Header Ads

BOHEMIAN RHAPSODY CUMPLE CON LA PARTE DE ENTRETENER, MANTENER LA LEYENDA DE FREDDIE VIVA Y LEVANTAR DE NUEVO EL INTERÉS POR QUEEN PERO…

Resultado de imagen para bohemian rhapsody

Análisis rockero sobre la biopic de Freddy Mercury

Por, Luis Alfredfo Lopez 

“Todos deberíamos tomar más riesgos” le dice el personaje Mary Austin al personaje de Freddie Mercury en la reciente película Bohemian Rhapsody, en efecto esa fue la actitud general de Queen, de Freddie, de sus canciones, de su puesta en escena y su historia, lastimosamente no es en sí el aire de la cinta.

"Bohemian Rhapsody" que toma el nombre de la canción del álbum A "Nigth At The Opera" cuarto de la legendaria agrupación inglesa Queen, surgida en los setenta, película que se ha robado la atención en las dos ultimas semanas y esta alcanzando un éxito impresionante y sorprendente en esta época donde el rock ya no es la música más popular del planeta, es sin duda un producto interesante que a puesto a muchos a re-descubrir la música de la agrupación, escuchar y cantar sus canciones y hasta remplazar el reguetón en las principales búsquedas de las plataformas digitales, lo cual no es cualquier cosa.

Resultado de imagen para bohemian rhapsody

"Bohemian Rhapsody" es una película entretenida que logra conectar con el público y ha cumplido con despertar el interés sobre la figura de Freddie Mercury, lo cual es claramente el objetivo de una biopic (película biográfica) que es en momentos emotiva, en otros divertida, a veces un tanto introspectiva, seduce dejando a la imaginación y no se explaya en explicaciones o diálogos demasiado largos. Los personajes están claramente definidos y con caracterizaciones físicas que son bastante llamativas, resaltando para mi gusto a Gwilym Lee en el papel de Brian May, seguido de Joseph Mazzello como el bajista John Deacon, incluso Ace Bhatt como el padre de Freddie, Bomi Bulsara, todos con rasgos físicos similares que, en el caso de la banda atenúan el performance de tal manera que uno no se fija si interpretan realmente los instrumentos, como ya se ha señalado en algunas reseñas de la prensa. Este es un film con suficientes elementos que logra presentar un show donde el espectador sale con un sentimiento agradable, sin ser chocante, ni aburrido, ni demasiado impactante o analítico, es entretenimiento perfecto para el cine palomitero y con el plus de poner de nuevo en sintonía a los medios con Queen. La coreografía de Rami Malek para el Live Aid es casi perfecta, estudiando la presentación a fondo y replicando dar uno a uno los pasos de Mercury, logrando realmente poner los  pelos de punta.

Sin embargo desde el punto de vista del rockero, de quienes nos declaramos parte de esta forma de vida y que nos sentimos agradecidos con la cinta, no todo es color de reina, muchos han dicho que es casi como reforestar el mundo y eso es genial, además de su espectacular campaña mediática, al parecer casi igual de costosa que la película, pero no se puede pasar por alto que más allá de los puntos favorables nombrados arriba, uno espera más, y haciendo una crítica, en el sentido complejo de esa palabra que no es apreciada ni entendida en Colombia, es decir haciendo un análisis  sin caer en destrozar la cinta como algunos artículos de cine profesional, o demeritar la función que ha logrado entre nuevas generaciones, tampoco se puede obviar que ella no ha venido a salvar el mundo del reguetón o a posicionar una nueva era del rock, el film cumple si, pero a mi me deja un extraño sabor de boca. 

Básicamente el filme es un reflejo del trabajo plano de Bryan Singer (Los Sospechosos de Siempre, X-Men) y la falta de riesgo que los lideres vivos de Queen, 
el guitarrista Brian May y el baterista Roger Taylor, quienes han querido dejar un gancho para entrar en su leyenda sin exponer su historia más turbulenta de lo que se quiere reconocer, conflictos que se resuelven demasiado fácil en pantalla y situaciones humorísticas que entran a explicar ideas profundas y que tomaron mucho tiempo para su desarrollo, rebajan la característica de una historia de rock, que refleje el rock y sus vaivenes, es decir, sin arriesgar mucho, la película pierde la fuerza del rock en sí mismo, su violencia, su furia, su provocación y su polémica, nos entretiene pero nos hará olvidarla rápidamente, no requiere más de dos visualizaciones para encontrar los huevos de pascua y las auto referencias o los mensajes mas complejos que pretende exponer, en resumen "le falta garra" como decimos popularmente. 

Resultado de imagen para bohemian rhapsody

Sí, se expone la enfermedad de Freddie pero no se compromete en determinar la problemática que suponía la aparición del SIDA en los años ochenta, sí, vemos la homosexualidad y hasta la duda del personaje protagonista, pero no evidencia la dificultad de una estrella de rock en su contexto, esa verdad a gritos que todos conocían pero no enfrentaban sobre la sexualidad de algunos interpretes pues aún era demasiado controvertido, tan duro que ni el mismo Rob Halford de Judas Priets una banda de Heavy Metal realmente fuerte quiso exponer tempranamente. Sí, vemos algunas discusiones entre el baterista y el cantante pero nunca un golpe directo, vemos como fluyen ciertas ideas sobre la canción del título, pero no el peso de la experimentación real que el rock progresivo de la época les llevaba a desarrollar baladas épicas como ya habían ido desarrollando desde el primer álbum, vemos dificultades económicas pero no un fracaso, en realidad vemos como todo es magia pero no hay sangre sudor y lágrimas, no hay más rock del que ya la propia banda lleva inherentemente, y para quien es rocero por pasión, queda un sabor a cerveza con agua, que sabe a poco. 

Estos tratamientos lograron que la película sea para casi todas las edades, y eso comercialmente es un factor determínate para alcanzar un gran público, pero no necesariamente, lo duro es menos exitoso (el Batman de Nolan es el gran ejemplo del cine inteligente, fuerte, duro y de gran audiencia) pero la falta de riesgos contradice el mensaje y expone un film igualmente contradictorio, no es la biografía de la agrupación Queen porque los miembros de la banda entran y salen de pantalla en función de Freddie Mercury (no como comedias rockeras tipo "Still Crazy" o "Spinal Tap" donde cada miembro de la banda es explotado en sus micro historias), no es realmente una biopic de Freddie porque solo presenta la aparición del mito del cantante supremo, pero no su niñez o adolescencia (como en las cortas pero determínate escenas de Ray) las relaciones amorosas con sus tormentas (como en Great Balls of Fire la historia de Jerry Lee Lewis y el matrimonio con su sobrina) o la mente y los hechos que construyen la creatividad tras las canciones, aspectos más personales sobre influencias, lecturas, intereses (como el dolor o la dificultad en Walk The Line la historia de Johnny Cash o el telefilm sobre John Lennon Nowhere Boy)  en general somos espectadores de un filme que insinúa, insinúa demasiado pero no profundiza en nada. 


Resultado de imagen para bohemian rhapsody

Que la película tuvo dos directores, que están las manos de Taylor y May hasta el fondo y que Sacha Baron Cohen abandono el proyecto antes de iniciar (quien físicamente es más corpulento que Rami Malek a quien se ha elogiado su caracterización pero yo lo veo muy flaco y pequeño, apenas con el corte de cabello y el bigote logra realmente ser un Freedie creíble para quien consume la videoteca de Queen con frecuencia) son problemáticas externas que dejan este producto a medio camino de lo que pudo lograr, dudo que alcance más que alguna nominación al Oscar, ni siquiera los efectos especiales que Singer pudo incluir teniendo en cuenta su experiencia en la pésima Super Man Returns o la saga X- Men, lograron recrear adecuadamente el público en el estadio de Wembley, esto es casi lo más feo de la cinta además de las inconsistencias que ya muchos han detectado en los tiempos o personajes, por ejemplo cuando recién interpretan Fat Bottomed Girls como segundo tema tras la unión de Freddie y este hace parte del séptimo álbum Jazz. 

Queen sin duda fue mucho más de lo que evidenciamos, no fue una banda de un one hit wonder, y esto es el riesgo actual de Bohemian Rhapsody, dar a entender que es su única obra relevante, la cantidad de éxitos y canciones igual de complejas es muy grande en la banda, Queen no fue solamente Freedie Mercury y cada miembro aporto mucho más de lo que se ve, es más, algunas canciones como Under Pressure, cuya historia al lado de David Bowie se omite totalmente, son aportes de los miembros de la banda que llegaron a escribir temas exitosos y hasta cantar como lo hicieron en algunas Roger Taylor y May, la inspiración para muchos de los discos y sus temas tiene una gran profundidad que lastimosamente no se muestra y todo ocurre como en un sueño. 

Insinúa la inspiración de la caratula del Queen II y del video de Bohemian apenas con una foto de Marlene Dietrich cuando al iniciar se muestran unas escaleras, insinúa la parquedad de John Deacon del cual ni se cuenta como lo conocieron, aparece ahí y ya, insinúan la experimentación de la banda en estudio, pero no se cuenta realmente como desde el inicio su capacidad compositiva los llevo a creaciones diferenciadas y complejas en muchas direcciones que precedieron la formación de Bohemina Rhapsody, y que esta no fue un golpe de rayo o toque mágico de las musas, insinúa que la ópera está ahí pero no porque está ahí por ejemplo, entonces la película tampoco es la historia de Bohemian Rhapsody la canción.  

Y es que esto que pudiera ser el fuerte nos deja más preguntas que respuestas, al iniciar no se entiende que ya Smile la banda con la que May y Taylor tenían varias composiciones, que además era una banda de heavy metal, si porque de heavy metal eran los dos discos iniciales de Queen, o más bien de heavy metal progresivo para ser exactos, el sonido de guitarra de May la parte más dura de Queen, es inconfundible en el heavy, y Princes Of The Universe o I Want It All mantuvieron ese sonido en cortes tardíos,  y de donde surge la historia espesa de Bohemian Rhapsody como tema, una balada épica como era el canon en las bandas de este corte  para ese entonces. 

Veamos, una balada épica (no una balada romántica necesariamente) es una canción del corte Starway To Heaven, Child in Time de Deep Purple, Beyond the Realms of Death de Judas Priest, July Morning de Uriah Heep, son ejemplos de la canción in crescendo, con fuerte solo de guitarra virtuoso sobre el final, dramatismo, larga duración, letra metafórica épica y poder general del academicismo musical  surgido de la Inglaterra  de los setenta donde el progresivo era el rey hasta la aparición del punk (interesante la anécdota de la pelea de Freddie contra Sid Vicius que tampoco sale) y que inspiraron de cierta forma hasta Hotel Califonia de Eagles o las sobredosis sonoras de Rush en 2112.

En los primeros momentos escuchamos la banda interpretando Don´t all Rigth de Smile y luego nos sueltan Keep Your Self Alive del Queen I (1973), sin atender a Seven Seas of Rhye, planteada desde sus inicios, que aparece primero como corto instrumental y luego con letra en el segundo álbum, un tema donde las letras de fantasía determinaban un interés Shakesperiano, tema que los dio a conocer en el famoso Top of the Pops.  

Es desde el mismo primer álbum que encontramos el tema Liar, el cual llevaba impreso el cambio de ritmo y el juego de voces típico de las canciones largas de progresivo y con el cual la banda fue dando forma a su estilo. Si bien es cierto que la radio es renuente a los temas largos, para esa época la resistencia era menos fuerte que la actual, Yes, King Crimson, Pink Floyd, llegaron a tener temas de hasta 15 minutos promedio en las emisoras, al menos en el continente y las islas británicas. 

Es también en la segunda placa de la banda donde el tema The March of the Black Queen tiene una pequeña intro de piano, los coros agudos y épicos se presentan desde el inicio, la sobreexposición de las voces, el juego con los tonos de estas son una base que fueron inscribiendo en su música desde temprano, y van perfilando la llegada de la opera cuyo elemento es de los más brillantes en el tema insignia que nos atañe, pero además el rock de estadio. 

La opera rock era algo que ya se conocía entonces para 1975, The Who,  The Kinks, David Bowie, y Genesis por ejemplo ya habían lanzado álbumes o canciones donde se narraba la historia de un personaje o varios, atendiendo a las características del rock más pesado  y del progresivo, con cambios de ritmos, tempos, efectos especiales, sonidos de objetos o ambientales, emisiones radiales y hasta instrumentación orquestal al estilo de las fundamentales obras de Rick Wakeman entre 1973 y 1975 (Las Seis Esposas de Enrique Octavo, El Viaje al Centro de la Tierra y Los Mitos y Leyendas del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda, son obras complejísimas que tuvieron éxito entre los ingleses y llevaron al extremo lo que inicio Jon Lord de Deep Purple con el Concierto para grupo y orquesta, la mezcla entre el rock y la música clásica) elementos recurrentes del propio Queen desde sus inicios. 

Así como Liar, Ogre Battle, la monstruosa y compleja The Marh of the Black Queen, en el tercer  álbum y totalmente impactante Sheer Haeart Attack, encontramos la virtuosa y determínate composición que es la tripleta formada por los temas Tenement Funster, Flick Of The Wrist y Lily Of the Valley, tres tracks diferenciados pero unidos como uno solo al escucharlos seguidos, (mi tema favorito de Queen y que descubrí en el homenaje que rinde Dream Theater en el Changhe Of Seasons) como la pieza precedente con la cual se terminó de constituir los cimientos de ese edifico sonoro llamado Bohemina Rhapsody, básicamente aquí aparecen los cambios de ritmo pero la presencia recurrente de ciertas notas que determina el “tema”, la condición de la ópera rock, no solo por la experimentación de la voces, también por la historia que narra la letra pero además la división en múltiples partes, típicos del prog, como en las canciones largas, dividir por escenas o movimientos, esos seis en los que Bohemian se desarrolla, eran ya la costumbre que se encuentra en ejemplos como las cuatro partes de A Saucerful of Secrets (1968) de Pink Floyd, las siete de Tarkus (1971) de Emerson, Lake and Palmer o las tres de The Necromancer (1975) de Rush, algo que aún mantiene las bandas prog. 


Resultado de imagen para bohemian rhapsody

Así que las palmas se las llevan aspectos que son sacados de la propia magia del mito de Freddie Mercury y las canciones de Queen, pienso que cualquier director de mediana experiencia hubiera hecho esta historia y lo hubiera logrado, por que el rock, el rock de verdad es así, tiene y tendrá esa magia que puede hacer relevante lo impensado, la película se lleva las palmas del publico rockero que queremos volver a escuchar música igual de compleja que está, que entiende que el publico puede ser inteligente y puede llenar su cabeza con más que un beat y tres notas, que muchos chicos hoy pregunten sobre estos músicos que pueden llegar a ser ejemplares o tremendamente humanos, les puede devolver el mensaje que antes de ser escuchados por millones de personas en youtube, está la búsqueda de crear himnos y obras de arte inmortales, y que el rock jamás morirá, ni sus leyendas, así no sea la música que te consiga limosinas y palacios, ser condecorado por la reina de Inglaterra o tener tu propio avión, pero eso nunca fue el propósito real, eso se le deja al pop, finalmente que antes que todo sea arreglado en estudio, existen músicos que componen sus temas y que en grupo pueden hacer magia y música sin un computador.

En resumen, Bohemian Rhapsody cumple con la parte de entretener, mantener la leyenda de Freedie viva y levantar de nuevo el interés por Queen, pone una piedra  interesante en el panorama del cine comercial actual, básicamente marvelita, pero nos deja fuera la actitud rockera y los riesgos que se deben tomar para crear arte, los riesgos que tomaron esos cuatro ingleses cuando se empecinaron en hacer rock que trascendiera épocas, y lastimosamente creo que la película no pasara del próximo estreno de super héroes ¿pero acaso Mercury no era uno?
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.