Header Ads

monster banner

EL MOVIMIENTO DE ROCK COLOMBIANO: LA RADIOGRAFÍA FIEL DE NUESTRA SOCIEDAD

Es duro ver cómo está el mundo hoy, yo en realidad pensaba que el año 2011 iba a estar repleto de avances tecnológicos, la gente ya habría cambiado, la medicina, la ciencia, la salud, el arte sería mejor que antes, mejor que cuando éramos niños. Lamentablemente la humanidad perdió su norte y el dinero destrozó la mente de todos los habitantes de este planeta. Hoy, la gente reclama igualdad, pero todos quieren ser iguales a los ricos, todos quieren viajar por el mundo, andar en yate, autos deportivos pero no hacen nada por merecerlo, salen a gritar en manifestaciones en la calle, le gritan al gobierno como si el gobierno tuviera que darles de comer.

En Colombia se pelea por que ya no existe la cultura mafiosa en donde nadie hacia nada y había millonarios de un día para otro… la vida no es así, nunca lo ha sido, solo en este periodo de la historia. Todo el mundo compra al crédito, a la promesa, y cuando tiene que pagar ya nadie puede hacerlo, las necesidades básicas como el agua, la luz, el teléfono, un techo, se han convertido en lujos para casi todos y entonces ya nadie tiene proyectos de vida, lo único que importa es sobrevivir, ganar tres pesos para almorzar, los proyectos y los sueños se borraron del imaginario colectivo y vivimos en un mundo tan horrible y ordinario que uno a veces se pregunta si vale la pena estar acá. ¿Qué hacemos en el periodo que comprende nuestra vida? ¿Qué hacemos en el intermedio del nacimiento y la muerte?, lo que tendría que ser algo agradable se convirtió en una porquería.

Y todo lo refleja el Rock colombiano, lo refleja perfectamente.

Yo miro nuestro movimiento artístico y puedo abstraer de él cada sector social en una pequeña escala. Todo aparato político, institucional y cultural se refleja en nuestro movimiento Rock. No en otra música como el Vallenato y la salsa, porque estos géneros funcionan como una industria en el país, es un negocio… en cambio el Rock no, el rock es como dicen todos “una forma de vida” la cual se divide a su vez en muchas formas de vida y se traduce entonces en tribus urbanas que se sectorizan y adquieren cada una su propia ideología, sus propios códigos y su propio índice.

La sociedad mira a estas tribus como “subculturas” o parias, pero no se han detenido a pensar, a reflexionar que cada cosa que pasa es consecuencia de algo y en este caso todo inconformismo es reacción de una falencia en nuestro “sistema”. Todos fuimos, somos y seremos rebeldes a nuestra forma, lo que pasa es que la forma de expresarlo de cada quien es diferente, así como todos ignoramos algo, por mas “sabios” que nos creamos o importantes, siempre habrá algo que no sabemos o que nos falta por aprender.

El Rock en Colombia se divide en muchos grupos, diferentes y al contrario de lo que el Rockero nacional piensa, el público y los músicos son rivales, no están unidos, no son amigos, no se colaboran y la verdad es una batalla a muerte sobre cómo salir adelante.

El otro día un “manager” de la escena me llamo “tonto” porque dije que en Colombia existía un rock del Estado. ¿Alguien me lo puede negar? Así como en Colombia todas las instituciones gubernamentales están corroídas y salpicadas por la corrupción, la parte del arte también. Así este personaje me llame tonto, no se puede negar que si existe un rock del estado, entonces la primera analogía es que así como en cada ministerio e institución pública existe una rosca, favores y amigos, en el rock también. No quiero decir nombres propios porque se “tocan”, porque acá nadie le puede decir nada a nadie de frente por que nadie tiene el coraje y el valor necesario de aceptar los errores y corregirlos, mientras no le corran la silla en donde están cómodamente sentados todo bien. Pero hagan memoria, si no existe un rock del estado, ¿Por qué siempre tocan los mismos en los eventos del estado?, hagan memoria, porque también eso nos falla, somos un país sin memoria, un país que olvida, un país que el escándalo es de media hora y pasa. Hagan en su cabeza una lista de bandas que siempre están ahí en el Simón Bolívar, siempre los mismos, aburridos, con las mismas canciones de hace 20 años. Al igual que el Fútbol, tuvimos una época de Gloria, hace 20 años con Maturana y Bolillo, y seguimos en la misma vaina, fracaso tras fracaso, tras fracaso, sin cansarnos. Igual la música, tuvimos una época buena en el rock y seguimos en lo mismo, con los mismos, con las mismas canciones y las mismas aburridas puestas en escena, los mismo personajes soquetes en la radio solo que ya 20 años más viejos, algunos casi seniles y creyendo que saben y que son la panacea. ¿Qué no existe un rock del estado? Cuando quieran lo demostramos con nombres propios, estadísticas y pruebas, como ya lo hemos hecho, solo que se hacen los sordos.

Viene por otro lado las clases, la división por estratos, el país nos divide por estratos sociales, ¿Quién se invento esto? Supuestamente es para dar mayor equidad social y beneficios a los más pobres pero ¿se cumple? El estrato social es anticonstitucional, discrimina, pero ¿Quién dice algo?, al igual el Rock también tiene sus estratos, estan las bandas de arriba, las high class ¿se las tengo que nombrar? No verdad, son las mismas 5 o 6 que salen en los tres medios de Rock que hay en el país, dos emisora y una revista, ¿se los tengo que nombrar?, los que tocan patrocinados por el mismo Whisky en la misma franquicia, los que tienen guitarras caras y endorsements arreglados. Es válido, son bandas excelentes, y producen música excelente. Todo estaría bien si no existieran en Colombia miles de bandas tratando por salir y que no lo han podido hacer por no tener dinero, por no ser de la “estrato-sfera”. Porque sencillamente no tienen los recursos necesarios y al igual que en nuestra sociedad, muchos se quedan con las ganas de sus proyectos, de sus negocios por no tener acceso a los recursos. Otra vez el Rock refleja nuestra sociedad.

Eso es lo interesante del movimiento, hay que verlo como un fenómeno sociológico, hay que ver el rock como una fotocopia de Colombia en donde unos a otros nos golpeamos y nos destruimos mientras el general enemigo mira desde la colina toteado de la risa esperando a ver quien queda en pie para acabarlo. Somos una sociedad ordinaria, costumbrista, materialista y egocéntrica.

Hay que cambiar esa forma de pensar, la moraleja tanto para el Rock como para la sociedad es la misma: SI NO NOS UNIMOS NADA VA A CAMBIAR. Y estamos en un momento de cambio en el mundo. Eso es lo que se anuncia, eso es la tal profecía del 2012 y de todo lo demás, no es que el mundo se vaya a acabar, es que el mundo ya no es tan “manipulable” como antes, Internet nos despierta y nos une. Si nos unimos podemos cambiar todo lo que nos molesta, y mientras dejemos de pensar que oportunidad y equidad social es tener 100 millones en la banco y nos centremos en dignificar la vida y lo que hacemos, vamos a ganar.
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.