Header Ads

important

10 FACTORES A CAMBIAR PARA CONSTRUIR UNA INDUSTRIA CULTURAL DEL ROCK

Estaba leyendo el comunicado que sacó un amigo  baterista, miembro de varias bandas incluyendo la mía, en donde por varias razones se retira de los escenarios del Rock nacional, aún no sabe por cuánto tiempo. atribuye entre los causales la precaria situación económica, las chisgas, el buscar algo “comercial” entre otras. No es el único, a diario cientos de músicos de Rock nacional tiran la toalla, así ha pasado desde el mismo inicio del género en Colombia, como pasa en todos lados, solo que en otros lados a algunos les funciona, acá parece que a nadie…

En Subterránica estamos en búsqueda de la nueva generación del Rock, la que viene. Llevamos seis años seguidos trabajando en una escana que ya se vio en algunos casos consolidada y que creemos nosotros hicimos nuestra parte, es hora de cambiar la página, que las bandas que lograron su reconocimiento sigan adelante, las que no se replanteen y comencemos a trabajar con los nuevos, al fin y al cabo el tiempo que le toma a una banda promedio para consolidarse es de 5 a 6 años. Esto ya pasó y por nuestros escenarios pasaron muchos de los que hoy son los representantes del Rock nacional. Que bacano.

Tomamos esto muy en serio y este ensayo es extenso porque hay algunos que no hemos tirado la toalla y el Rock es nuestra forma de vida, lo que hacemos, a lo que nos dedicamos. Es por esto que debemos erradicar lo que nos impide alcanzar nuestros sueños y metas y comenzar de nuevo a construir una industria del Rock en donde nuestras metas sean parte de nuestro bienestar tanto económico como profesional. ¿No han sentido como que algo falta? ¿Cómo que todos tratamos y tratamos, gastamos tiempo, dinero, nos sacrificamos, y luchamos muchísimo pero como que esta vaina del Rock no termina de arrancar?, sé que muchos de ustedes sienten lo mismo. Después de años y años de tocar rock y de pasar por medios y hacer eventos, conocer a casi todos los personajes de las supuesta “industria” nuestra y de la de afuera, he llegado a una conclusión muy sencilla: Nuestro problema es la gente, no la música, no la industria, no la falta de dinero o tecnología, sencillamente es la gente y su mentalidad. Y no cualquier gente, nuestra gente, la que nos rodea, la que nos ve y nos saluda, los que encontramos siempre, o tal vez los que no conocemos pero forman una parte importante de la cadena que nos podría llevar a ser una industria del Rock, a poder comer y vivir de él así como lo hacen los del Vallenato o los del Reguetón.

Voy a listar acá 10 problemas, son muchos más, pero estos 10 son claves para lo que está sucediendo. Les puedo asegurar que musicalmente el Rock de Colombia es muy superior al de muchos países, pero mientras no arreglemos nuestra forma de relacionarnos con los demás, todo esfuerzo será vano. Sé que algunos estarán de acuerdo conmigo, sé que otros en desacuerdo, como siempre, pero también les puedo asegurar que muchos de los que lean esto pueden sentirse identificados, a mí en realidad no me interesa si creen que hay razón acá o no, lo hago porque he sentido de frente esa hipocresía de muchas personas en el medio y me da como “picazón” ver como todo mundo sigue inflando sus “Pequeños grandes triunfos” para creerse un rockstar en vez de colaborar unos con otros para halarnos unos a otros, por ejemplo, me da hasta risa cuando algunas bandas inflan cosas como “estamos pre-nominados al Grammy”, eso no existe, cualquiera que mande un trabajo lo van a pre-nominar, lo duro es quedar nominado. Este escrito tiene como única finalidad la reflexión y el llamado a la unión. Igual locos, el Rock no va a morir porque nosotros muramos. Suerte.

1.            En Colombia a nadie se le puede decir la verdad en la cara: No hay crítica porque te vetan, te insultan, hablan mal de vos y te conviertes en enemigo público.
Ojo que una cosa es la critica la otra es hablar demás, acá la mayoría hablan de más, tienen enormes bocas para hablar mal de todo el mundo, creen que su banda es la mejor y que las demás son una porquería, han pasado cosas como que si una banda no gana en los premios entonces se ponen bravos, hablan mal de todos, los bloquean del Facebook, denigran el trabajo de todos. Han pasado casos de bandas que alcanzan una dizque “fama” porque los suenan en Radioactiva y entonces comienzan a sentirse estrellas mundiales y a despotricar de todo aquel que un día les echo la mano porque como “ya no los necesitan” eso es diferente a que exista una crítica.

En Colombia no existen críticos, literalmente, así como no existen managers (En la mayoría de los casos), eso se estudia, es un grado y una especialidad académica, acá son hechos a pulso y eso no está mal siempre y cuando sea algo que aporte y construya y algo fundamentado en el conocimiento o la experiencia. Es muy común en Colombia encontrar niños de 20 años queriéndole dar cátedra a personas de cuarenta y cincuenta, niños que se creen la panacea del universo del Rock porque fueron a tocar a Argentina o porque pagaron para sonar en una radio. Eso está mal. Si alguien del país los critica es como si se cometiera el crimen más grande del mundo, pero si salieran en los Simpson humillados por sus dibujantes, incluso rotarían ese video hasta en las fiestas de cumpleaños.

Ahora, lo que este punto quiere tratar es que la crítica es necesaria pero cuando es fundamentada, y cuando esto sucede, la persona que es criticada se ofende, el crítico se convierte en enemigo, por eso el colombiano ha aprendido a ser hipócrita, por eso es que cuando una banda le dice a cualquiera -¿Qué te pareció?- todo el mundo dice – del putas marica, del carajo- así la música este horrible o no le haya gustado, acá pasa en todos los ambientes artísticos, en la actuación, en el canto, en la pintura, en el cine. Hay que valorar el esfuerzo, pero si el resultado no es bueno hay que decirlo. Pero acá no se puede, acá son comunes las frases como “muchas gracias, nosotros te llamamos”, “súper bien sigue así”, etc. Nadie le puede decir a otra persona que su música no le gusta o que alguna actitud no le gusta porque sin pensarlo se abalanza como una fiera a despotricar, insultar y destruir al otro. Hay muchos casos, a diario suceden. Si una banda no pasa en un concurso es porque hay rosca, los que organizan concursos sacan de una vez a los que les caen mal, los “managers” destrozan a las otras bandas, esos mismos managers defienden a capa y espada lo que hacen pero cuando alguien les hace algo a ellos entonces mandan cadenas de mails destrozando la imagen pública del otro, y es algo de nunca acabar. Lo más triste de todo, es que nuestra escena sigue siendo patética.

Acá toca decirle a todo mundo que es mejor que Metallica y que U2 y que lo que pasa es que la gente es idiota al no gustarle su música para que no se ofendan… tenaz!!!

Hay que formar críticos y hay que formar cultura de la crítica, una cosa es criticar otra es odiar, en este país es lo mismo.

2.            Todo en Colombia lo quieren “Colombianizar” o “Intelectualizar”:
En Colombia no se puede hacer Rock, acá una formación como las clásicas, como las de todo el planeta, bajo, batería, guitarra y voz es considerado algo “malo”. Yo nunca he visto que le metan un piano de cola y unos chelos al Reguetón (Que no sea algo especial) o que al vallenato lo rellenen con solos de guitarra eléctrica. ¿Entonces cuál es la vaina de querer “Colombianizar” al Rock hasta niveles ridículos? U2 es una banda de Irlanda y yo nunca he visto una flauta irlandesa en sus canciones, ni he visto Ukeleles en bandas de Metal de Hawái, es más, uno de los experimentos más geniales de la fusión y el mestizaje del Rock fue “Roots” de Sepultura, yo no vi que hayan perdido su esencia.

Acá en Colombia entre más raro suene mejor, si le meten un sombrero “vueltiao” mejor, miren el ejemplo de Rock al Parque. Systema Solar no es Rock, pero muchos acá consideran que bandas como ellos, como Bomba Estéreo, como Velo de Oza, como Monsieur Periné son Rock y no es así. Eso es Rock mestizo, fusiones, son buenas, muy buenas, pero eso  no quiere decir que solo se pueda apoyar al que le meta algo típico o extraño al género. Hay que enseñar a diferenciar esto, no es bueno porque sea raro, pero es que acá hay en los puestos que dirigen algunas entidades y medios existen algunos pseudo-intelectuales que no pueden aceptar por ejemplo que una banda como La  Derecha o como I.R.A son grandes exponentes del Rock nacional solo porque no tienen ruanas o guacharacas. Eso es feo y además se están perdiendo verdaderas joyas del Rock nacional, por eso es que algunos ahora están optando por cantar en Inglés, para ver si se pueden largar a un país en donde si valoren mejor lo que se hace. Como lo que le está pasando por ejemplo a Stay Way, que un productor de fuera está trabajando por ellos. Ahora esperemos a que cuando Stay Way este triunfando afuera, no se hinchen las pelotas todos los colombianos diciendo, ELLOS SON DE ACÁ, así como ha pasado con Montoya, Villegas, Gabo, Rentería, Aterciopelados y todos los triunfos que nos robamos una vez salen afuera. El Rock no necesita Colombianizarse para que lo coloque en Rock al Parque y en las emisoras!!!

3.            El público del Rock no tiene la capacidad de consumo y no conoce el Rock nacional.
El público de Rock nacional es un sector que no tiene la capacidad económica de alguien que escucha rancheras. Generalmente el público de Rock nacional está conformado por estudiantes o trabajadores jóvenes que no generan ingresos, dependen aun de los padres o generan muy poco. Es comprensible que si van a un concierto o dos en el año de bandas internacionales pues no tengan dinero para andar saliendo a los bares a escuchar rock. Además seamos sinceros, el público del rock nacional se ha perdido, no existe. Fue preocupante la falta de gente en Rock al Parque 2012. El segundo día que más se llenó no era el público del Rock el que estaba ahí, era el de otros géneros, que iban a escuchar Reggae y otros ritmos además del poco Rock que hubo. Los chicos de hoy no conocen el rock nacional, la gente de las radios no conoce el rock nacional, la gente del común no conoce el rock nacional, solo un sector muy pequeño, muy exclusivo sigue el movimiento. Las bandas que más conocen son Don Tetto, Kraken, The Mills, The Hall Effect y Dr Krápula. Estas son las bandas que más rotan en las estaciones, por no decir Radioactiva y Radiónica que son las únicas dos. Radiónica rota muchas bandas de Rock pero una vez o dos, no lo suficiente para crear un hábito de escucha en la gente. Radioactiva si rota las canciones para crear un hábito pero son las mismas cinco. Entonces en público del Rock nacional no tiene una motivación verdadera para ir a escuchar bandas, para comprar sus discos, Rock al parque es más una excusa para ir a “joder” tres días que para ir a ver rock, la mayoría llega después de las seis cuando ya los nacionales han salido a escena. Hay que buscar la forma de que el público conozca a sus bandas y que comience a ir a conciertos.

Algo que hay que recalcar también, es que el poco público que va, ve a su banda y se retira.

4.            No hay managers, ni productores: la mayoría son empíricos.
La figura del manager en Colombia es inversamente proporcional a la del manager en países en donde la industria está consolidada. Hasta hace unos años, no más de cinco, esta figura no existía en el espectro del rock nacional, era muy extraña, de ese tiempo para acá se ha visto una proliferación de gente que ha querido aprender y manejar bandas. Algunos han logrado ser vistos por los rockeros como personajes importantes en la industria, otros se desvanecen en un ego maniaco que destruye a las bandas y varias ya han caído por culpa de estos personajes y otras que se perfilaban como promesas del rock nacional se estancaron en la búsqueda de fama y dinero y ahora parecen ser bandas de “empresa”. Quiero decir, que ya es común ver a estas bandas regalando Doritos, Tragos, promocionando carros, etc. Se perdió el amor del concierto de rock, se perdió la lucha para triunfar como los grandes con tal de ganar dinero. Ahora los músicos buscan otros caminos que no existen, porque eso es lo más triste, que en el país no existen. Si usted como músico va a dejar su carrera en manos de una persona. Asegúrese que esa persona conozca la escena, conozca el negocio, sea preparada, conozca el Rock, no crea que por ponerlo a tocar en un bar o llevarlo a otros países a tocar en bares o tarimas de calle es un “berraco”.
Proyecte su carrera junto a su manager, tracen un plan de ruta, si los dos están de acuerdo, entonces háganle… y otra cosa, un manager gana por lo que hace, gana un porcentaje, no debe andar quitándole dinero a una banda, entonces sería un empleado de la banda que le dice que hacer. ¿Raro no? Se han dado varios casos acá en el país.

Otra cosa, la mayoría de estos managers, trabaja en nacientes industrias culturales o ensayaderos las cuales cada una se cree el centro del universo del rock en Colombia, y es bien divertido verlos hablando mal de todo el mundo, pero cuando alguien les hace algo, alguien que no sea de su “universo” entonces se sueltan a emitir comunicados acabando a la otra persona. Eso es feo.

5.            “Los importantes”
Esto es algo que hasta una caricatura hemos sacado. Miren, siempre hay escalas de importancia en las empresas, es lo que se llama “Jerarquía”. Esta el dueño, le sigue la junta directiva, después el gerente, luego los cargos administrativos, después los trabajadores, etc. Eso es fácil de entender. Para ser el dueño hay que tener visión, una idea y dinero para poder invertir y arrancar. Si no hay dinero son necesarios los inversionistas, así sucesivamente cada puesto debe ir llenando unos requisitos. Lo que no se entiende en este país, o al menos para la gente de afuera, que mira desde afuera o la gente que ha tenido la fortuna de ver la imparcialidad en las profesiones del arte, es como acá en Colombia las personas menos idóneas ocupan puestos importantes y el único requisito que cumplen es precisamente ese… creer ser importante. Hemos conocido varias personas a las que les cambia su personalidad, incluso sus valores y sueños una vez se sientan en la cómoda silla del sueldo. En la calle les dirían “vendidos”, pero eso no es cierto, sencillamente son personas que después de cansarse de luchar, encontraron una estabilidad que nunca tuvieron y ahora, así sea construyendo los sueños de otro se creen estar parados en la punta de la cadena evolutiva, es ahí donde aplica el dicho “ningún cura se acuerda de cuando fue sacristán”.

Los importantes son fastidiosos, hablan por encima del hombro, siempre están en reunión, antes rogaban por un espacio hoy ni te saludan, hay importantes en las bandas, importantes en los managers, importantes en las radios, importantes en las empresas de conciertos, importantes en Idartes, importantes en el Ministerio, hay importantes por todos lados. Lo más chistoso de todo, es que nadie conoce a esos importantes más que el reducido círculo de músicos nacionales que les está rogando constantemente.

La humildad ya no es requisito para ser una persona.

6.            La payola
Muchos de los “importantes” no lo saben, pero por ejemplo yo trabajé en una de las mejores radios del mundo en cuestión de música popular. Radio Femenina 102.5 en El Salvador, una radio que lleva más de 45 años a la cabeza de las preferencias del país centroamericano y que basa su programación en Billboard y otras listas. También es una radio que se da el lujo de arriesgar a lanzar sus propios “hits”. Hay muchas radios que no lo hacen y se conforman con copiar las programaciones de las demás, las que son éxitos. Femenina no. Es una Radio que lanza nuevos temas y crea listas. La más importante es la de las 111 del año, es todo un acontecimiento en el país. Obviamente como toda radio importante los promotores de las disqueras siempre andan a la búsqueda de que sus sencillos sean puestos. Por esto, organizan fiestas, visitan las radios, envían regalos en navidad, en año nuevo, en el cumpleaños, en el día del amigo, del padre, del vecino, del perro, etc. Eso se conoce en la industria como mercadeo musical.

La Payola es una práctica ilegal que consiste en que disqueras y artistas les pagan a los locutores de las radios o a los ejecutivos para que ellos coloquen sus discos. Personas en el mundo entero han estado envueltos en escándalos de Payola, por ejemplo Miles Davis, quien fuera director de CBS y posterior fundador de Arista Records. El  después fue exonerado de todos los cargos, pero el escandalo lo tocó.

Acá en el país (Colombia) todo mundo habla de que existe la payola. Hasta ahora nadie lo ha probado, es decir nadie de los que acusa ha sido capaz de sacar la grabación en donde se la piden o el video en donde la realizan. Sin embargo los rumores son fuertes, pero las pruebas son las que valen.

Lo que si les puedo asegurar que existe acá en Colombia, esperando con todo el corazón que no exista la Payola. Es un tráfico de influencias y favores que se usa en la TV, en la Radio y en los conciertos. Acá no vale tanto el talento de un artista sino sus “relaciones”. Volvemos al punto número uno, muchas bandas están vetadas por decir lo que piensan, eso es una realidad. Muchas bandas suenan en las radios porque se “caen bien” entre programadores, etc. Creo que todo esto cabe en el mismo lugar de la Payola.

La radio por ejemplo e s un medio de comunicación poderoso que tiene dos tipos de clientes, uno es el cliente que escucha y el otro el que paga por pautar, entre más oyentes más caro se cobra la pauta por eso la radio debe asegurar audiencia a través de buena música. Pero acá en Colombia no es así. De las dos estaciones de Rock que existen, una es financiada por el gobierno así que se puede dar el lujo de programar lo que quiera, y la otra igual porque es la única que existe, entonces no hay con quien competir, por eso se dan el lujo de mandar a la chingada (O al domingo a la media noche) a todo el Rock nacional y colocar solo a los que han sabido “llegarles”.

La única forma de evitar eventos como estos o que exista la Payola, es contratar a un buen director de programación que reconozca los singles que serán éxito, que sepa distinguir un hit del resto, que renazca el negocio de las disqueras y comiencen a usas scouts que busquen talento, que se pongan serios en su función de comunicar música y que por favor las otras corporaciones abran más emisoras de Rock.

7.            El músico quiere que se le pague por “existir”:
Para ganar dinero primero hay que generarlo, pero acá muchos tienen complejo de Rockstars, se creen famosos y hermosos y creen que se les debe pagar por eso, así a sus conciertos no llegue nadie a verlos, es más, ni en Rock al Parque que es gratis llegan a ver a las primeras bandas.

Facebook está lleno de anuncios que dicen “soy músico no trabajo gratis”, etc. Y se valen de ejemplos que no van a la realidad. Les explico. Ser músico de Rock que busca que su música triunfe no es como ser un cirujano plástico o un odontólogo. Usted puede ser un músico interprete que ofrece un servicio, como por ejemplo TOCAR. Entonces tiene una tarifa y por esto le pagan. Listo, así como el cirujano y el odontólogo tienen tarifas por los servicios que vende.

Usted no puede confundir esto, si usted vende servicios está bien, es un profesional de la música, un músico de sesión, un intérprete a sueldo y cobra. Pero si usted tiene una banda o un proyecto de música original y quiere vivir de esto, el proceso es diferente y ahí es donde todo mundo está confundido con ínfulas de Britney Spears.

Un bar le va a pagar por ejemplo si usted tiene un tributo a una banda famosa y sabe que esa noche será un éxito para el local. Al bar no le interesa su música, le interesa vender trago que es su negocio. Pero si el bar le abre el espacio para que usted vaya y toque su música original y a su concierto llega su novia y su amigo, a los dos los entra gratis y hay que invitarles la cerveza. Entonces por favor no piense que va a ganar dinero haciendo esto. Las bandas que hoy en día cobran por sus conciertos son bandas que han recorrido un largo camino y que ahora los reconoce la gente y va a escucharlos, muy pocas de Rock, el top de los artistas que más vende en Colombia son Vallenateros y Reguetoneros.

Usted debe pensar muy bien qué clase de músico quiere ser, las dos opciones son válidas, puede ser un músico a sueldo, que ofrezca sus servicios y cobre por ellos o puede ser un músico que quiera triunfar con su música en cuyo caso el camino es más largo, mas sacrificado y tal vez le toque trabajar en las mañanas para poder almorzar, así no se sentirá amargado cada vez que en el bar solo le queden 20 mil pesos.

8.            Los dueños de bares y otros escenarios deben dejar de pensar que lo que hacen es “un favor”
Un bar es un negocio, eso es cierto, pero parte del negocio es la forma en cómo se llaman a los clientes. Las bandas están “meando fuera del pote” cuando dicen que es el bar quien debe tener su público, eso es como decir que es el estadio y no el equipo el que tiene hinchas, es un pensamiento tonto. Pero si es el bar quien debe hacer que las condiciones sean favorables para un concierto. En Bogotá por ejemplo hay escenarios maravillosos para tocar, uno de ellos y con quienes hemos estado trabajando es por ejemplo Revolution, es un espacio enorme, muy bien decorado, bien situado, tiene una tarima preciosa, con sonido externo Line Array, un excelente backline, ingeniero de sonido de primera y hasta roadies, y aún hay músicos tan descarados que se ponen bravos por que el bar les pide 8 boletas de 100 para tocar ahí y encima son tan barbaros que ni siquiera esas ocho logran vender.

Pero vámonos al otro extremo, el otro tipo de bar que porque cree que tiene dos amplificadores viejos y un letrero bonito entonces es la meca del Rock y las bandas deben hasta humillarse por tocar ahí. Bares que generalmente viven de explotar a las bandas cobrándoles para tocar sin ofrecerles nada a cambio, solo “el espacio”, se puede tocar gratis si quieren, pero al menos que coloquen un excelente sonido y les brinden el consumo, es parte de toda banda que nace hacer este tipo de conciertos.

Hay muchos también en Bogotá y las bandas por el afán de tener espacios de expresión se dejan humillar por unos personajes que de verdad dejan mucho que desear tanto como profesionales así como personas.

Los bares y las bandas deben encontrar un equilibrio, hay bares que pagan la presentación, hay bares que trabajan por boletas y hay bares a los que hay que pagarles. El pay-to-play es una práctica común en muchos países de América, así que los músicos que no han salido del país y que viven quejándose porque no les pagan millonadas en los bares, deben saber que Colombia es de los pocos países de América latina en donde aún pueden tocar sin pagar en los bares.

Es por eso que ustedes deben escoger los lugares de sus conciertos con cuidado, hacer buenos tratos, pero sobretodo ser conscientes de que el bar es un negocio y que si ustedes llevan a dos pelones nada más a verlos eso es un mal negocio incluso para ustedes, porque no les va a quedar ni para el taxi de vuelta. Ahora, nunca se dejen humillar de un dueño de un bar, recuerden, eso es como las radios, un bar que tiene música en vivo es un plus, ustedes son los artistas, no dejen que el ego de un dueño de 20 mesas los someta solo por las ganas de tocar. Un negocio es cuando las dos partes ganan, busquen los tratos en donde las dos partes queden bien. Es un punto complicado pero es de los más delicados. Hay que buscar la comunicación, no se crean más de lo que son como banda, tengan en cuenta la realidad de un concierto y de acuerdo a esto negocien cómo será la presentación y que van a recibir a cambio.

9.            El afán de hacer dinero a como dé lugar destruyo la industria del Rock:
La competencia es necesaria, es uno de los factores que les permite a las industrias crecer, las industrias culturales son de las más competidas mundialmente y triunfar en ellas es de las cosas más difíciles del planeta. Sin embargo la competencia debe ser sana, por eso en el mundo existen leyes y reglas antimonopolios y anti competencia desleal. Menos acá. A todo lo que hemos dicho en otros puntos como que todo el mundo habla mal de todo mundo, las roscas, los amigos, etc, súmenle que la industria inexistente trata de ganar su dinero de cualquier forma. AL no poder las bandas vivir de tocar el Rock entonces se han volcado a hacer cosas como comprar una computadora, una tarjeta de sonido, creerse ingenieros y comenzar a grabar canciones por 100 mil pesos de mala calidad. Las bandas que no tienen dinero en su afán de grabar acuden a estos “estudios”. Los ensayaderos se han dado cuenta que el negocio ya no es “el ensayo”, la hora promedio esta en 10 mil pesos, son precios absurdos, muy barato, entonces muchos ensayaderos han agarrado a hacer roscas de bandas para poder hacer festivales y así generar dinero con la excusa de promocionar sus bandas, también mal hecho, porque generan odios entre los músicos y también segregan a los demás, esos son movimientos como pequeñas “mafias” del Rock y tarde o temprano caen, ahí no pasa nada. Un día escribía que si una banda se mete al rock por dinero, no va a tener dinero y mucho menos va a tener Rock. Uno en Colombia no puede vivir del rock, uno acá vive para él, para la música, hay que volver a los tiempos como los años 90 en donde se gestaron todas las bandas de garaje, con amplificadores de 10 Watts, guitarras Peavey Predator y un corazón enorme, estas bandas eran Catedral, La Derecha, Las Almas, Marlohabil, Morfónia y todas las grandes bandas del Rock nacional, que tocaban con el alma, que llenaban los antros como Vértigo Campo Elías, Transilvania, Kaliman, Jeremías, La Galería del Diseño, y muchos otros que s eme escapan solo para disfrutar de un concierto de rock estallado de gente gritando y pasándola bueno. Filas enormes de botas militares de colores y pelos largos amando el Rock nacional, de ahí nacieron los primeros Rock al Parque, de ahí nacieron los grandes músicos del Rock Colombiano, era el tercer Boom del Rock nacional, después del inicio “la nueva ola” y del boom del Rock en español, pero este se veía más fuerte, desde ahí, lo único que ha hecho es decaer, la globalización nos llegó mal a nosotros. Alejo Marín escribía el otro día que Gotye tenía 37 canciones grabadas y que solo necesito una para triunfar y que se necesitaba solo una buena canción para hacerlo. Bueno, pues esto es cierto en otros países, acá no, acá no se necesita una buena canción, aca hay canciones hermosas, buenísimas, lo que no hay es radios que las coloquen, promotores que las vendan, marcas que las apoyen, canales que roten sus videos, empresarios que inviten a conciertos, acá necesitamos mucho más que una buena canción y en eso es en lo que estamos trabajando. Las ayudas del estado ya no son suficientes, Rock al Parque hay que replantearlo, las estaciones de Rock no tienen competencia por eso hacen lo que quieren y aún nos falta mucho, pero sin unión, ahí no hay nada. Pensémoslo!!!

10. RECUERDEN QUE LO ÚNICO QUE DEBEN HACER ES CREER EN USTEDES MISMOS; PERO JAMAS PERDER LA HUMILDAD.
Rock Steady!!!


Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.