Header Ads

MIENTRAS EL DISTRITO PROHÍBE EL CONCIERTO DE BLACK METAL Y CIERRA ESTABLECIMIENTOS, PERMITE LA VENTA DE DROGA Y ALCOHOL EN SU FESTIVAL EN DONDE PRESENTAN BLACK METAL

Resultado de imagen para dark funeral en Rock al Parque
Dark Funeral en Rock al Parque 2018
Redacción Subterránica
Dariel Conway

No podemos informar cuanto se gastó el distrito en traer a la banda DARK FUNERAL para la pasada edición de Rock al Parque, uno de los evento más polémicos y poco transparentes de Colombia en donde millones de pesos del erario público se reparten a diestra y siniestra entre amigos, proyectos musicales de otros géneros y agentes del sector con vínculos en Idartes. No podemos mostrar cuanto gastaron sencillamente porque el Instituto lleva años violando la ley de transparencia y no publica ningún contrato. ¿Ni siquiera sabemos quién estafó a quién? Si Pussy Riot a Rock al Parque o Rock al Parque a su público, en cualquier caso, hay delito.

Lo que si podemos asegurar es que DARK FUNERAL es una banda de Black Metal igual a Marduk, también blasfema, también transgresora del cristianismo y por la cual nuestro ignorante y extremista concejal tuvo que haber hecho otra pataleta igual a la que dieron tanta publicidad los medios de este país por estos días. Por lo tanto la actitud del distrito es hipocrita al permitir la contratación de una banda de este género para su evento pero censurarla cuando es contratada por una persona natural. No solo hipócrita sino ilegal, ya que está pasando por encima del derecho fundamental de la libertad de expresión consignado en la constitución, acto que ya se había repetido el año anterior.



Los políticos colombianos en su mayoría son corruptos y manejan una doble moral que pasa los límites de la normalidad, enredos judiciales, nexos con grupos armados y delincuenciales, robos, desfalcos, nepotismo, clientelismo, incluso se habla de asesinatos sistemáticos, pero parece que eso no es importante, parece que todo lo que ellos hacen es normal y solo tienen tiempo para perseguir a quienes no son de sus afectos. La pregunta entonces es ¿Qué negocio tiene el distrito con el concejal cristiano extremista para que le hayan hecho caso?

Los rockeros asistentes a Rock al Parque son sometidos por parte de la policía nacional a una requisa abusiva y grosera a la entrada del evento, hacen quitar los zapatos, manosean a hombres y mujeres, incluso destruyen equipos de periodistas en búsqueda de supuestas drogas y alcohol u otras sustancias que, o son ilegales o no pueden ser consumidas en los conciertos de rock, porque en los de vallenato y otros géneros si se permiten.


Microtráfico Rock al Parque 2018

Lo interesante es que adentro del Parque Simón Bolívar, a la policía parece no afectarle o no importarle la cantidad de vendedores de drogas y alcohol que al lado de ellos hacen su negocio ¿No pasan ellos por los controles? ¿Pasan, pero ya tienen el negocio cuadrado con la policía?


Microtráfico Rock al Parque 2018

Es interesante como el gobierno tiene derecho a traer Black Metal a Rock al Parque sin que nadie diga nada, sin que ningún cristiano se rompa las vestiduras y a permitir la venta de alcohol y drogas sin ninguna consecuencia, pero cuando un pequeño empresario trata de ganarse la vida organizando un concierto en el cual tiene que cumplir una absurda lista de requisitos que se resume a los sobornos y mordidas que requieren las instituciones públicas, entonces la pataleta de un don nadie termina por destruir el emprendimiento de un ciudadano que tiene todos los mismos derechos que cualquiera, al menos en teoría, porque en este país, las leyes son una cosa y la justicia es otra.

Venta de licor Rock al Parque 2018

En los videos captados por nuestro periodista en la pasada edición de Rock al Parque, pueden ver la libertad y tranquilidad con la que los vendedores cargan la droga a simple vista ofreciéndola como si fueran caramelos, así como las botellas de alcohol, incluso el servicio es tan bueno, que arman las baretos para el comprador, todo sucede en frente de la policía que supuestamente ya realizó un estricto control a la entrada del evento. No se dejen engañar por la cumbia que suena al fondo, es Rock al Parque, porque en Rock al Parque no suena rock, suena cumbia. Pero este coctel de Black Metal y drogas, es mucho más grave que el escándalo moralista de un cristiano extremista que no debería tener influencia en las políticas públicas ya que Colombia es por constitución un estado laico y con libre expresión. Ya vimos que no, que la constitución está de adorno y respecto a Rock al Parque no escuchamos nada.


Microtráfico Rock al Parque 2018

En resumen, Marduk no puede tocar en Colombia porque a un ciudadano no le gusta, Gillman tampoco porque a otro ciudadano no le gusta y comienza la persecución que ha terminado ya en el cierre de varios eventos de rock en Colombia incluyendo el de las 1280 almas en un escenario que estaba como alternativa para el concierto de Marduk.

No les bastó con robarse cientos de millones de pesos contratando bandas de cumbia, carranga y folclor en un espacio al que no pertenecen, sino que ahora están demostrando que ese terminillo que construyeron y al que llamaron “Economía naranja”, es solo otra treta de nuestro gobierno para darle prioridad a los monopolios y los reyes de Colombia sobre las personas honestas que se atreven a seguir trabajando por una escena que han asesinado en el país, la del rock.

Parece entonces que la consigna es que cuando es el distrito o el estado es el que comete los actos deshonestos nadie se da cuenta y todo el mundo mira hacía otra parte, pero cuando es algo injusto alimentado por la ignorancia de un país poco educado no tienen límites para destruir y trapear el piso con los derechos de los colombianos. Algo ya normal en este estado colapsado.

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.