Header Ads

banner_premios_usa

ALFONSO ESPRIELLA: ENTREVISTA Y VIDEO PRESENTANDO SU NUEVO DISCO


Si existe un ejemplo de una carrera sostenible en el rock colombiano en donde lo que importa es la creación musical sin duda es la de Alfonso Espriella. Es un compositor que crea en sus canciones un canal para explorar mundos internos con los cuales muchas personas se identifican. Espriella jamás ha estado detrás del reconocimiento o la farándula pero inevitablemente ha sido notado y hoy en día es uno de los personajes más notables de la escena nacional, seguramente en otras épocas cuando Internet no reinaba en la música su alcance en este momento sería mucho mayor, pero aun así se las ha arreglado para estar todo el tiempo activo y siendo parte de los escenarios más importantes del país, recientemente su presentación ha sido confirmada en Ibagué Ciudad Rock y en el Esterero Pic Nic del 2018.

Está lanzando un nuevo disco y no solo tenemos una entrevista exclusiva sino un video con una versión especial para todos los que siguen el rock a través de Subterránica, porque además de ser un artista, Alfonso Espriella ha sido un mediador entre el mundo real y el del rock para este medio, una persona que ha aportado no solo música sino enseñanzas y calidad humana.


Traes un nuevo disco, ¿de dónde salen tantas canciones?

Y pensar que a veces me doy palo por no componer más, jeje. Cuando me siento con el instrumento (piano, guitarra o software) las canciones llegan, sobre todo la música. Las letras me cuestan un poquito más. Pero con la música me muevo y fluyo con cierta facilidad. La música es un canal que me despierta la sensibilidad muy fácilmente, y esa sensibilidad a su vez se retroalimenta haciendo música. Entonces es como una “conversación” inevitable entre mi sentir y los sonidos, que se da cuando me siento a tocar.

¿Dónde se grabó el disco, cuál fue el proceso de grabación y composición?

Compuse durante el 2015. Llegué a tener como 30 maquetas de ideas, de las cuales escogimos 11 con mis dos co-productores. Algunas canciones se pre-produjeron tocando con los músicos, y otras si pasaron directo de ser maquetas en el compu al estudio de grabación. Todo se grabó entre Audiovisión, Pocket Audio y mi casa. Una parte del disco la mezclo Matthias Krieger y la otra Javier Rodríguez.

En este sencillo nuevo exploras con ambientes mucho más místicos, se escucha algo diferente, ¿qué pasó?

Siempre me paseo por distintos tipos de canciones al componer. A veces pienso que distintas canciones que tengo podrían ser canciones de bandas completamente diferentes. Nunca hay algo totalmente homogéneo en mi música (quizá si en las letras). Y a la vez siempre hay un deseo de explorar algo diferente, desde algún ángulo, sea la instrumentación, algún elemento predominante o atmósfera. No suele ser muy pre-meditado, pero cuando doy con algo que para mí es nuevo y me gusta, quedo satisfecho.

Sin embargo, en canciones como el camino hay rabia, esa rabia del rock and roll, ¿crees que el rock and roll aún necesita rabia?

Es curioso porque siento que a veces las emociones al hacerse música se transmutan. Muchas veces la rabia al ser canalizada musicalmente se vuelve una especie de poder, que quizá nace de la rabia, pero no es solo rabia. Es una declaración contundente de algo, y hasta produce felicidad. No sé si el rock and roll necesite rabia. Quizá no sea necesario ver el rock and roll como un ente que necesita que le sirvamos de X o Y manera, sino más bien ver cómo podemos usar la música para servir nuestras necesidades emocionales, así el resultado de esa expresión sea algo que podamos llamar rock and roll, o no. Igual en una canción como El Camino, ha sido gratificante, además de cantar melódicamente, también poder gritar. Puede ser una mezcla de rabia y libertad.

Te hemos visto muy activo, nuevo sello, muchos festivales, ¿estás buscando el lado comercial de tu música?

Este momento está muy activo, si, sobre todo con el lanzamiento del nuevo disco. Pero creo que este disco es aún menos comercial que los anteriores (que tampoco es que fueran muy comerciales, salvo algún par de canciones). Lo que siempre busco es moverme y que más gente me escuche. 

¿Para ti se puede vivir del rock o para el rock?

Se tiene que poder. Lo cual no significa que todos lo logremos. Vamos a ver que va pasando...

¿Cuál es la misión de un músico en este punto de la historia, que define la importancia de tu obra?

Creo que ahora y siempre, la misión de un músico es hacer sentir a la gente. Sentir cosas. Darle a la gente, por medio de la música, un espejo de distintas realidades emocionales, que no siempre son conscientes, y que nos muestran nuevos e interesantes aspectos de nuestra humanidad.

Háblanos de tu banda, de tus músicos y si has usado instrumentos diferentes a los convencionales en este trabajo

Tengo tremendo combo de músicos y amigos en este momento. Bateria: Francisco Ospina, Bajo: Camilo Torres, Sintes: David Alarcón, Guitarra: Nicolás Rodríguez. Somos cinco tocando. Con dos de ellos (batería y guitarra) he tocado intermitentemente durante los últimos 6 años, con el teclista llevo año y medio y con el bajista aproximadamente 6 meses. Pero esta banda se siente estable y sólida. Todos contribuyen mucho a la sonoridad final que hemos agarrado en vivo.

Aparte de estos instrumentos, en este disco hay muchos teclados - sintetizadores, muchos de los cuales resultaron de jugar mucho con los sonidos en el compu.

El concepto estético del disco ha sido uniforme desde que sacaste el camino, incluso antes, ¿qué quiere decir este esquema o boceto de Alfonso que hemos visto rondar por ahí?

Es una pieza que diseño mi amigo Mauricio Mateus, quien es un talentoso diseñador, artista y músico también (con el tuve mi primera banda en la vida, como en 1995, re chiquitos). Es una mezcla de fotografía y dibujo. Soy simplemente yo, sencillo, sin mucha parafernalia.

Tu video El Camino ha tomado notoriedad, es un gran trabajo, que te decidió a hacer algo así de audaz

En cada rodaje de video empieza a suceder una cierta energía. Me inspiró en parte la canción misma, en parte el deseo de hacer algo nuevo después de un buen tiempo sin hacer videos, en parte la magia de ese páramo (El páramo de Ocetá) y la buena vibra y reciprocidad de intenciones que encontré con el director, Álvaro Ruiz. Bailar en una roca en la cima del páramo sin mi prótesis, quizá si era algo osado. Al menos algo que no había hecho antes. Pero sentía la fuerza para hacerlo. Además, bailar, danzar es algo que me gusta. Era chévere la idea de trasmitir algo fuerte emocional y energéticamente con los elementos mínimos que decidimos usar (un man y un páramo).

¿Que sigue para AP?

Tocar, rodar la música, lanzar el disco, ir a otras ciudades y estar abierto a los nuevos rumbos que traiga este guerreado pero bonito camino musical.
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.