Header Ads

 photo BANNER PRENOMINACIONES.jpg

METALLICA Y LADY GAGA EL MOMENTO AGRIDULCE EN LOS GRAMMYS


Mientras unos aplauden el performance realizado por las superestrellas, otros no ocultan su indignación por los errores técnicos y el exceso de drama en lo que pudo haber sido uno de los mejores momentos en la historia del rock moderno.

La banda Metallica estaba muy emocionada antes de la presentación junto a la superestrella del pop Lady Gaga, tanto que no paraban de enviar mensajes a través de Twitter y sus redes sociales pidiendo a los fans que no se fueran a perder la transmisión. 

Imaginen planear durante meses algo que va a ser trascendental en sus carreras como músicos, que les va a ayudar a conseguir miles de fanáticos más de los que tienen y que todo se vea arruinado por causas ajenas a ustedes. No es justo, y aunque la presentación fue rabiosa, se notó el desespero de james Hetfield al ver que pasaban y pasaban los segundos y por alguna razón su micrófono seguía apagado, ¿Cuántas veces debieron haber ensayado? ¿Cuántos técnicos y con cuanta experiencia deberían estar en ese momento preciso para que tan adelantado show saliera a la perfección? Esto al nivel de Metallica y Lady Gaga no es perdonable y ni siquiera es excusable, cualquier excusa queda sin fundamento al ver la consecuencia. Si se dieron cuenta fue muy diferente el momento en que Adele sencillamente interrumpe su presentación, dice un par de groserías, se disculpa y vuelve a comenzar, el público presente la apoyó y en las redes y medios se discute muy poco sobre el impacto del episodio en su carrera.

Desde que el presentador omitió el nombre de Metallica al anunciar únicamente a Lady Gaga, podíamos apreciar como la industria de la música está siempre dirigida al comercio y cómo, aunque los que seguimos el rock creamos que este es importante en la actualidad, no lo es. Metallica viene tocando desde inicios de los ochenta y no mereció ni siquiera una mención del presentador. Y es que el género está tan olvidado que cuando Megadeth subió a recibir su más que merecido premio, la canción que sonaba al fondo era Master of Puppets, esto es un bofetadón para la banda después de todo lo que ha sucedido con Metallica, por suerte, Mustaine es un perro viejo y con la trayectoria encima subió a dar gracias por el galardón al cual habían sido nominados demasiadas veces y que hasta Tenacious D lo había recibido antes.

Aparte de los errores técnicos, la presentación fue poderosa, hubieran podido evitar el reforzado montaje en donde varias modelos hacían un mosh atrás en el escenario, no era necesario y no deja un mensaje claro sobre que pretendían, algunos piensan que es una burla ante los clichés de la escena lo que lo convertiría en algo malo para Metallica y otros piensan que sencillamente quienes no sienten el Metal se ven ridículos tratando de practicarlo, sea cual sea la verdad eso sobraba. Pero por lo demás, la presentación fue magnífica, empezando porque no hicieron una mezcla de canciones de Gaga con distorsión como la mayoría pensaba que sería o que escogerían una de las canciones más famosas de Metallica, sino que se lanzaron con MOTH INTO FLAME uno de los sencillos de su nuevo disco HARDWIRED.

Es comprensible que muchos de los fanáticos de Metallica estuvieran ofendidos cuando James articulaba en silencio porque el efecto de la canción no es el mismo, viendo este experimento esperaríamos que se repitiera. 

Respecto a las declaraciones de la banda Metallica, Lars Ulrich se refirió como un desastre a lo que sucedió con el micrófono, pero también destacó que una vez que Hetfield corrió hasta el de Gaga para compartirlo todo lo que habían ensayado tomó otro camino que fue incluso mejor de lo esperado, las imágenes de Gaga cara a cara con Hetfield han dado la vuelta al mundo y al parecer fue un momento que sirvió a los dos artistas para que sus públicos conecten.

Entonces calculamos que en este caso los artistas trascienden cualquier error técnico y que el carisma de estos dos artistas y su talento es innegable, Metallica calificó a Lady Gaga como “el quinto miembro perfecto de la banda” y al parecer han ganado una nueva amiga. James tuvo la oportunidad de desatar su furia contra el micrófono y la guitarra al final del show pateándolos, golpeándolos y preguntándose ¿Cómo puede un cable o un botón arruinar uno de los mejores momentos de una ceremonia de premiación? Aprovechar para corregir y tener un par de micrófono de reserva prendidos en el escenario. Un momento parecido había vivido Green Day hace unos años cuando el sonido en vivo de su presentación fue un desastre y tuvieron que corregirlo para montarlo en los canales de Internet. 

¡Lo que sí es un hecho, es que el suceso ha hecho que todos los medios y fans del planeta estén hablando de estos artistas y ya saben lo que dicen… no importa lo que se hable, pero que hablen!!!

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.