Header Ads

SE ACERCA ROCK AL PARQUE 25 AÑOS Y ACÁ ALGUNAS REFLEXIONES QUE PODRÍAN IMPLEMENTARSE PARA MEJORAR DESPUÉS DE CONOCER EL CARTEL DISTRITAL.


(Actualizada 23 de Junio de 2019)

Se publicaron los resultados de las “audiciones” para bandas distritales de Rock al Parque 2019 y hay grandes nombres, eso sí muchos que repiten y otros viejos conocidos del Festival. 

Este año Subterránica es medio aliado del Festival Rock al Parque, y tenemos algunos beneficios según nos explicaron en una charla con los encargados de Idartes, una charla muy productiva en la que expusimos algunos puntos de vista y esperamos podamos emprender un camino a la construcción futura de nuevos espacios. 

Pero el festival es de todos y al ser nuestra misión la creación, exposición y reconocimiento de los artistas independientes creemos que lo que hace falta es más unión en la escena y mucho más conocimiento. Colombia explota en talento musical, lo hemos podido comprobar desde hace varios años en los que hemos estado trabajando con artistas de todo el continente, las ediciones de los Premios a nivel latinoamericano nos han dado un panorama muy amplio y Colombia está en la punta de la montaña en producción creativa, pero fallamos en otras áreas.

Para leer este artículo yo les pido por favor análisis crítico, porque al parecer el lema de esta tierra es “confunde y reinaras” y es muy fácil que las personas malinterpreten o tiendan a sentirse atacadas en su individualidad cuando no es así, es imposible no hacer una crítica sin nombrar a los directos responsables de una política cultural, pero esto no quiere decir que sea un ataque personal hacia ellos y en ese sentido nos falta madurez.

He visto como este año de nuevo se arma la polémica (Y no he sido yo) por el mal manejo de los recursos del festival sobretodo en la parte local, llevo años en esta lucha y al parecer ya la gente a comenzado a involucrarse en tratar de configurar lo que es una política cultural pública enfocada a darle visibilidad al rock local, esa es la razón de ser de Rock al Parque, ninguna otra, no es un festival gratuito de bandas internacionales, no es una fiesta de “amigos” y no es un festival multicultural sino como su palabra lo describe es “ROCK” al parque y el rock (Aunque no lo crean) tiene una estructura, una forma y unos modos establecidos como cualquier género popular.

Para ser gestor cultural en Colombia lo primero que debe hacerse es desprenderse de la idea que se va a ganar dinero, eso no sucede en un lugar en donde no existe una industria musical, entonces si una persona decide “gestionar” por las artes esperando hacerse rico, lo único que puede hacer es tratar de agarrar todo lo que pueda del presupuesto del estado porque de resto no hay de otra, esto lo pueden corroborar los cientos de personas que hacen eventos con bandas de rock en el país.

El cartel internacional de Rock al Parque en sus 25 años está bien aun cuando vienen varias bandas que poco tienen que ver con el rock, es que el rock no es todo lo que suene raro y diferente, pero es un cartel de acuerdo a la política cultural que se planteó, muy parecido auqnue sin llegar al nivel del 2015, yo creo que el Festival Altavoz del año anterior demostró que si puede crearse un cartel de primera línea para un festival gratuito, de hecho las bandas invitadas este año tienen música para toda clase de público rockero, no se puede contar con bandas enormes por cuestiones de presupuesto y de agenda de las mismas bandas.

Ahora, creo que el evidente problema del Festival Rock al Parque es el manejo que se le da a la convocatoria local, distrital y nacional y a su banco de jurados, en donde en 25 años no han logrado deshacerse del circulo de amigos del curador de turno y es la razón por la cual veremos de nuevo a las mismas bandas y a los mismos agentes “gestionando” el festival.

Es diferente, y piensen esto muy bien, es diferente cuando a usted le dan un millón de dólares y le dicen “tome, haga un festival” y encima le pagan un sueldo por eso, a comenzar un proyecto desde ceros, con únicamente la idea en la cabeza y tratar de solventar cada problema en el proceso, eso es un verdadero gestor cultural, gastar plata lo hace cualquiera y una persona con experiencia en producción hace maravillas si hay dinero. El problema es cuando uno comete errores y no los quiere reconocer. 

El manejo que se le da a ciertas áreas del festival no es transparente, y como medio aliado mi deber es sacar a la luz estas falencias para que se pueda mejorar, porque es imposible que de una base de datos de más de tres mil bandas activas de rock, de más de trescientas que se inscriben al festival, los jurados no tengan la capacidad de escoger otra cosa que no sea lo mismo que hemos escuchado durante 25 años, dando así la sensación de los que llaman “rosca” y dando la sensación de que en Colombia no hay rock, lo cual es falso, como digo son más de tres mil bandas activas y mucho mejores en musicalidad, originalidad y contundencia que algunas de las que repiten año, tras año. A este punto hay bandas que han tocado hasta 10 veces en rock al parque, las mimas canciones, sin sacar ni un disco y solamente porque tienen el favor de los jurados o los que manejar el festival.

Yo analizo los perfiles de los jurados y la verdad, sin demeritar el trabajo en otras áreas de los escogidos, conozco personas en esta patria que son conocedores profundos del rock y sus estructuras que han enviado la hoja de vida al banco de jurados y nunca han sido tenidos en cuenta, en cambio, si ustedes analizan las otras convocatorias, verán los mismos nombres en varias de ellas ejerciendo como jurados. Es decir, también hay una “rosca” en ese sentido. Y uso la palabra “rosca” por ser la más digerible y no usar un termino que pueda ofender a quienes están usando esta técnica para lucrarse.

Lo mismo las carpas de medios, ¿les pregunto? ¿Ustedes cuando han visto a Radioactiva apoyando el Rock nacional en los últimos años, o a otras estaciones y medios que están ahí en esas carpas en lugares privilegiados? La respuesta que siempre recibo es que ellos dan dinero al festival y por eso están ahí. ¿Pero entonces no debería ser esto también una licitación? Según la ley de transparencia. Eso está mal también. Y ni hablar del logo de Sayco en el cartel, el logo de la mafia más grande de la música en el planeta tierra, una mafia protegida por el estado.

En resumen, lo que quiero decir es que las personas involucradas en las decisiones artísticas de Rock al parque no están suficientemente calificadas para el trabajo, no tienen suficiente conocimiento de la escena local más que los mismos nombres de siempre, algunos ya obsoletos y por lo tanto no se da un buen resultado al hacer la curaduría y la escogencia de los participantes locales y nacionales en un evento de esta magnitud y esto debe ser revisado.

El festival debería retomar lo que fue en un principio, una plataforma para la visibilización de las bandas emergentes o independientes, pero continúa siendo una plataforma para las mismas y los mismos, siempre he pensado que los jurados de Rock al Parque deben ser personas de afuera, sin amigos y que no tengan relación con los músicos de acá porque entonces seguimos viendo la preferencia por los nombres que se conocen, no hay que escribirlo, hay que hacer como les dije al principio un análisis de la situación con los documentos públicos de todas las convocatorias.

Entonces, para mejorar el festival no hay que hacer grandes cambios, sino cambios en la forma de pensar de las personas a cargo quienes tienen que entender de una vez por todas que no es SU festival sino el de una ciudad entera, que en realidad no es gratis porque ese dinero lo pagan los contribuyentes y muchas empresas que le dan millones al festival, el hecho de que usted no pague una boleta por ingresar no significa que es algo “regalado”, eso le ha hecho mucho daño a la escena rock del país, esa sensación de gratuidad.

Yo propondría las siguientes acciones:

- El curador general de Rock al Parque no puede estar en ese cargo más de dos años porque le pasa lo que le pasó a nuestro amigo el presidente eterno, se altera con el poder de las decisiones y comienza a pensar que el festival es de su propiedad, este personaje podría ser escogido a través de convocatoria pública bajo un riguroso estudio de su contribución a la escena local y de su conocimiento en el área del Rock, es “Rock al parque” ¿no?.
- Los jurados no deberían estar en más de una convocatoria en ese cargo y sería mejor que no fueran nacionales, invitar a personas del exterior con un conocimiento profundo en los géneros populares como el Rock, Metal y Pop.
- Los bookers de bandas internacionales y nacionales deberáin ser convocados por una licitación pública como lo manda la ley y no contratados a dedo como se hace actualmente y se ha hecho durante 25 años.
- Hay que realizar al menos al menos dos o tres ediciones en donde no participe banda alguna que ya haya participado para ampliar el abanico musical que representa Colombia y la ciudad de Bogotá.
- Si en mis manos estuviera yo organizaría un circuito local, un concurso que dure alrededor de seis meses para escoger las bandas participantes, la verdad la forma de convocarlas es un poco insolente, llenar unos papeles burocráticos en donde de por si ya muchos quedan afuera y después poner a tres personas que no van a conciertos locales a escoger los finalistas no es un método justo con la escena de Bogotá, así se le da circulación al rock, se le da más vida a la escena, los músicos sienten que es un proceso justo y pasan quienes se lo merecen realmente. Como en el mundial de fútbol, pasan los que ganan la eliminatoria, hay que hacer goles para ganar, no clasifican los que dicen los árbitros.
- Los medios de comunicación deben demostrar que se dedican a la promoción y cubrimiento del Rock local e internacional durante todo el año, no solo los tres días del festival, esto no le hace bien a nadie y es más bien oportunista.

- El festival debe ser gratuito como es la política del mismo pero el público puede hacer aportes de diferentes maneras, se puede colocar al público a participar de diversas formas, esa sensación de que “el rock es gratis” debe acabar si lo que buscamos es la construcción de una industria. No es coherente que mientras se han inventado eso de “la economía naranja”, gasten dinero y espacios diciéndole a todo el mundo que “emprenda” empresas creativas mientras por otro lado se esté entregando al público esa seguridad de que todo el arte es “gratis”, se contradicen las mismas políticas culturales.

- Y ojo, no es solo Rock al Parque, el rock debe tener espacios en la ciudad y en el país, los independientes no son suficientes, las radios, las revistas, la televisión carece de espacios de rock, nadie se acuerda más que en los tres días del festival y para ser honestos, es otro de los miles de conciertos que hay en el año en el país con grandes bandas, no debemos tampoco sobrevalorar un solo festival y olvidar al resto de la escena durante el año.

- Esto también evitaría el loop eterno de que en los medios solo suenen los nombres de siempre porque no conocen más, los agentes de la música tienen el deber de profundizar en su área de conocimiento, eso es lo que hace un profesional, la falta de formación en la creciente o casi inexistente industria nos está dejando muy atrás de lo que puede llegar a ser el panorama que todos buscamos. 

Viva el Rock Nacional!!! 
@felipeszarruk M.A.Estudios Artísticos.


Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.