Header Ads

 photo banner premios.png

LA NOCHE EN QUE ME ENFRENTÉ A UN MONSTRUO DEL ROCK

Tom Abella 
Por cosas de la vida y de mi boca terminé un día peleando con Tom Abella, como fan, público, músico y estudiante del Rock nacional yo conozco sus trabajos y siempre admiré la forma en que toca la guitarra, pero no fue hasta que sucedió lo que contaré a continuación, que me di cuenta que a veces nosotros (todos) perdemos el rumbo del disfrute de la música, el cine y otro placeres de la vida, por enredarnos la mente en tonterías que pueden llegar a consumirnos. Entonces esta nota la escribo a título personal, como Felipe y no como Subterránica.

Lo primero que hice después de que la euforia y el enojo me dominaran y de aceptar un duelo de guitarras con uno de los mejores intérpretes no solo del país sino de Latinoamérica, fue sentarme a estudiar una de sus canciones, ya saben el dicho, si quieres vencer a tu enemigo debes conocerlo. Obviamente Tom no es mi enemigo, pero en el duelo seria mi contrincante. Descargué Crtl-S con el ímpetu arriba y mis manos temblando y comencé a escucharla. ¿Hace cuánto de verdad ha escuchado usted una canción a fondo como lo hice tal vez yo ese día? Ah. Había escuchado los dos discos que tengo de Tom, como he escuchado los cientos de discos de Rock Colombiano que tengo pero jamás de esta manera. Con partitura en mano y colocando atención a cada detalle. Toco la guitarra, si, estudié música también, no creo que sea bueno ni malo tocando la guitarra, no me interesa, lo hago porque me encanta, pero escuchar las notas de esa canción me hizo flaquear un poco en mi confianza y así, lentamente ese día pasé horas escuchando y mirando como componía y tocaba Tom Abella.

Tom Abella: Nacidos para la batalla
Él ha tocado desde muchos años en el país, mi propósito al escribir esto es dar una versión de un acercamiento en primer plano que tuve la oportunidad de tener con un músico que si no fuera por el destino, tal vez jamás hubiéramos pisado el mismo escenario, Tom es un intérprete y compositor de la línea de guitarristas melódicos que trabajan cada frase como si fuera una canción entera, usa los pedales no como un efecto sino como una herramienta más en el riff que es muy diferente a como lo usan la mayoría y esto es lo que quiero trasmitir. Muchos años tocando en un país al que tal vez Tom Abella no conoce cómo puede llegar a conocer a un reguetonero, porque somos de oído fácil, un país en el cual ha tenido logros que muchos solo han soñado, se da el lujo de tener endorsements increíbles, apoyos de personas que creen en él y ha girado por el exterior, tocando en varios escenarios, incluso en mi segunda patria El Salvador. Pero no es suficiente, cuando uno tiene ese talento ganar enemigos en esta tierra es fácil, las envidias y las habladurías a veces hacen que el artista se sienta mal, porque un artista señores no piensa como los demás, un artista siente y eso es raro.

El día del encuentro, tenía muchos nervios y me fui al bar con mi Gibson SG destruida y una pedalera zoom, iba al patíbulo pero con honor, sabía que en mi ego, él y yo habíamos tirado frases ofensivas pero esta era mejor manera de enfrentarnos y no a golpes, porque sabía también que con él de repente me tocaba, yo he tenido muchas peleas en mi carrera como músico pero pocas con gente con honor, un par tal vez. Tom es un caballero y cumplió la cita, llegó, me saludó y después de que la banda que estaba tocando en el bar acabara nos montamos a la tarima.


Lo demás ya no lo puedo contar de manera objetiva, pero de seguro los que estaban ahí habrán hecho comentarios. Cuando vi a Tom sacar su primer arsenal de técnicas y de melodías lo que atine a pensar fue “Estoy jodido” y me metí en mi burbuja tratando de encontrar las escalas y de hacer lo que mejor podía y salir con honor de esa. Sin embargo para mí el momento se convirtió en un descubrimiento y un aprendizaje. Descubrí primero que la única guerra que se pierde es la que no se pelea, descubrí en segundo lugar que yo podía tocar bien, y en tercer lugar descubrí que Tom Abella es un guitarrista fuera de lo común. Ya sabía que era uno de los mejores, pero estar ahí con él, frente a frente, esperando mi turno para tratar de sonar y de sacar lo mio, me daba la oportunidad de pensar y ver lo que él estaba haciendo, como la guitarra se convertía en el brazo y no era ya más el palo, la lira. He visto pocos haciendo eso y les digo que he tocado con cientos, acá y en el otro extremo, pero es como liga las frases que pareciera que no tienen una pausa, es como alarga las notas y las convierte en otras usando los efectos. Al principio le dijimos que no usáramos pedales, obviamente eso eliminaría una brecha, Tom no aceptó pero después me di cuenta porque, porque él no se estaba escondiendo debajo de los efectos como hacen muchos guitarristas, él estaba usando el efecto para mejorar su interpretación. Y así de primera mano me medí ante un monstruo.

Cuando vi la reacción de la gente, que aplaudía y se emocionaba cuando sonaban las guitarras, pensaba en que la música la percibimos los músicos de manera diferente, el público no entiende de escalas, de pedales, de técnicas, el público escucha y me escuchó también a mí, recibí muy buenos comentarios, muchos, creo que esto me sirvió como músico y como persona. Nuestro video alcanzó más de mil vistas en menos de 11 horas y eso era genial, no vi críticas por ninguna parte salvo de dos que ya conocemos y deben estar que se matan del enojo, pero lo que si vi fueron muchísimas caras felices en el bar, muchísimos emocionados, muchos comentarios, mucha perplejidad por un evento así, mucho apoyo y sobretodo una noche que va a quedar largo tiempo a los que fueron.


El video original fue publicado por Bbar en 

Es hora para mí de volver al Soft Rock y a las baladitas que me gustan, es lo que quiero hacer. Tom por su parte viajará a Los Estados Unidos, en donde tal vez, solo tal vez y es lo que espero que suceda, podrán valorar a un guitarrista como él porque acá aunque ha hecho mucho, no es suficiente. Espero que cuando Abella levante un Grammy Anglo o este rodando con los grandes del Rock Mundial, la prensa de esta patria triste no se levante a colocarle una bandera y decir “Ese es el monstruo de la guitarra colombiano”, así como han hecho con ChobQuibTown, Juanes, Shakira, Villegas, Montoya y tantos genios que se tuvieron que largar de esta finca para que por fin los valoraran.

Si usted quiere conocer más sobre Tom Abella y su rock progresivo instrumental ingrese a http://tomabella.net/

@felipeszarruk
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.