Header Ads

NI ESTANCADO, NI MUERTO, NI DEBE CAMBIAR, VIVA EL ROCK

Resultado de imagen para rock music

El rock es un género maravilloso, una de sus características más increíbles es que al no tener unos patrones rítmicos definidos como si lo tienen otras músicas como el Vals, el Blues, el Reguetón, el vallenato o la cumbia, el rock permite un sinfín de variaciones, así como el Jazz, son músicas de lenguajes universales que permiten fusiones fáciles y expansiones complejas.

Sucede que para las personas que no estudian las artes o la música, el rock comprende todo lo que suene diferente o que tenga instrumentos eléctricos y esto ha sido un peligro para las políticas culturales de algunos países o para la propaganda de los festivales que buscan un lucro comercial amparándose en términos modernos como “inclusión”, “Nuevas músicas” y otros construidos por autodidactas que no le ven problema a desviar la atención con tal de salir avante en sus proyectos.

Por ejemplo la frase “la música es una no reconocemos géneros”, es una construcción ignorante de acuerdo al conocimiento musical que se ha construido durante siglos, decir la música es una es el equivalente a “el deporte es uno”, lo cual no es correcto, el deporte como conjunto es uno, pero comprende un sinfín de disciplinas las cuales cada una posee características definidas, si el deporte es uno entonces el fútbol puede jugarse en lugar de con guayos, con aletas de natación y el portero podría tener raquetas o bates en las manos para ayudarse, pero lamentablemente no es así.

Leer que una banda dice en una entrevista que ellos son folclor pero que toman elementos del rock, el country, la cumbia, la ranchera, la música norteña y no acabar la lista, equivaldría entonces a abrir la puerta al fenómeno que estamos viendo hoy en día en donde una banda como Herencia de Timbiquí o los Rolling Ruanas pasan de tocar en Rock al Parque a tocar en el Petronio Álvarez o en el festival de Carranga de Tunja. 

¿Qué tiene de malo eso? Dirán los más “abiertos de mente”, la generación que hoy en día no ve nada de malo en lo malo, pero ve con ojos de odio a todo lo tradicional. Tiene de malo que alimenta las mafias que desfalcan los presupuestos que se destinan a apoyar un nicho en particular. Si seguimos creyendo que el rock es cualquier cosa, entonces en los lugares que son destinados para apoyar el género seguirán presentándose bandas y solistas de otros géneros y cobrando dineros abultados que no llegan al destino presupuestado, sino al amigo del amigo, el que cree que rock es “todo”.

Pero el rock es un género musical definido y no tiene la culpa de la ignorancia de la masa, el rock tiene sus formas, su estilo, sus características propias como el riff, es una música poderosa que no se configura únicamente con las categorías musicales sino que en sus formas intervienen otros aspectos como la sociedad, la personalidad y hasta la ropa, esta maravillosa amplitud es lo que ha permitido que los “eruditos de la vida” clasifiquen lo que vean ellos diferente como rock.

Las personas que no están de acuerdo con estos datos, que son comprobados y publicados, usan falacias lógicas o insultos para tratar de evitar las confrontaciones argumentales, frases como “la gente radical”, “los puristas”, “los enemigos de lo folclórico” etc. Para tratar de borrar la culpa de las faltas que comenten, pero no es posible hacerlo ante los ojos de la academia o de los círculos de conocimiento que han logrado acuerdos desde hace mucho tiempo.


El rock es rock, así como el vals es val, así como la cumbia es cumbia y no necesita cambiar, no necesita de una ruana para decir que es colombiano, miren a Alex Lora, al Tri de México, ¿Qué es más mexicano que el Tri? Y sigue siendo rock, el rock no está estancado, es como decir que el vals lo está porque en siglos no ha cambiado su forma, al contrario, en menos de 80 años el Rock ha tenido mil formas, contrario al Vals.

Entonces hay un punto importante a tocar acá y es la Folclorización, una forma de acople y montaje musical que ha sido confundida en casi todo el mundo con el rock, sencillamente porque toma canciones del género para convertirlas en otras músicas folclóricas y es lo que vamos a demostrar acá con algunos ejemplos:


Tomemos algunos artistas colombianos que son confundidos, que las personas creen que son bandas de rock y han tocado en los escenarios del estado y lo siguen haciendo cobrando dineros públicos destinados al rock o presentándose en festivales como si fueran parte del género. Esto no es un ataque, al contrario, la música se disfruta más y tiene más amplio espectro de circulación si sabemos colocarla en los oídos adecuados y el público adecuado (que es tal vez lo que está fallando), estas son buenas bandas, buenas propuestas musicales, divertidas y con una calidad impecable, pero que han sido puestas en lugares equivocados tal vez por la ansiedad del dinero como sucede en casi todas las industrias hoy en día. Tomemos como ejemplo a las anteriormente mencionadas Herencia de Timbiquí y Los Rolling Ruanas de Colombia y a Steve and Seaguls y el sello BMM de otros países.


Los Rolling Ruanas son una banda de Carranga, que es un género musical colombiano creado en Boyacá de la mano del Maestro Jorge Veloza, es un género considerado folclórico, que quiere decir que está implícito en el conjunto de tradiciones particulares de una región o de una población. El hecho de que Los Rolling Ruanas tomen una canción de The Rolling Stones y la conviertan en carranga no quiere decir que eso sea rock, sigue siendo carranga y la canción entonces es una folclorización de la misma en carranga. Esto lo ha hecho mucha gente en el planeta, entre ellos Steve and Seagulls, banda ampliamente conocida y que ha tocado en festivales multiculturales y se dedican a realizar folclorizaciones de canciones populares del Metal y del Rock. Así mismo lo han hecho en otros géneros como la salsa, artistas como los que componían el disco del sello BMM en 1996 en donde se publicaron varias canciones d ellos Beatles en Salsa, esto no quiere decir que sea rock, sigue siendo salsa. 


Hablando ahora de caso especifico de una banda como Herencia de Timbiquí, es una banda de folclor fusión, para clasificarla correctamente se usa la escucha lógica y la jerarquía. La jerarquía es un concepto que tratan algunos musicólogos y compositores en donde se determina el género de una fusión por el género predominante en ella, es así que vemos que Herencia de Timbiquí no tiene formas ni elementos del rock en su fusión, pero sí algunas paráfrasis y hacen folclorizaciones como el caso del cover de The Cure “Lovesong”


Es por la ausencia de estos argumentos interpretativos que los curadores, gestores y otros empíricos agentes de festivales y espacios del estado han colocado a circular a estos artistas en festivales y espacios de rock, pero esta mal, lo correcto es que una banda como The Rolling Ruanas esté en el Festival de Tunja y que Herencia esté en el Petronio. Son los espacios correctos ¿Por qué? Porque solamente en una ciudad como Bogotá hay más de tres mil bandas de rock tocando y buscando espacios que no encuentran porque ya los llenaron con los amigos que hacen folclorización y esto atenta directamente contra las políticas y los espacios creados para apoyar el rock.

La conclusión entonces es que el rock es un genero musical definido, no está estancado, no está muerto sino más vivo que nunca y no debe cambiar, pero si debe buscar diversificar su sonido para adaptarse a los nuevos tiempos sin necesidad de sacrificar la esencia del género sino preservándolo como un patrimonio cultural de la humanidad porque es de los pocos géneros que se producen en cada uno de los países del mundo.

Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.