Header Ads

banner_premios_usa

ROCK AL PARQUE ANUNCIA SUS PRIMEROS INVITADOS, METAL Y ALGUNOS SONIDOS DEL MUNDO


Rock al Parque tuvo ediciones gloriosas, siempre ha estado permeado por la inclusión de bandas amigas de los jurados y los curadores, pero sin embargo tuvo momentos para enmarcar. De regreso en los años noventa el festival era la insignia de una ciudad rockera que vivía el momento del renacimiento del rock, de lo alternativo, el festival se acompañaba de un circuito importante en decenas de bares de rock de la capital, Rock al Parque incluso fue nombrado patrimonio cultural de Bogotá cuando quisieron acabarlo y varios activistas lo impidieron, pero eran otras épocas.

El decaimiento del festival llegó con la llegada del nuevo milenio y las ideologías de algunos actores de la escena de resaltar ese patriotismo exacerbado que condujo a una desconfiguración absoluta de lo que significa “rock colombiano” y convirtieron el festival en un salpicón de ritmos en donde podía caber todo, por eso vimos desfilar bandas tan distintas y ajenas al género que terminaron por venderle la idea al público de que pertenecían al espectro del rock, y para rematar vimos como las mismas agrupaciones nacionales tocaban año tras año y Rock al Parque perdió el rumbo, perdió su razón de ser y se convirtió entonces en un lugar de donde los amigos de Idartes podían agarrar dineros de manera fácil, por eso, recibieron pagos del distrito bandas de Cumbia, Carranga, Rap y otros sonidos que nada tienen que ver con el rock, siendo la peor y más polémica edición la de 2013 en donde gran aparte del presupuesto fue gastado en un viaje de placer de amigos en México al que bautizaron “Rock al Parque rueda por Latinoamérica”. Nada ilegal pero mal visto.

En el 2105, se vio lo que podía ser un resurgimiento, que, aunque no fue ajeno al folclor tuvo exponentes de categoría y bandas que lograron mover el piso del Simón Bolívar con sonidos duros, pero fue una ilusión, para 2016 y 2017 regresó toda la cumbia y todo ese patriotismo desbordado que tanto daño le hizo al rock, jamás hemos visto en otros países del planeta un festival que se clame Rock y coloque cumbia.

Sin embargo, con los anuncios que se hicieron este pasado jueves en donde algunos nombres resaltan podemos ver que el festival quiere reivindicarse sobre todo con su público metalero, pero esto fue precisamente lo que sucedió en 2013, cuando el día del Metal estuvo a reventar y los dos siguientes días los escenarios estuvieron vacíos, sin nadie que acompañara a grandes leyendas como Living Colour, sin nadie que viera a Alfonso Espriella junto a Totó La Momposina en esa gran versión fusionada de El Pescador, sin nadie que aplaudiera a la banda mas promisoria de Argentina Eruca Sativa. 

Entonces este fenómeno podría volver a suceder, aunque el público colombiano ya se acostumbró, ya no saben que es rock y le llaman así a todo lo que tenga guitarra eléctrica, gracias a las conferencias y clases dictadas por personas empíricas que se apropiaron de los espacios académicos que brinda el distrito y algunas entidades como La Cámara de Comercio de Bogotá y sus aliados en Medellín.

Un nombre saca la cara por todos, Pussy Riot. Es un placer saber que esta banda, bandera del activismo político y de los derechos de igualdad de género visitará Colombia, no todos los días tenemos esa clase de mentes en el país, Pussy Riot ya hace el festival, es una banda que trasciende su música, es decir, lo más importante es el personaje per se, lo que representa, la furia, la ira contenida y explotada en el punk que es lo que al final perdió el rock de Colombia el cual hoy parece un desfile de silleteros de Medellín lleno de rosas y buenos sentimientos, el rock de Colombia ya no grita,  ya no pelea, ya no canta para nadie y Pussy Riot es la clase magistral que se necesita para despertar.

De resto, ya todos o casi todos han pisado estas tierras una o varias veces, o son nombres tibios que pueden hacer un buen espectáculo, pero a la lista le faltó picante, Dark Tranquility, Dark Funeral, Suffocation hacen las delicias de los públicos más vieja guardia y algunos otros como Tokio Ska Paradise pueden llegar a refrescar los escenarios. 

Gusta mucho los sonidos nuevos que se logran gracias a acuerdos que hace Rock al Parque con otros festivales o entidades internacionales, las bandas españolas o africanas, pero entonces es hora de llenar el cartel con toda la nueva sangre colombiana que está en los bares, con todas las bandas que han sacado nueva música, al fin y al cabo, el festival se creo para ser un trampolín para las bandas de acá, no para repetir 20 años a las mismas amigas de todos.

Hay que esperar a ver con que salen los jurados de este año y que se anuncie el “gran cierre”, pero como siempre, el llamado es para preservar el rock como género y para que el publico seleccione lo mejor para mantenerlo en la memoria, por ahora, sigue siendo una edición más, que a pesar de la presencia de Pussy Riot no termina de convencer para el presupuesto y la magnitud de un evento como estos. 

Bandas anunciadas por Rock al Parque para su edición 2018

Kadavar


Dark Tranquility


Dark Funeral


Pussy Riot


Lee Ranaldo


Tokyo Ska Paradise Orchestra


Antibalas


Jupiter & Okwess


The Inspector Cluzo


Liniker e os Caramelows


Quentingas & Los Zíngaros


La Maravillosa Orquesta del Alcohol


Angelus Apatrida


Suicide Silence


Cattle Decapitation


Suffocation



Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.