Header Ads

important

LAS GRANDES PROMESAS DEL ROCK NACIONAL SE DILUYERON EN SU AFÁN DE FAMA

Ya era suficiente con la cantidad de personajes que se hacían llamar “gestores de cultura” que en Colombia estaban sentados en puestos del estado o trabajando independientemente por bandas que podrían haber sido grandes, pero ellos, en su ego maniaco las destruyeron, bandas que en Rock al Parque eran esperadas y coreadas por todos, que la gente seguía por los circuitos de bares y otras partes y que por culpa de estos “managers” se acabaron. Lo peor es que las bandas ya no están, pero los personajes ahí siguen con su ego intacto, despotricando de todo y de todos, buscando nuevas víctimas y succionando de Sayco y del estado para poder comer. Triste…

Pero después de unos años de letargo artístico, llegó una esperanza, una camada de bandas nuevas, la mayoría comenzaban cantando en Ingles, bandas increíbles, con buenos músicos, con buenas expectativas y sobretodo con buena música. Comenzaron desde abajo como debe ser, humildes, buena gente, colaborando con todo y con todos, buscando oportunidades y así fueron creciendo en nombre… hasta que llegaron y se estrellaron con el muro de la realidad colombiana, también cayeron en manos de supuestos “managers”, “Promotores”, “Genios del espectáculo” y esas bandas se convirtieron en bandas de marcas y eventos de publicidad, olvidaron lo que era el rock y por qué estaban ahí, cuál había sido su motivación y se perdieron en el afán de la fama, regocijándose a ellos mismos con triunfos tontos como tocar afuera en algunos bares, como sonar en las radios un lunes en la noche o un domingo en la tarde, cosas que muchos hacen sin tanta alaraca y creyendo que la única forma de tocar en vivo es si una marca los patrocina, sus discos ahora suenan amarrados a un estilo aburrido y triste y tarde o temprano terminaran como todos esos esfuerzos que alguna vez fueron una esperanza para el rock nacional, olvidados u homenajeados en alguna fecha lejana durante 10 minutos.

No necesito decir nombres, algunos identificaran a unos u otros. El mensaje es claro, si usted hace Rock por fama y dinero no tendrá ni fama, ni dinero y lo que menos tendrá es Rock, porque la gente no lo respetara, el que de verdad ama el Rock lo sabe y usted tendrá que inflar sus triunfos pequeños, engañándose a sí mismo y haciendo creer a sus amigos y a su público que son grandes. El triunfo más grande del rock no es que una marca te patrocine cada concierto, que una radio mainstrean te ponga a sonar, el triunfo más grande del rock es trascender, llegar al corazón de la gente, no venderse, eso es feo, eso da lástima, el Rock que nos ha hecho amar el género jamás se vendió, al contrario, llego a nosotros por el boca a boca, por la rebeldía, en Casetes copiados, en las madrugadas de MTV cuando era bueno, en las borracheras tempranas cuando despertábamos y nos dábamos cuenta que había una voz que nos representaba.

Uno no vive del rock, uno vive para el Rock y el día en que entendamos eso entonces vamos a tener una industria en donde el público va a saber que debe apoyar a las bandas, yendo a sus conciertos, comprando sus discos, su mercancía, sabiendo y coreando las canciones, así sobrevive un artista, de su público. El resto… el resto son solo mercenarios del arte!!!

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.