país me llamo estúpido porque yo dije que acá existía un rock del estado siendo el uno de los que más se ha atragantado de comida proveniente de todo lo que este “rock del estado” le dio. Acá las instituciones son demasiado descaradas y lo peor es que ellos creen que nadie se da cuenta de nada, que nadie les hace las cuentas, que nadie sabe que están haciendo las cosas mal. Pero se equivocan, lo que pasa es que acá todo el mundo tiene miedo o ya le da pereza pelear contra algo que es tan normal, tan cotidiano.

¿De qué sirve este Boom si las empresas aun no han visto los beneficios prometidos?, aun son muy pocos los proyectos exitosos en el arte nacional, de la pintura ni hablar, el cine se convirtió en una aventura, hipotecan casas y venden carros del abuelo para hacer una película que nadie va a ver, y son buenas películas que terminan siendo vistas por 20 Snobs en festivales lejanos, en la música parece que solo hay público para los festivales al Parque y para todos los conciertos de grupos que tengan más de 20 años de existencia y la boleta valga mas de los 190 mil pesos de ser rico en Colombia, porque público para la música nacional y boletas de 5 mil no hay. Todos los que van a los Festivales al Parque y al Evento 40 o al concierto Radiónica se esconden para volver a los mismos eventos cada año. Mejor dicho no hay aliciente para seguir adelante. Y sin embargo cada día son más y más los que se dedican al arte como si el masoquismo fuera el deporte nacional.

Tengo la plena convicción de que esto se puede corregir y que si creamos un movimiento en donde esto se convierta en una industria todos vamos a ganar. Obviamente nacen más de los que pueden sobrevivir, pero es que la tasa de mortalidad de proyectos artísticos esta más alta que la de gallinas en Somalia acá en Latinoamérica. Es demasiado!!!

¿De qué sirve este Boom?, ¡si la explosión es tan pequeña que no alcanza ni para quebrar el vidrio de la propia casa de uno! Los artistas deben buscar y dar más de su corazón y su creatividad, y la industria y el gobierno deben buscar y dar más de sus bolsillos para financiar proyectos artísticos. Empresas públicas y privadas con responsabilidad social, a veces los marginados son los que menos parecen serlo.

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.