Header Ads

banner-pre

ANDRÉS ALBORNOZ Y UNA VIDA DETRÁS DE LOS ESCENARIOS DE LOS GRANDES ARTISTAS


Dentro del mundo de la música y los espectáculos en vivo quienes brillan son las estrellas, los que se paran en el escenario y deslumbran con su obra y sus espectáculos a los miles de personas que asisten a verlos, el público ingresa al espectáculo, disfruta y se va con la mente llena de recuerdos y felicidad.

Pero para lograr todo esto, existe una infinidad de personas que lo hacen posible, los equipos o “crews técnicos” que hacen que la magia se convierta en realidad, personas profesionales y excepcionales que tienen diferentes roles dentro del clúster del negocio musical, entre ellos está el manager, que es la persona que se encarga de gerenciar la empresa que viene siendo el artista, tomando decisiones importantes y cruciales para su carrera, los ingenieros de audio, los técnicos de luces, el stage manager, el tour manager, el production manager y un sinfín de personajes que trabajan en las sombras para que todo este como debe estar y que generalmente no reciben reconocimiento alguno por parte del público y muchas veces de la misma industria.

Una de esas personas es Andrés Albornoz, un colombiano que cuenta ya con veinticinco años de experiencia en el mundo del espectáculo y que ha trabajado con grandes artistas como Marc Anthony, Nicky Jam, Iron Maiden y Muse entre muchos otros.

Desde 2016 ha sido parte de giras en Los Estados Unidos de artistas como Maluma, Luis Fonsi, Juanes, Bad Bunny, Chayanne, Marco Antonio Solis, Plan B, Winsin y Yandel, CNCO, trabajando con las compañías Production Video Group LLC y Garba Music Corp.

Andrés ha recorrido el mundo en giras internacionales y se ha desempeñado desde sus inicios en todos los espacios que puedan imaginar, actualmente es el production Manager de Marc Anthony con quien trabaja hace unos años y sigue girando con varios artistas, su historia es más que interesante y necesaria para visibilizar todo este maremágnum que comprende organizar los eventos a donde la gente va a soñar, esta es una entrevista exclusiva con Andrés Albornoz, para que nos dibuje con sus historias una introducción a esta selva detrás de bambalinas de los grandes conciertos. 

¿Cómo ingresas a este mundo de la música y de los escenarios, cuenta un poco de tu historia?

Fue en el colegio buscando billete, ya que a mí no me patrocinaban mucho las salidas y todo lo que quería hacer, entonces hablé con un amigo para conseguir un trabajo y me presentó con la gente de Fuerza de Paz en Colombia, una amiga me hizo el contacto, así que ahí arranque en esa empresa, precisamente en Rock al Parque en su primera edición, cuidando una puerta. 

Después de colocar mil vallas, de que me quedara chiquita la camiseta, un sándwich medio raro y de estar todo el fin de semana en el Parque Olaya Herrera y en la Plaza de Toros puedo decir que arranqué en mi primer evento. 

Después de Fuerza de Paz conseguí trabajo en bares, siempre tuve algo que ver con la turba, eran las épocas de los buenos bares de rock en Bogotá, Transilvania, TBG, Floristeria, entre muchos otros, eran bastantes y había bastante trabajo, comencé a moverme en la escena, en toques de bandas locales como Agony, Ethereal, Aterciopelados, las bandas estaban emergiendo, lo que había era rock and roll del bonito, del sucio, de la calle, ese de la necesidad de hablar, de expresar, rock del bueno. 

En esa época por más tropeles que hubiera, la cultura era genial, había muchas tribus urbanas pero había mucho respeto, el escenario se trataba con una marcialidad alta, era otra onda a lo que se ve hoy en día, de ahí vengo yo.



¿Dentro de tu trayectoria has trabajado con todo tipo de artistas cuéntanos de este camino y con cuales artistas has trabajado?

He trabajado con todo tipo de artistas, he sido parte de Rock al Parque, festivales de teatro, novenas rock, que era algo muy chistoso, un cura, pandereta maraca y luego una banda de rock. 

Septimazos que en Colombia eran conciertos en la calle, rancheras, Darío Gómez, Diomedes Diaz, Menudo, Vicente Fernández y de ahí del 94 al 2005 trabajé con el rock que llegó a Colombia en los equipos de producción en diferentes cargos, desde electricista de escenario hasta conductor. 

Son muchos artistas con los que he tenido que moverme, Marbelle, Alanis Morrissete, White Lion, varios conciertos con la empresa Evenpro, Allan Parsons, Roger Warters, todo el punk que quieras, Gwen Stephany, la lista es muy larga, ha sido mucho camino. 

He sido asistente de producción y Stage Manager. 

Ya a nivel internacional, he participado de muchas giras con artistas latinos, porque el medio y la vida me puso en ese rubro que fue donde pude sobresalir y trabajar y me he mantenido vigente, Marc Anthony, Fuerza Bruta, Nicky Jam, es un medio que me ha enseñado mucho y al que le debo bastante. 

A nivel internacional he participado en muchas giras gracias a gente que ha confiado en mí, Nelson Vargas, Edgar Cardona, Tony Parodi, Liz Gonzalez, Fabio Rodriguez, Marc Holmes, y hoy día mi gran mentor Robi Garbalosa, porque no solo fue el medio sino la misma vida la que me puso en este rubro, rodeado de gente y equipos excepcionales que me han ayudado a hacer mi labor y mantenerme vigente, la Salsa, el Reguetón, el Pop, y otros ritmos urbanos son géneros que me han enseñado mucho y a los que le debo a donde he llegado hoy en día.

Trabajo fijo con Marc hace cinco años y he aprendido mucho.

¿Qué es lo más difícil de estar en un tour de grandes proporciones?

Es además de lograr llegar a trabajar ahí, mantenerse, porque el nivel es alto, la exigencia física y mental es alta, pero más allá de eso es ajustarse a las demás personas y a los diferentes tipos de culturas. 

Por ejemplo, cuando he trabajado en Asia hay gente que sufre, no pueden con la multiculturalidad y el idioma, !imagínate un crew en donde hay gente desde australianos a mexicanos!, ajustar eso y ser el punto de comunicación de todos es súper jodido, o girar en Los Estados Unidos y enfrentarse a los diferentes tipos de culturas y organizaciones es difícil, a su forma de trabajar, eso creo es lo más difícil.  

Otra cosa es aceptar el error, eso cuesta, a nosotros los latinos nos cuesta mucho hacerlo, decir "no sé", "no lo hice bien", ser claros, no dar vueltas dando una respuesta.

¿Mucha gente piensa que trabajar con artistas de talla internacional es una fiesta eterna y viajes, es esta la realidad?

En viajes sí, eso es una realidad, uno viaja mucho, he desayunado en un país, almorzado en otro, show en la noche y al día siguiente vuelve y juega, viajes que nos acercan a una realidad diferente, a gente maravillosa o a gente que de vernos siempre, no nos soportamos, pero nos aleja de otras personas a las que extrañamos. 

Fiesta eterna, pues... rock and roll hay, me los tomé todos, me los fumé todos, pero llega ese momento en donde uno dice prefiero dormir dos horas más, o ir a comer es preferible que estar en eso. 

Pero ese tema fiesta eterna, sexo, drogas y rock ya no existe, ese descontrol es un mito, incluso en el rock, cuando trabajé con rock sí hubo descontrol, pero no así como la gente dice, es mas descontrolado el Vallenato, la Salsa, lo urbano que el rock and roll. 

Hay gente que ya no se enrumba, la tienen muy clara, a nivel de técnicos siempre seremos un paria, una oveja negra, siempre hay de todo en las giras.

Pero en general, al final de un show, nos tomamos una cerveza, nos comemos un pedazo de Pizza y a dormir.



¿Qué necesita una persona que este interesada en hacer parte de esta industria para poder trabajar en ella?

Se necesita el inglés, eso es lo mas básico, paciencia, saber comunicarse, mucha paciencia porque muchos no la tienen, hay que saber tener un aire de comunicación importante, la gente quiere imponerse, eso se tiene o no se tiene, ser asertivo entre grupos de trabajo tanto con técnicos como con artistas, lo mas importante es tener un sentido de servicio y abrirse a la gente, pero también ser especialista en algo, la gente que llega a las giras siempre son especialistas en luces, en roadies, alguien siempre está especializado en algo aunque es bueno saber un poco de todo y sobre todo respetar el trabajo del que esta al lado, eso es muy importante.

¿La educación debe ser empírica, académica o adquirida a través de la practica?

La práctica lleva al conocimiento empírico, la academia da bases, pero en esto lo más importante es la práctica, he visto gente que aprende de todo, ingenieros que son los que mas academia tienen pero al final, así la academia te de bases y fundamentos o teorías, se ve que no tienen la suficiente práctica. Una oreja afinada no se la da la academia, un ingeniero de luces por más cursos que realice si no tiene practica no tiene nada, un roadie puede buscar quien le enseña a armar una batería pero eso se adquiere en la práctica, ahora todos saben de todo porque el Internet enseña mucho, pero hay que ser parte de esto para tener la facilidad de hacer las cosas bien.

¿Cómo ves la industria del espectáculo de los conciertos en vivo actualmente?

Me gustaría reducir un poco el espectro de esta pregunta, es muy amplia, como veo la industria, hay mucho de que hablar, quisiera a nivel macro decir que los grandes ya pueden ir a todo lados, en todas partes, por ejemplo en Colombia ya hay compañías de producción con exvelentes equipos y excelente personal, hoy en día es muy raro no poder cumplir ocn el rider de un artista internacional, logísticamente se puede recibir todo, con algunas excepciones en algunos países claro está. 

Pero me gustaría hablar de los emergentes, de los que están arrancando, de los que quieren llagar más arriba, cuando yo giro, muchos de los técnicos y músicos somos consumidores de música en vivo, salimos mucho a lugares a ver bandas desconocidas, acá en Miami hay mucho karaoke y puedes escuchar profesionales cantando, con una banda base, se ve nivel, esa gente y esos lugares son de darse a conocer, hay hoteles, bares que son consumidores de música bravísimos, de rock, de baladas, de lo nuevo, de reguetón, eso no se ve en otros países, pero a donde vayas generalmente, en la cuadra donde estés hay música en vivo, la gente paga por ver eso, lastimosamente en mi país no se da, en Colombia no hay cultura de entretenimiento, porque allá es ir a emborracharse barato y terminar en un anden o vas al bar de moda pero no hay cultura de consumir música, no existe, allá todo lo han dañado mucho, los impuestos, los robos, la corrupción todo lo daña. 
Hay varios bares que han tratado, pero no han podido, desafortunadamente no hacen nada diferente a lo que ya hay. Hay que cultivar las propuestas porque no hay nada nuevo tanto en músicos como en bares, hay que analizar la postura frente al arte de hacer música porque deja mucho que desear. 



¿Cómo se podría aplicar todo ese conocimiento en las bandas independientes que aún están en bares y circuitos pequeños?

Fue Roly Garbalosa quien me dejó este pensamiento desúes de hablarlo varias veces, y es que  más allá de como veo la industria es cómo veo la música com tal. Se dice que los músicos se están dedicando más a sonar perfecto que a sonar, pero uno no tiene que ser perfecto, hoy todo debe ser perfecto y eso se ve en todos lados, hasta en el rock and roll, se ha perdido el feeling, en redes solo se habla de donde graban pero usted va a los ensayos y no es lo mismo, se enojan si no caen perfecto, se nos olvidó que la música viene de adentro, siga su ritmo, la música no es perfecta, el rock no lo es, no es perfectamente afinado, he estado en conciertos donde la gente se burla o los mismos músicos se burlan de los demás, ¿en qué momento pasó eso? Por buscar esa perfección, esa metronomía hoy en día se perdió la mística, hoy en día hasta los ingenieros perdieron todo por ir detrás de los plug ins, el audio es para escucharlo no para verlo, me preocupa, la tecnología le ganó al oído, no digo que no haya que buscar que todo salga lo mejor posible, pero ese exceso de perfección ha dañado a la música.

¿Cuenta una anécdota de alguna gira que no puedas olvidad?

Hay mil, estábamos en el concierto de Björk en Bogotá, palacio de los deportes y en cada esquina estaba la subida de las escaleras a la tarima, va a arrancar el show y me dicen que hay que cerrar esas puertas por que se puede meter la gente y veo que viene una persona disfrazada y yo dije no por acá no entra, ellos tocaban y tocaban entonces me fui a la tarima, las compañeras de los metales de Björk ya estaban en el escenario y les veo como estaban vestidas y me di cuenta que era el mismo vestido de la persona que no dejé entrar y efectivamente era Björk, la había dejado afuera, jajajajaja, entró casi que empujándome, gritando, ahí entendí lo que era dejar los problemas afuera del escenario, ella cantó como si nada, eso si cuando terminó me gane una gran regañada, el show arrancó tarde porque nadie la encontraba por mi culpa.

En giras pasa lo que usted quiera, tomando en un hotel en Asia, una vez con una banda desocupamos un par de extintores dentro de un cuarto y nos toco pagar mucho dinero, pero fue bien divertido, en hoteles pasa de todo.

¿Qué competencias requiere un tour manager, un stage manager para poder desarrollar su trabajo?

Básicamente en lo que he visto, es el sentido común, suena tan fácil pero es muy difícil tenerlo, sobre todo en momentos de alto estrés, hay que ser muy organizados con la información, con las agendas, en general con todo y hay que ser coherente, un tour manager no le puede pedir a una aerolínea que atrase un vuelo por una persona, no puedo pedir tecnologías que no tienen en un país, no se puede llegar a un escenario a ofrecerle a un artista cosas que no puede cumplir o no saber decir, básicamente es eso. Como les decía el inglés es vital, el Excel, aunque no lo crean, es una de las herramientas que más usamos, ahí se hace de todo, hay que saber matemáticas, presupuestos, nada de eso se puede dejar atrás.

¿Cuál es la importancia de estas personas atrás del artista para su carrera, es posible hacer una carrera sin un equipo de gente así?

Es posible iniciar una carrera sin gente así, completamente posible, muchos lo han hecho, no son tan necesarios a la hora que sea local, los únicos indispensables son los artistas al final si es que están dispuestos a organizar ellos todo, su propio negocio, el tema es que es mejor estar así a que traigan a la familia o a los amigos, eso es gravísimo, eso requiere de una madurez enorme, las decisiones del manager pueden ir en contra de los anhelos y necesidades del artista entonces duro si es la familia. El manager es importante si conoce lo que hace, muchas bandas no lo tienen y eso está bien, que cada uno haga lo que quiere a su manera, pero va a haber un punto en donde sí o sí necesitan un equipo, los artistas están para sensibilizar con su música y ser el artista pero no la cabeza de su negocio, un manager no es quien vende shows, eso puede ser cualquiera, es una persona que toma decisiones en un nivel muy alto, eso es muy serio, llega un punto en que el artista comprende la importancia detrás de ellos, el production manager se convierte en la columna vertebral del backstage, es el que lo guía en todo, las decisiones se toman en conjunto es entonces en donde a cierto nivel este equipo se necesita.



¿Qué haces en el tiempo libre?

Yo soy medio geek, leo mucho, si tengo un rato libre veo una película, pero la mayor parte lo invierto en estudiar, mi papa no me creería pero si, estudio software, leo al menos una hora al día, soy consumidor voraz de libros, veo documentales trato de mantenerme muy al día con el tema de tecnología, hago ejercicio al menos 20 o 30 minutos dos o tres veces a la semana, lo poco que estoy en mi casa lo hago y trato de estar con mi familia al más, cuando uno no los tiene hacen mucha falta. En gira me pongo unos tenis y salgo a caminar, conozco, como algo, miro, entro, salgo, voy a todas partes, trato de conocer lo mas que pueda del lugar en donde estoy.

¿Qué destaca de tu trabajo, cuál es tu fuerte?

Eso no lo debo responder yo, pero si me siento orgulloso de algo es de saber manejar equipos de trabajo, mantener contento a todo el mundo es muy difícil, siempre hay situaciones, estar en un equipo después de 10 fechas llega aun momento en que hay problemas y malentendidos, me enorgullezco de eso, mi especialidad es la comunicación, las personas que me han dado empuje y me han puesto acá son los que mas me han enseñado, los que tienen experiencia siempre han recalcado el tema de la comunicación, no de no ser amigos pero no tener expectativas de nadie y así lo he manejado, he conocido gente increíble con la que he trabajado y compartido y esa es una de mis fortalezas, me acoplo muy bien al trabajo, a situaciones de alto estrés, a ambientes multiculturales, creo que soy fuerte en la negociación, en el trato con los proveedores y si a mí se me mete algo en la cabeza, hasta que no lo logro no descanso.

¿Qué reconocimiento viene en este trabajo, vimos hace poco a Luis Miguel peleando con su sonidista, hay problemas?

Siempre hay problemas, el que diga que tuvo un show es perfecto es porque no ha trabajado en uno, hay unos con más o menos problemas, si llega el momento en que diga que algo salió perfecto es porque algo esta muy mal o al menos no me di cuenta o se perdió la pasión, uno como técnico debe sentir esos nervios del músico también antes de arrancar un show, problemas siempre los hay, lo importante es que exista la solución, hay formas de minimizar los riesgos.

Lo importante es buscar la solución o encontrar un punto intermedio para que todo fluya y salga como debe salir, activando todas las formas posibles para minimizar los riesgos en un show, como hacer pruebas de sonido, montar con cronogramas específicos de trabajo, no ceder ante cualquier riesgo que pueda correr el artista, los técnicos o la audiencia.

Sobre lo de Luis Miguel no sé qué pasó, pero creo que así no se solucionan los problemas, lo importante es decir ¿Qué vamos a hacer con la situación y cómo lo solucionamos?, Ahí se sabe quién es quien. 

Andrés Albornoz es actualmente production manager del equipo de Marc Anthony, reside en Miami y es colaborados en incontables giras internacionales con los artistas más destacados.

Entrevista: Felipe Szarruk @felipeszarruk
Fotos: Carlos Escobar @lensrevolution
Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.