Header Ads

monster banner

POCAS ESTRELLAS, MUCHOS FUGACES.




Se dejaron meter en la cabeza las historietas de aquellos que claman ser la salvación para sus carreras, que no tenían que almorzar y su solución fue cobrarle una mensualidad a las bandas. De los que los criticaban y después los alababan, se creyeron el cuento de la película “The Doors” y “Rockstar”, ahora muchos están desesperados porque el tiempo pasa y nada sucede y comienzan a pensar cada noche en la soledad si haber escogido la música y el rock como forma de vida no fue un error. Algunos, sencillamente tiran la toalla y se dedican a buscar trabajo en otra cosa y guardan el rock como un recuerdo pero no feliz, cuando uno los encuentra en la calle te dicen “eso acá no hay nada, yo me aburrí”. Otros se acercan a los nuevos actores que prometen el cielo esperando el milagro tal vez sin darse cuenta que todo ya pasó.

Si usted en Colombia quisiera practicar Esquí en la nieve, seguramente le quedaría difícil. Tendría que mudarse inicialmente a un lugar en donde efectivamente caiga nieve, existan instructores, vendan el equipo y aprender las técnicas. Practicar por años y después comenzar a competir. Si tiene suerte puede ser uno de los millones de esquiadores que practican el deporte y si su nivel es extremadamente alto, después de mucha práctica, de desarrollar un estilo y haber empeñado hasta la mamá, podría tener chance de competir en algo a nivel profesional. Pero acá no se puede, porque no cae nieve…

¿Entonces porque matar el rock sencillamente porque acá no hay rock? Un país tropical en donde tocó meterle acordeón, ruana y ritmos extraños para que la “gente normal” lo pudiera asimilar y sin embargo ¿Dónde están todas esas promesas del tropipop? ¿No siguen cantando en bares? Todos los que imitaron a Carlos Vives, todos los que imitaron aquel éxito mundial creyeron que podrían lograrlo pero no… Carlos Vives solo es uno. Aterciopelados solo es uno, Molotov solo es uno y la pequeña y estudiantil industria colombiana sigue intentando imitar modelos que no sirven.

¿Para qué ha servido reunirse en tantas ruedas de negocio? Acá los managers parecen niñeras a quienes les preocupa más que los músicos no beban y vivan como monjas que en colocarlos en tarimas. Personas que se auto colocan nombres como curador, gestor, comunicador, etc. Que en realidad no poseen el conocimiento y a esto súmenle que el apoyo en los medios es nulo y esa cadena no se puede romper. Si los medios de un país no colocan a sus artistas sencillamente no los van a conocer, no podemos en Colombia solamente vivir de You Tube, aunque es poderoso. Pero aun millones de colombianos siguen prefiriendo la radio, la televisión, sobre Internet y las nuevas tecnologías.
Pero dejen todo eso atrás, el verdadero problema es de los músicos. Hay ejemplos de músicos que no se les puede calificar de otra manera más que de ignorantes o perdónenme… se duda de su capacidad mental. ¿Cómo puede una banda que no conoce nadie y que está comenzando llegar a un bar a preguntar por qué no hay público? ¿Cómo puede una banda hablar mal de Metallica y de U2 en Colombia solo porque en su mente son dioses? ¿Por qué los músicos creen que los únicos buenos son ellos mismos y se destrozan unos a otros? ¿Cómo en el 2015 aún se permite que organizaciones como Sayco e Idartes sean monopólicas y nadie haga nada? ¿Por qué las bandas no miran la realidad y las oportunidades?

Movimientos como Subterránica llevan años tratando de luchar porque el rock colombiano no se apague, movimientos como Bogotá Ciudad Rock y La Escena Rock y todos coincidimos en que nos estamos cansando, porque nos va mal. La gente habla mal, se queja, quiere todo regalado, quiere todo en las manos pero lo que hacen, que es ser un artista lo hacen muy mal.

Una persona el otro día me insultó porque dice que yo organizo conciertos para tocar yo mismo. Eso es ignorancia y no me preocupa, siempre habrá personas ignorantes en el mundo. Muchos lamentablemente no tienen la oportunidad de estudiar o sencillamente la curiosidad de superarse, sencillamente se quedan pensando que “Actualidad Panamericana” es una fuente confiable de noticias.

Hay otros llenos de talento, entre las más de 800 bandas que Subterránica ha puesto en escena en algún espacio hemos visto bandas maravillosas pero entonces una de dos: O nadie las apoya en el trayecto o ellos mismos se destruyen ahogados en su ego.

Pocas estrellas, muchos fugaces que pasan sin ser notados y es lamentable porque cada vez que avisan que una banda se disolvió es “una vela que se apaga”, como dijo una vez el dueño de Stones Bar en una conversación. Y en este país cada día se apagan muchas velas hasta que un día nos quedaremos en la oscuridad.

Comiencen por ser personas, respetar el rock, respetar lo que hacen, no hablar demás, no llenarse la boca cuando le den recursos de otras personas para hacer sus cosas, ser humilde. No decir que les colocan malos instrumentos en el escenario cuando son ustedes mismos los que los acaban a patadas y tocándolos mal en los concursos, aprovechen las oportunidades que tienen, hace tan solo dos décadas en el país no había salas de ensayos, no había concursos, no existían amplificadores cabina-cabezote para nosotros, pero existía algo que ahora no se ve por ninguna parte… músicos de verdad, de corazón, alma y vida.

Eso es lo que se requiere, el resto… se compra con plata y eso hasta un imbécil lo tiene.

¿Qué van a hacer cuando solo les queden las radios y el distrito para mover el rock? Si vallenato y Reguetón también hay mucho.
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.