Header Ads

LAS TRAMPAS DE ROCK AL PARQUE

Foto RCN
En este artículo se omiten o cambian algunos nombres para proteger las fuentes.

Colombia es un país complicado, un lugar que tolera lo que sea. Obviamente un país que no reacciona con horror a una noticia que mostraba como un barrio entero se dedicaba a la venta de drogas, a la prostitución infantil, al descuartizamiento de personas con cuyas partes alimentaban animales salvajes entre otras cosas inimaginables no verá nada malo en que un festival de rock del Distrito mueva millones de pesos en bandas de otros géneros. Eso es “normal”, una palateta de un payasito, un rencor de algunos, se burlan por que alguien lo denuncia...  en Colombia hay que callarse o dejar pasar todo.

Es por esto que es importante ponerle atención a lo que ha estado pasando con el Festival Rock al Parque, porque nadie ha hecho caso, pero en Idartes ya han habido amenazas de muerte, ya les ha tocado a funcionarios salir del país para que no los maten, ya han existido renuncias por casos de corrupción y nadie, absolutamente nadie en el país ha hecho nada.

Lo único que se ha logrado con todo esto es sumir en la ignorancia a un público que cree que ir a escuchar una “raspa” con un pedal para guitarra debe ser considerado como rock. 

En resumen, rock al Parque ha venido confundiendo al público con publicidad engañosa, vendiendo un festival que dice ser de rock cuando en realidad no lo es, y de paso han aprovechado para hacer unos cuantos favores a las bandas y promotores amigos. Todo esto, demostrable con algunos contratos, con publicaciones y con el testimonio de algunas fuentes que han estado involucradas en la realización del festival.

Por eso, este mes de agosto, cuando usted vaya al Parque Simón Bolívar en Bogotá, recuerde que está allá escuchando bandas de varios géneros y está siendo cómplice de un adoctrinamiento sistemático manipulado por el distrito para venderle la idea de que todo lo que se conecta a un cable es rock, como por ejemplo “Herencia de Timbiquí” que a pesar de ser increíblemente buena, no es una banda de rock, que ingresó al festival por invitación directa, que uno de los involucrados con la banda ha sido contratista de Idartes, que le van a pagar un dinero y el viaje por presentarse en la tarima, y que de seguro usted le va a hacer cachos con la mano al folclor y manifestando con su boca que eso es rock y será parte de ese circo montado por los funcionarios, para destruir el género y para pagar dineros públicos a los artistas.

En otras palabras, es importante que se entienda el concepto del Estatismo Paternalista, que es cuando el estado actúa como un padre modelando el comportamiento y las ideas del pueblo a cambio de su manutención o de su supuesto bienestar. En este caso, el estado le da al músico lo que no tiene que es dinero y el músico se somete a su capricho con tal de acceder a esta oportunidad. Como una prostituta, pero del arte.


Herencia de Timbiquí, Grupo de Folclor que actuará en Rock al Parque 2018

Es importante que se entienda también que esto no es una rencilla personal ni una denuncia que no se haya realizado, Subterránica tiene como una de sus máximas la protección del rock como profesión, campo y practica artística y como oficio y, al igual que ha sucedido con Sayco, varias personas han puesto en conocimiento público estas irregularidades en Idartes, pero sigue sin pasar nada, parece que al gobierno nacional no le interesa o se hace el de la vista gorda cuando las trampas se hacen a nombre del arte, esto puede deberse a dos motivos, uno, que el arte no es importante y que ese ínfimo porcentaje que más parece una limosna que dedican al mismo en el presupuesto nacional no tiene control alguno, o dos, están untados en todo lo que se hace. 

Rock al Parque como festival, como política pública debe regirse a las leyes del país, es un festival público, patrimonio cultural de la ciudad de Bogotá y no un concierto organizado de manera privada, hay que reflexionar sobre eso, el proceso completo debe ceñirse a las leyes, a la constitución del país y a los derechos de los habitantes y eso ha estado muy lejos de lograrse, los pecados de rock al parque comprenden una extensa lista y vamos a analizarlos para que usted como ciudadano se de cuenta como es posible a través de un festival de Rock lograr beneficios económicos, sociales y profesionales de maneras poco transparentes y lejos de ser honestas.

Y lo que más puede llegar a doler como artista, es que Rock al Parque podría llegar a alcanzar el punto máximo de los festivales del planeta, el estado del arte, pero la colombianidad lo impide, la corrupción inherente a nuestro pueblo. Rock al Parque fue en algún momento el lugar en donde todos íbamos a descubrir bandas nuevas, allí se crearon las carreras de muchas bandas de los noventa que hicieron del rock nuestra banda sonora, allá conocimos bandas internacionales que seguimos durante años, y a pesar de que hubo ediciones memorables como la de 2005 o 2015, el festival perdió el norte, se acostumbró al mismo sonsonete, a la misma ideología de la política de turno y destruyo él mismo todo lo que había construido, incurriendo en errores garrafales que yo no me atrevo a llamar delitos, eso debe hacerlo la justicia. Pero que en otros países serían muy mal vistos e incluso condenados, llegamos al punto de escuchar bandas insultando al estado, desde una tarima del estado, es tonto.

No son pocos los pecados de Rock al Parque...

PERMITIR EL PLAGIO ABIERTAMENTE

El plagio ha sido permitido en los diseños de afiches durante varios años, hasta tal punto que un curador dijo que eso era normal, que los artistas se inspiraban en otros, pero una influencia es muy diferente a una copia y más si se pagan dineros públicos por esto, fue tal el escándalo de estos plagios, que Idartes lleva algunos años sin hacer el concurso, esto no es pecado únicamente del festival sino de instituto, en otros concursos han entregado dineros a copias, cada ganador de estos afiches recibía el premio de la convocatoria, el festival ha permitido la copia de ilustraciones de autores diferentes a los ganadores fomentando así la cultura de la trampa, y aunque siempre lo han negado, como dijo Juan Grabriel “Lo que es obvio no se pregunta”.

Esta es la muestra de algunos plagios en los afiches del festival y el plagio de un ganador de otra convocatoria de Idartes que tuvo que devolver el dinero, o al menos eso dijeron.



ACUÑAR DEFINICIONES DE ROCK QUE SON ERRÓNEAS Y CARECEN DE RIGOR ACADÉMICO Y QUE HACEN QUE EL FESTIVAL INCURRA EN PUBLICIDAD ENGAÑOSA.

Sabemos por el testimonio de un jurado, que el festival tiene una definición escrita de Rock que no fue construida por ningún académico o músico, esta definición fue configurada y escrita por uno de sus curadores de acuerdo con su idea de lo que es el rock y no de lo que se supone debe ser conforme a los lineamientos de los géneros populares en la música, nos fue imposible acceder al documento, pero cuenta el jurado que esta definición de rock es tomada por verdadera y a través de ella es que se ha permitido el ingreso de bandas de otros géneros al festival. En resumen, las bandas se escogen a través de un capricho personal y no de la coherencia en el género rock y sus subgéneros. Esto desemboca en la publicidad engañosa. 

La fuente contó a Subterránica que cuando estaban discutiendo con los demás jurados sobre escoger rock por sobre los demás géneros, uno de “los duros” de Rock al Parque llegó con esta definición y la impuso, abriendo así el camino para que grupos de Cumbia, Carranga y Hip Hop fueran parte del cartel y tomados como rock.

El Estatuto del Consumidor, ley 1480 de 2011, define la publicidad engañosa como “aquella cuyo mensaje no corresponda a la realidad o sea insuficiente, de manera que induzca o pueda inducir a error, engaño o confusión”. http://www.portafolio.co/negocios/publicidad-enganosa-en-colombia-una-practica-frecuente-de-marcas-y-empresas-500349 

Esto es publicidad engañosa



Esto es publicidad engañosa



Explicado de otra manera, si el distrito hace un Festival llamado Leyendas del Metal y permite que Carlos Vives cante en él, es publicidad engañosa, que es lo que sucede en Rock al Parque.

El rock es rock y está definido (Pueden leer la Tesis DISTORSIONES: RECONFIGURANDO EL ROCK COLOMBIANO, la cual fue calificada y validada por la academia con la máxima calificación). Basar una política pública y cultural bajo la premisa “la música es una” sería igual de absurdo a decir “el deporte es uno” por lo tanto se puede jugar fútbol con aletas de natación. Es cierto que el rock permite la fusión con todos los géneros del planeta, pero en Rock al Parque se presentan bandas de géneros puros diferentes al rock y esto vendría incurriendo en la falta “Publicidad Engañosa”, ¿Qué sentiría usted si compra boletas para ver Star Wars y una vez adentro del cine le proyectan “Los Pitufos? ¿Cómo se llama eso? En otros lugares pueden considerarlo una estafa.



TRÁFICO DE INFLUENCIAS

Muchas bandas son invitadas al dedo por la gestión de sus managers o la gestión de bookers que ya tienen arreglados estos acuerdos. Muchas bandas no han hecho méritos o sencillamente son caprichos de quienes median el contrato para ganar la comisión por la presentación, la lista de estas bandas es enorme. También se han invitado año tras año a las mismas bandas que, aunque son representativas en la escena, algunas han tocado hasta 10 veces. Con una lista de más de tres mil bandas activas solo en Bogotá, es absurdo continuar invitando a las mismas de las primeras ediciones y pagándoles jugosos contratos, los músicos ya se dieron cuenta de esto y para 2018 se inscribieron únicamente un poco más de 250 bandas a la convocatoria, un número muy bajo que dice mucho de lo que representa el festival para los locales. 



Uno de los casos más sonados es el de una ex contratista de Idartes que trabajaba en Rock al Parque y renunció antes de que su contrato terminara, dos meses después comenzó a ganar convocatorias, no una sino varias veces y un familiar pasó en la convocatoria de bandas, esto es prohibido por la ley, fue tan sonado el caso y tanta gente envió sus cartas de rechazo que le tocó a Idartes en varias publicaciones salir a defenderse.



AMENAZAS DE MUERTE, RENUNCIAS E HISTORIAS OCULTAS

Idartes no solo con Rock al Parque sino en Hip Hop al Parque, se ha vuelto envuelto en escándalos que parecen de película. Incluso uno de sus empleados tuvo que huir del país por amenazas de muerte y se recibió la renuncia pública de un contratista de Rock al Parque que acusó al entonces director del instituto de acogerse a los caprichos de algunos sectores de la música para que no los fueran a matar. 

¿Quién quiere matar a Félix Báez? https://noisey.vice.com/es/article/rzx74a/quien-quiere-matar-a-felix-baez





ROCK AL PARQUE RUEDA POR LATINOAMÉRICA

Esta gira fue un desastre, todo estuvo mal hecho, fueron “los amigos”, gente que llevaron que ni siquiera iba a tocar, sumándose al fracaso que fue la edición de 2013 en donde todo estuvo mal hecho y el dinero voló por los aires. Si lo que querían era viajar, deberían haber buscado otro método sin sacrificar un festival que ya iba de caída.



LOS ACUERDOS CON LOS FESTIVALES Y COMO MANDAN A LAS BANDAS A LOS CONVENIOS

Que la banda del curador de turno vaya a un festival internacional como invitado por los convenios de Rock al Parque sin ni siquiera haber tocado en el festival se ve muy mal. ¿O no? Debería existir un método para enviar estas bandas que no fuera el capricho de los funcionarios, hay bandas muy talentosas en el país, eso es nepotismo.



LOS CONTRATOS A DEDO

Colombia implemento hace unos años la ley de transparencia en la que se obliga a toda entidad pública a hacer de conocimiento general absolutamente todos los contratos y a regirse por la igualdad de oportunidad. Fue así como hemos podido darnos cuenta de cómo contratistas de Idartes han manipulado las oportunidades para poder agarrar contratos aun estando inhabilitados (Más información pueden leer DINERO, NEPOTISMO Y ROCK AND ROLL EL CASO ROCK AL PARQUE en las descargas de Subterránica o de AMIC) Pues en Rock al Parque sencillamente basta con hacer una llamada telefónica y pedir un puesto al amigo para ser contratado, aun si no se tienen las credenciales académicas que el puesto merece. La norma dice que las contrataciones directas se pueden hacer únicamente si no existe otra persona que pueda hacer lo mismo en el país. No solo una empresa tiene sonido, no solo existe un comunicador en el país.

MALTRATO A JURADOS INTERNACIONALES Y NO TOMAR EN CUENTA SUS DECISIONES

Hace unos días un jurado internacional en New York, confirmó personalmente a Subterránica que se había devuelto muy molesto de Colombia porque él no estaba de acuerdo con pasar a las bandas que no eran rock, pero los otros dos jurados, los nacionales, colocaron puntajes muy altos a esas bandas. La molestia fue tanta que al final ni se hablaban en las audiciones con los otros jurados o el curador. Esto no solo sucedió con uno, sino que otros jurados han sido coaccionados. Un jurado confirmó que un curador llegó enojado a preguntar por qué X banda no había pasado… eso no se ve bien, eso es deshonesto.

LOS VETOS, CEDER ANTE LAS PRESIONES COMO THE CASTLES, GILLMAN, PASAR ENCIMA DE LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES POR POLÍTICA.

Los vetos en Rock al Parque han sido normales desde hace años, muchas bandas y artistas no son queridos por el instituto y a pesar del talento y la trayectoria nunca los han invitado, acciones ridículas como que el maestro Jorge Barco de la banda Ship no pasó por no poder demostrar experiencia demuestra una falta absoluta de conocimiento en la escena. Pero hablemos de dos casos concretos en que la organización se ha arrodillado ante las presiones de ciertos sectores: The Castles y Paul Gillman. La constitución de Colombia dice que no se puede ser discriminado o molestado por raza, religión, afiliación política, etc. Pero la constitución colombiana no deja de ser un libro de chistes que nadie respeta, menos Idartes.

El lado oscuro de Rock al Parque https://www.revistaarcadia.com/musica/articulo/el-lado-oscuro-rock-parque/28843

Denuncian retiro de músico chavista del festival Rock al Parque http://www.elcolombiano.com/cultura/musica/denuncian-retiro-de-musico-chavista-del-festival-rock-al-parque-YX6514274





Artículo 13. Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o filosófica. El Estado promoverá las condiciones para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas en favor de grupos discriminados o marginados. El Estado protegerá especialmente a aquellas personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan. (Constitución Nacional de Colombia)

Parece que nuestra constitución no sirve sino para vender libros piratas en el centro.

REVENTA DE CREDENCIALES DE PRENSA, NEGAR ACCESO A LA LIBERTAD DE PRENSA, VENTA CLANDESTINA DE CREDENCIALES Y PASES VIP.

Los medios que más apoyan el rock son dejados atrás, les entregan carpas a medios que jamás nombran una banda de rock nacional en sus programaciones. Por ejemplo, Caracol y otros reciben decenas de invitaciones y credenciales que después venden, mientras que otros quedan por fuera. Lo más triste de esto es que algunos periodistas de medios conocidos en la escena han tenido que pagar precios elevados por la reventa de credenciales de prensa para poder cubrir a las bandas. Porque en Caracol y los otros medios no les dan cobertura. Hemos sido testigos de eso.







LOS TRATOS CON SAYCO

Sayco un monopolio protegido por el estado bajo un modelo que es difícil de entender, escándalos por doquier, robos, persecuciones políticas, todo menos ser una empresa que ayude a los músicos al desarrollo de su carrera y mucho menos a los de rock. Los cheques van y vienen.




Como ven, hay tela para cortar para rato, no es el hecho de producir un festival sino el hecho de como ese festival sea usado en beneficio propio por muchas personas para llenar sus bolsillos, para viajar y para utilizarlo como trampolín personal cuando debería ser la oportunidad perfecta para apoyar un género que cada día ha perdido terreno en el país. Es cierto que tenemos una de las escenas más ricas del continente, pero de que sirve si no se usa lo poco que hay para apoyarla. 

Rock al Parque podría salvarse y salvar el género, pero primero hay que barrer, trapear y limpiar la casa de tanta mugre y suciedad que lo está tapando. No es una rabieta y no se trata de la música, se trata de un país que es tan torcido y tan corrupto que hasta destruyó el rock. 

Pero regresando al principio de este artículo, si matan, roban, desaparecen personas, las pican, las secuestran, si todo el mundo es corrupto, aun viendo todas las pruebas, aun entendiendo y sabiendo que todo es cierto, en Colombia no pasa nada, todo sigue igual y este agosto, volverá a ser “el agosto” de los mismos de siempre... al ritmo de Cumbia. 

Redacción Subterránica
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.