Header Ads

important

ROCK NACIONAL: SIN RECORDACIÓN NO HAY NADA


Muchas bandas están tocando pero sin crear en la mente de quien los ve y escucha una imagen que se quede en ellos. Actúan en un escenario sin llegar al alma del público como para que este se vaya recordando la melodía y preguntándose ¿Cómo se llamaba esa canción? Llegue a casa a buscarla por internet y comenzar a ser un seguidor de la banda. Es un fenómeno muy común en Colombia. 

La mayoría de bandas y artistas se echa el pajazo mental de que por tocar y tocar por todas partes las personas integraran su música a la banda sonora de su vida pero eso no es así, una canción entra en una persona con una sola escuchada, con una sola vez que le llame la atención. El hecho de tocar en mil lugares no garantiza eso y se ve a diario como muchos esfuerzos son en vano. Hay bandas que han tocado varias veces en Rock al Parque delante de más de 50 mil personas y nadie conoce una sola canción de ellos. Bandas que se gastan todo su dinero en giras internacionales de las que solo queda un álbum en Facebook, bandas que algunas marcas y empresas colocan en cuanto evento y concierto y absolutamente nadie repara en ellas. Para que a uno le guste algo, basta ver la banda en un video en la televisión, solo por un instante y ya queda en el recuerdo, se instala y comienza a hacer su trabajo, pero todo ha sido pensado anteriormente.




En Latinoamérica no han existido buenas bandas de Rock, es un hecho, a excepción de Molotov y un par más, el resto son híbridos musicales que han calado en algunos y han creado esa falsa sensación de que tenemos una identidad, porque “nuestro rock” se convirtió en todo menos en Rock. Es por eso que la gente escucha por ejemplo el nuevo lanzamiento de una banda Inglesa o norteamericana de trayectoria y lo convierte en número uno de la noche a la mañana, pero demoramos años en descubrir una canción nacional por cuenta propia. Los medios no ayudan mucho en esto, no hay exposición, no hay industria, las personas no consumen rock porque el rock es malo. No está a la altura de conquistar un corazón, tal vez porque ese corazón no conoce ese lenguaje, por eso mismo no escuchamos música en árabe o en Alemán, si no entendemos los lenguajes no hay nada que hacer, podemos enamorarnos de la forma pero nada más, por eso no escuchamos rock, porque no lo entendemos, nadie nos ha enseñado a hablar ese lenguaje.

Así que tocar no importa, girar no importa, tocar en cuanta fiesta de pueblo, cuanto bazar, cuanto festival del distrito, cuanto concurso de cerveza o radio, donde sea no importa si usted como artista no deja una huella en quien lo escucha. Así toque durante todo el año, los 365 días en diferentes escenarios, o en el mismo escenario, si usted no marca a su gente con algo diferente nadie más que usted se dará cuenta de lo que está haciendo y sus desesperadas formas de llamar la atención como publicar en Facebook hasta cuando entra al baño en otro país no darán resultados, usted como músico seguirá girando sin ocasionar nada en los oídos de su público.


Cuando el restaurante es bueno, no importa donde quede, la gente va a llegar ahí, pero si la comida es horrenda y sucia, así la sirvan en platos de oro la gente no va a comerla. La música es un lenguaje y ese lenguaje no tiene solo que ver con el arte, también con las relaciones humanas, con las sensaciones, con el amor, con el odio, usted se enamora y sigue lo que le gusta, no lo que le quieren meter por los ojos. Tal vez por eso no despegan esas bandas que colocan en todo, que quieren obligar a que las escuchemos y no causan ningún efecto. Por eso tal vez además de tocar y tocar donde sea, hay que buscar para quien tocamos, en donde y como les vamos a llegar.


A veces la gente no se da ni la oportunidad de escuchar la música, solamente la desprecian porque es nacional, porque el tipo me cae mal o porque solo consumimos lo que nos meten por los ojos.

@subterranica
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.