Header Ads

monster banner

LA DIFERENCIA LA MARCARON LAS GUITARRAS

Hay muchas cosas que decir cuando se hace un concurso, lo primero es que quiero que recuerden que acá no estamos hablando de un concierto sino de un enfrentamiento musical en donde el objetivo es al menos durante una sola noche demostrar la calidad interpretativa, visual y en otros aspectos importantes que tiene una banda y hacerla destacar de las demás para pasar a una semifinal. Tal vez esto es la falla de muchas bandas que concursan no solo en El Monster del Rock sino en varios otros eventos. De hecho recuerdo que hace muy poco me pasó a mí en el Hard Rock Calling, teníamos una discusión con la banda sobre que debíamos tocar, en mi mente estaba claro sabiendo quienes serían los jurados sobre que canciones quería tocar, pero en la mente de mis compañeros de banda lo que querían era sollarse un concierto y al final así lo hicimos, el resultado: Muy chévere el toque, la gente respondió pero obviamente no pasamos a la otra ronda.



Miren, manejar al público con covers es muy fácil, apelar a las canciones conocidas para obtener una respuesta de aplausos y emociones es una técnica que se usa hace bastante tiempo, es válida, es muy chévere, de hecho es casi una condición para las bandas emergente alternar su música con covers, pero para un concurso no, porque entonces queda muy difícil calificar a una banda. ¿Bajo qué bases se puede calificar a una banda que toca algo de Metallica, canta como Metallica, se viste como Metallica y suena como Metallica? No se puede, yo creo que el reto más grande que hay es hacer que la gente se emocione al escuchar por primera vez esa canción y que queden con ganas de escucharla de nuevo. Esa es la impresión que debe quedar en el jurado de un concurso. Y seamos claros de una vez, por ejemplo, yo soy músico, se la teoría musical, valoro inmensamente los músicos que tienen ese background de conocimientos musicales y los aplican en su música pero es que a la gente “normal”, es decir, a los que no han estudiado música, lo que le gusta es que la canción le llegue al alma y al corazón, que les guste de inmediato y que para ellos sea sencillamente “Chevere”, nadie dice, - uy miren las escalas que usa este loco, uy la técnica del picking esta impresionante – no, la gente lo que dice es una de dos cosas, o “que canción más chimba” o “que canción más garra”, punto, pare de contar. No sé lo que piensa cada músico, pero creo que todos acordaremos que uno hace música es para los demás también, no creo que exista un solo músico en el mundo al que no le importe lo que digan los demás de su música, si esto fuera así, tocaría únicamente en su casa, solo, encerrado y sintiendo orgasmos mentales por la belleza y perfección de su creación.


Dicho esto, entonces le voy a dar un crédito a la primera banda que concurso en la segunda batalla de El Monster del Rock, CORPORACIÓN CAPSULA, porque ellos lo que proyectan es que creen en su banda y que ahí está la confianza en lo que hacen y créanlo o no, esto es una de las cosas más difíciles de lograr en una agrupación. Ahora, el exceso de confianza no es bueno, pero si hay que creer en lo que se hace. CORPORACION CAPSULA tuvo varios errores que podemos decir “técnicos”, y si ven el título de esta crónica, sabrán a donde me dirijo. Las cuatro bandas que tocaron en la segunda batalla de EL MONSTER DEL ROCK tenían una base armónica sólida en el bajo y la batería, fueron las guitarras las que marcaron la diferencia, y las voces. CORPORACION CAPSULA es una banda que está en el camino a convertirse en una de esas bandas con las que podemos rumear, por ahora, se nota aun el nerviosismo en sus integrantes, es decir, no proyectan la felicidad que tal vez están sintiendo, es una buena agrupación lo único que yo tendría para decir al respecto son dos cosas, la primera, relájense, están haciendo una fiesta y son ustedes quienes deben “enfiestar” a los demás y la segunda, hay que cuidar ese tándem de guitarras sobre todo en las partes en que se usan en limpio las dos y van haciendo las mismas líneas, es solo cuestión de ecualización en escenario, ojo, no del ingeniero, es en los amplificadores. A propósito, el feeling del bajista es motivador, muy bacano.

Segunda banda de la noche, HOFFEN, tengo muy poco que decir, solamente que es una gran banda, suena muy bien, la voz es excelente, se debe trabajar un poco pero hacía tiempo no escuchaba dentro del Metal nacional una voz clara, que se entiende y que tiene la suficiente fuerza para entrar dentro del género. Para cuidar lo que pasó con la guitarra, se reventó una cuerda. Debemos estar preparados para tener otra cuerda ahí mismo, u otra guitarra, eso es para todas las bandas. Y el regaño, sinceramente HOFFEN fue la banda que mejor sonó en la noche, hablo de lo que sale de la mezcla hacia el público, sonaron bien, agarrados (como decimos), el show es bueno, pero hermano, solo dos canciones originales me dejaron a mí con ganas de escuchar más de HOFFEN, es decir, no podíamos tener en cuenta canciones de otras bandas y es que en realidad el regaño es para las bandas de HOFFEN en adelante, lo que queremos es escuchar su música, fue por las dos canciones originales y sobretodo la última que HOFFEN demostró que no solo sonaban bien por hacer covers sino que con su música también pegan duro y es justo decir que esta banda es una revelación dentro de las nuevas bandas de Metal del circuito.

Huella sin Sombra comenzó bien, hablaba con ellos y con los jurados sobre la combinación ganadora de una guitarra electroacústica y una eléctrica en una banda, me recuerda canciones de Radiohead y otras bandas que crean atmosferas increíbles, pero volvemos al tema de las guitarras. Fíjense que las guitarras deben dejarse quietas una vez están ya listas para el toque, nosotros los guitarristas tenemos la costumbre de hacer ingeniería de sonido a medida que el toque avanza y al final termina todo sonando raro. Pero bueno, el punto acá es el siguiente, se podía haber aprovechado más esa parte acústica de la banda, porque apenas comenzaron a sonar, evocaban a agrupaciones como TRAVIS que con melodías que no dejan de ser rockeras, pasan muy cerca de géneros suaves que son muy agradables al oído, tal vez la voz debería trabajarse un poco más en el sentido de la proyección hacia el micrófono porque se perdía, para mí, ese fue el punto débil de Huella Sin Sombra y sin embargo creo que esta banda con un par de meses en manos de un productor que conozca de estas combinaciones podría llegar a ser un boom. De nuevo, trabajando la voz, el cover de La Bamba para nada fue una buena elección porque el estilo chocaba con l que venían haciendo en su presentación. Buen soporte musical, las líneas eran muy entretenidas.




La última banda en subirse al escenario de Revolution fue una sorpresa, a juzgar por la pinta que traían parecía que íbamos a darnos un banquete de neo-punk, pero lo que comenzó a sonar fueron riff de metal del más bravo. Pantera emociona a cualquiera. Hay muchas cosas buenas en Death be not Proud y hay otras que se pueden arreglar. De las buenas por ejemplo es la energía y la sorpresa, romper los estereotipos de los géneros es bueno y ellos lograron emocionar al público, vimos cómo la gente se contagió de esa energía de la que hablamos, y eso también es algo en lo cual las bandas hoy deben trabajar, porque al fin y al cabo si uno brinda un espectáculo, este debe ser agradable para el público. Voy a hacer un paréntesis, para esta batalla hubo buena afluencia de gente, fue chévere, pero volvemos a lo mismo, no se a ustedes pero pues a mí me parece un poco grosero ir, ver a su banda e irse, así como me parece grosero salir, echarse una birra comprada en la tienda en la puerta del bar. No sé qué pensarían las bandas si los jurados se pararan después de escuchar a la primera banda y se fueran, yo creo que la falla del Rock nacional radica en el público. La gente no se solla el Rock y no le vamos a echar la culpa a las bandas ni nada por el estilo porque son buenas y el rock siempre ha sido Rock, lo comprobamos en Rock al Parque, la gente no va a los conciertos de Rock y si va, es a ver las bandas invitadas y también a acompañar a sus amigos e irse. Es un espectáculo bien feo ver que la gente va abandonando poco a poco el lugar y que a diferencia de cualquier fiesta, en el último grupo solo están sus amigos y apenas se acaba el evento tipo 11:30 de la noche se van todos y se siente raro. Pero bueno, esa es la lucha, eso es lo que estamos tratando de crear.




Volvemos a Death be not Proud ya para terminar, de nuevo, las guitarras, La ecualización de la distorsión estaba un poco “mosquito” que llamamos y se tragaba el sonido de la banda entera, sin embargo el poder de la banda levanto y fue muy bueno, la decisión era difícil porque se sabía que el problema de la banda de la distorsión se arregla fácil, y gusto mucho el esfuerzo de su vocalista quien hacia riff complicados al tiempo que cantaba, muy bacano. Pero entonces volvimos a lo mismo de recurrir a covers para el concurso y siendo así entonces la decisión que tomaron los jurados y que fue buena era que HOFFEN pasara a la semifinal.

Y así terminó la segunda fecha del Monster, yo pedí dos tragos, el primero me lo tome de mala gana porque no tenía hielo y el segundo se me regó entero mientras veía a Huella sin Sombra. Así que a las 11:30 tenía unas ganas violentas de rumbear, pero como ya todos se habían ido del bar, no me quedo más que irme a casa a subir las fotos y esperar que el otro miércoles podamos desquitar la rumba hasta más tarde. Felicitaciones a las cuatro bandas participantes. Excelente.

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.