Header Ads

CONCLUSIONES: LO BUENO Y LO MALO DE ROCK AL PARQUE EN SU EDICIÓN 25 AÑOS


Se cumplió la edición 2019 de la política pública llamada Rock al Parque, un evento que tiene como misión la visibilización y circulación del rock del distrito, ¿Se cumplió con este objetivo? Debemos analizar todo lo que vimos y vivimos para poder hacer un diagnóstico acertado y generar un debate sano para darle continuidad a las cosas buenas y cambiar las que no funcionan.

Este año el festival mejoró notablemente en la logística, en su cara de “festival internacional”, estaba organizado en la parte técnica, el sonido fue maravilloso y esto tiene que ver con todos los que trabajan tras bambalinas, es decir Ingenieros, roadies, personal de producción, personal de logística y la dirección de montaje. Esto fue muy positivo, de hecho, la logística funcionó muy bien a excepción del día lunes después de las 7 de la noche cuando todo se salió de control en el escenario Plaza.

El festival cumplió con la cuota de rock, un buen cartel con algunos puntos negros, música que en su mayoría se mete en las corrientes del género y algunas fusiones cuya jerarquía está en el rock o el Metal. Si se lograran colar algunos actos que poco o nada tienen que ver con el género, pero este es un error alimentado por el desconocimiento sobre las categorizaciones del género musical en la música popular, es de entender que no todo el mundo puede acceder a esas especialidades y por eso vemos errores como el de Juanes diciendo que el rock es “todo”, esa es la idea marcada en el imaginario colectivo, pero está errada. Como se recalca en cada momento, el festival es hecho para apoyar el rock y no tenerlo es como hacer una convocatoria pública para apoyar a la comunidad afro y se la gane un alemán, es incoherente. Pero en términos generales hubo mucho rock y de buena factura, el cartel fue amable con el público y fue entretenido, las bandas estaban en la actitud de darlo todo.

¿Se cumple con el objetivo? Aun no, muy pocas bandas locales tocaron en rock al Parque, muchas repiten las fórmulas de hace 20 años y se vuelven insoportables, en una ciudad en donde existen casi 3 mil bandas activas según nuestra base de datos, la cuota de participación del rock distrital fue casi nula y en horarios en los que nadie los vio.

Dicho esto el festival funciona como un escenario internacional, gratuito para la gente, notorio a nivel mundial, con una afluencia de público nunca vista pero que no es un espacio de beneficio para los locales como lo fue en la década de los noventa. Esto hay que cambiarlo, se debe intercambiar actos nacionales con los de afuera, se comprobó con Tarja, es la primera vez que a las 4PM la plaza estaba abarrotada. De nada le sirve a una banda como Cuerda Rotta tocar para la familia y los 20 amigos en esa tarima, hay estrategias en comunicación y en música para lograr que estas bandas sean escuchadas.

Entre los lunares de rock al Parque estuvieron la zona de prensa y las personas que creen que no son parte del pueblo. Las zonas de prensa deben ser para prensa, nada más y las zonas de Amigos deben ser para amigos y nada más. Es importante valorar a los medios, para conocer más sobre este tema pueden leer el siguiente artículo. http://www.subterranica.com/2019/07/conclusiones-del-festival-por-que-se.html

Este año fuimos medio aliado del festival, una decisión que nos encantó porque por primera vez fuimos escuchados en Idartes, tuvimos la   oportunidad de reunirnos y contarles nuestras molestias y se dio un primer paso para poder participar en el cambio y mejoramiento de esta política cultural, se hizo un trabajo honesto, difícil, por la condición pero se logró, disfrutamos muchas cosas y sentimos que ahora más que nunca tenemos la oportunidad de ser parte del cambio que debe venir comenzando por que Idartes tiene que ingresar músicos y especialistas en rock a la producción, eso es lo que falla, el concepto musical de resto se vio muy bien.

Hay espacios que se pueden mejorar de manera significante, el área de comidas, muy desordenado, las redes móviles y de Wi Fi en el parque son muy deficientes, no había un solo lugar para hidratarse y todavía se siente la falta de personal involucrado con el festival que interactúe con el público, pero a grandes rasgos esta edición está entre las mejores, dejando a un lado la politiquería con la que muchas veces se manejó en escena, no hay que convertir el arte en un panfleto aunque el arte siempre es político.

Me preocupa de sobremanera la ignorancia generalizada en redes sociales y en el público en general sobre la manera en cómo perciben el rock y estos espacios, veo mucho desconocimiento y hambre de evento gratis, las personas hablan y musitan sin saber sobre causas y razones y en estos tiempos en donde todo el mundo puede hablar y tienen derecho, se nota mucho más el resentimiento y la polarización, pareciera que en Colombia todo el mundo quiere ver fracasar a todo el mundo. ¿Si uno vive 20 años y no cambia nada de su pensamiento basado en argumentos convincente para que se vive? No se puede tener una idea de razón en la cabeza sin tener una idea de cambio.

En resumen, fue un evento bien manejado por parte de la producción, fue un buen cartel en donde México fue protagonista, mucha banda mexicana invitada, en donde los locales de nuevo no brillaron y en donde se le ofrecía a Bogotá un magnifico espectáculo que de otra manera habrían tenido que desembolsar mucho de su sueldo para ver. Es un evento que se puede mejorar considerablemente pero que ya es parte del circuito internacional de festivales más importante, y definitivamente es nuestro evento de rock más importante, pero no el único. Hay que asistir a los conciertos de la escena local, pagar sus boletos, apoyarlos, visibilizarlos, la única forma de apoyar a un artista es conociendo su obra, nada más, el resto es negocio y relaciones públicas. La finalidad de Rock al Parque sería regresar a aquellos tiempos en donde todos iban a conocer nueva música y hacerse fans de proyectos invisibles, así nació todo el rock que conocemos en la ciudad, por ahora, a seguir trabajando, porque lo importante no somos ni usted, ni yo, ni los medios, ni Rock al Parque, lo importante es la música.

Felipe Szarruk
Director Subterránca. Músico, Comunicador Social, Magister en Estudios Artísticos
@subterranica @felipeszarruk

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.