Header Ads

 photo banner premios.png

UN REGALO DE ROCK: Crónica de la quinta batalla de El Monster del Rock Subterránica 2015



La calidad musical que se escuchó en la séptima edición de El Monster del Rock de Subterránica no tiene precedentes. El rock local ha evolucionado hasta el punto en que está llegando a ser un problema tener tantas propuestas buenas y tan pocos espacios de difusión. Por eso es importante seguir insistiendo en sacar de sus puestos a los que manejan estos espacios para colocar únicamente a las bandas amigas. Le están haciendo mucho daño al rock nacional al no abrir circulación a grandes bandas que corren el riesgo de desintegrarse o quedar en la historia del rock colombiano como una más que lo intentó, pero no pudo ver la luz por culpa de un país que no está en capacidad de brindar oportunidades al género. 



No se le puede echar la culpa al público, sencillamente las personas no conocen el rock, en Colombia la gente no tiene la más mínima idea de lo que es el género y sus corrientes. Si se le puede echar la culpa a alguien, es a los medios que han plagado la televisión y la radio de reguetón, bachata, ranchera y otros sonidos según ellos más “rentables”. Sí se le puede echar la culpa porque en una ciudad de casi ocho millones de personas solo existen dos estaciones que colocan rock. Una privada que suena cuatro de las 5 mil bandas del país y otra del estado que fabrica bandas “de la casa” y se les olvidó que eran radio pública. 


Hay mucha responsabilidad de parte de los eventos del estado y de empresas privadas que siguen tratando de imponer tres artistas de baja calidad para suplir sus necesidades económicas y de “amistad”. Es una lástima porque lo que se vio y escucho en la quinta batalla de El Monster del Rock, ha sido una de las exposiciones más creativas de sonidos rockeros en años. Sin dejar atrás todas las bandas que han pasado por la pequeña tarima de Bbar. Ha sido motivo de orgullo para nosotros, saber que estamos trabajando en una escena que a pesar de no tener los recursos, tiene el talento, el alma y lo que se requiere. Y está lista, solo hay que disfrutarla, y para los que puedan, explotarla de una manera inteligente.
Y aunque van a encontrar en esta crónica una postura un poco blanda, no quiero que piensen que estoy elogiando todo por hacerlo así, no todo fue bueno, hay mucho por mejorar en algunos proyectos
.

Coffe Black arranco la noche que estaba un poco tímida, muchas personas de las bandas y el público en Colombia tienen una fea costumbre de estar fuera del bar comprando cerveza en una tienda y entrar a ver a su banda e irse. Extraño, pero bueno, en este país no hay nada extraño. La banda tiene rock, están bien ensamblados. A veces como músicos pensamos que la búsqueda tiene que irse a lados majestuosos pero no es cierto, cuando se logra un ensamble de rock clásico bien organizado en su sonido y en su puesta en escena este se vuelve entretenido y no se necesita más. 




AON es una propuesta exigente y explosiva, las ganas y la juventud de quienes conforman el proyecto son evidentes. Yo ya los había visto en vivo un par de veces, muchísimo más relajados y sin la presión que ellos mismos se colocaron para El Monster del Rock. Por eso puedo hablar de ellos como banda y no como puesta en escena. Es un proyecto que quiere traer sonidos clásicos del Heavy y colocarlos en contextos nuevos. Lo están logrando, se destaca la voz líder que alcanza registros poco usuales en Colombia sin tener que adentrarse en el campo lírico, esto es voz de rock. En el concurso se fueron por un camino peligroso y este es el teatral. Montar una puesta en esa escena no es fácil y se requiere de un director y un coreógrafo. Mi opinión es esa, creo que el camino de AON (Eiouen) es por ahí pero se requiere la planeación detallada y cuidadosa de esa puesta en escena. Así, pueden tocar tranquilos, concentrarse en la música y la voz y de paso brindar uno de los mejores shows de rock de la ciudad.


The Beat Robbers es un proyecto que en Subterránica admiramos mucho, el profesionalismo de sus músicos es importante para poder lograr lo que hacen en escena. Desde el primer momento arrancan con fuerza y prenden el lugar, se apropian del público y los arreglos para vientos son buenísimos. La banda tiene con que ocupar el puesto que le hace falta a la buena fusión de ritmos caribes y rock como el Ska y el reggae. Hay que cuidar las voces porque al estar “en la fiesta” es normal que no se mantenga la afinación tipo estudio, pero para la calidad de la banda ya no se puede permitir esto. Excelentes.

Jámbora tiende a confundirnos con el nombre, suenan a un tipo de banda fusión, pero no, Son una banda de rock, de buen rock que sabe que su fuerte está en hacer un rock de fiesta. Y no crean que es una apreciación fácil o banal. El rock se divide en dos, piénsenlo, está el de escuchar y el de fiesta. Por eso es muy difícil en conciertos que la gente este bailando y sollándosela. Hay bandas que se bailan como Violent Femmes, Franz Ferdinand, The Clash, hay otras que se escuchan y hay otras con las que se hace Mosh. Bueno, de las que se bailan hay muy pocas, no solo en Colombia sino en el mundo. De todas formas, la música de Jámbora es alegre, llena de energía.


No humano presentó algo que difícilmente vemos en un concierto. Un formato sencillo, contundente, coordinado con los elementos externos a la banda. Una puesta en escena teatral y sobre todo la proyección de que son un proyecto bien armado y que lleva tiempo haciéndolo. Sorprendió de manera inmediata, se ganó al público, hizo lo que tenía que hacer que era tocar en un concurso de rock no en un concierto y lograron que todos se fijaran en ellos. Mi opinión, que tal vez es salida del contexto, es con bandas como Koyi o No Humano, pienso que deben mantener el personaje aun cuando la canción ha terminado. He visto varias presentaciones este año en donde el front man deja caer el personaje una vez la música acaba y esto no es bueno ya que se espera que el artista actúe de manera coherente con la puesta en escena. Pero esto es más de teatro que de música. En lo musical No Humano fue la agrupación más destacada por la fuerza y la contundencia.


Dremis Derinfet es una banda que da placer verlos. Cuando comienzan a armar la Marimba sinfónica uno piensa que va a ver una banda de fusión colombiana, pero que más alejado de la realidad. Dremis Derinfet suelta en el escenario un cañón de Metal como pocos. Ayudados por algunos instrumentos no convencionales como la ya mencionada marimba o el violín, logran atmosferas muy diferentes sin dejar caer el poderío. La calidad vocal también es innegable. Es una gran banda colombiana que deben ver.


Raw Dogs terminó la noche como debe ser. Una banda profesional, con grandes músicos que llevan años ya en el rock y la actuación destacada de su guitarrista. Son la prueba viva de que el Metal se puede hacer de manera profesional y con la calidad para sacarla de esta patria. No es fácil, en el pasado Rock al Parque recibimos un cachetadón horrendo los amantes del metal al ver que el género en el país está estancado en los 80, pero cuando uno ve una banda como Raw Dogs se da cuenta de que no es el Metal, sino los personajes que han puesto como jurados los que no deben tener ni la más remota idea de que han pasado 30 años después del Trash y que ahora hay bandas increíbles en estas tierras, las cuales, deben abrirse espacio a pulso ya que quienes tienen la oportunidad de mostrarlas en grandes escenarios, prefieren mostrar a sus amigos o a los nombres cómodos y conocidos (O al menos esa es la impresión que dan). Esta banda es una de las mejores propuestas musicales que ha pasado por El Monster del Rock en su género. 



Y en realidad decidir fue para los jurados un karma, ya que no se está buscando al mejor músico, o la mejor puesta en escena, o la mejor canción, sino un todo y este todo en esta ocasión la mayoría lo tenía. Por la contundencia, la sencillez y el impacto visual quien va a la semifinal es No Humano, no sin dejar de remarcar que cualquiera de estas bandas que participaron en esta batalla tiene el mérito para llegar a ser El Monster.


Hay que seguir. Ojalá las otras fechas que quedan no sean tan difícil como esta, aunque eso solo demuestra una cosa, el buen rock de Colombia, está en el underground.


VOTOS DEL PÚBLICO:


No Humano: 3
Raw Dogs: 2
Jámbora: 2
Coffee Black: 12
Dremis Derinfet: 7
The Beat Robbers: 9
AON: 11

@subterranica
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.