Header Ads

BATALLA ROCK, LA “CUARTA TARIMA” DE ROCK AL PARQUE, UN ESPACIO EMERGENTE


Por: Sebatián Chibasa
Subterránica

Este año en Rock al Parque se dispusieron tres escenarios: Plaza, Lago y Eco. Totalmente equipados con sonido e iluminación para la presentación de las bandas invitadas nacionales e internacionales y de las bandas distritales seleccionadas por la Convocatoria Beca Festival Rock al Parque – Bogotá, ciudad creativa de la música, del Programa Distrital de Estímulos 2018, que ganaron en total 20 bandas de las 256 inscritas.

Tan solo el 8% de las bandas que optan por un cupo dentro del festival lo logran y si contamos a las que repiten este porcentaje se reduce a un 3% de bandas nuevas dentro del cartel oficial, la suerte de la mayoría de estas bandas es abrir en cada uno de los escenarios durante los tres días. Esto deja a la mayoría de músicos que se presentaron a la convocatoria por fuera del festival, sin contar a los cientos que no se presentan a concurso. 

Sin embargo, este año Rock al parque contó con algo a lo que hemos llamado “La cuarta tarima”, este espacio se encontraba entre la tarima Eco, la zona de emprendimiento y la zona de comidas, era una tarima mucho más pequeña en forma de ring, que hacía honor a su nombre “Batalla rock”. La dinámica de este espacio consistía en que cualquier persona que quisiera podía participar en este, sin convocatorias, lo único que tenían que hacer las personas interesadas esperar su turno. Se hicieron duelos individuales, de guitarrista a guitarrista, por ejemplo, o duelos grupales, de banda a banda, los cuales tenían un tiempo determinado entre los dos y cinco minutos para su puesta en escena, el público era quien decidía los ganadores, los cuales se llevaban bonos de regalo de los patrocinadores del festival.

La cuarta tarima al igual que las demás estaba dotada con todo lo necesario para que músicos y bandas que no hacían parte del festival tuvieran sus “15 minutos de fama”. Dos guitarras, bajo, batería y sus respectivos amplificadores estaban a disposición, todo un set de iluminación y sonido, un par de pantallas y como si fuera poco, contaba con un espacio para el público lleno de puffs, para poder ver las batallas y apoyar al que más les gustaba.
Espacios como este le dan una oportunidad a los músicos y bandas emergentes de mostrar su talento, esos que no pasaron o que ven a Rock al Parque muy lejano como para inscribirse. Un buen espacio de crecimiento dentro del festival, que en caso de que siga realizándose esperamos sea aún más grande para su edición número 25 y que se sigan creando alternativas como esta para democratizar un poco más la participación en Rock al Parque.

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.