Header Ads

MIENTRAS HABLA DE ECONOMÍA NARANJA, EL ESTADO PERMITE MONOPOLIOS Y CORRUPCIÓN EN LA MÚSICA NACIONAL ¿POR QUÉ?


Resultado de imagen para sayco

Economía Naranja, ese término que ingresó en el nuevo lenguaje que está construyendo la sociedad que ha tenido que lidiar con el derrumbe de todos los modelos tradicionales gracias a Internet y las nuevas tecnologías.

Se ha hablado hasta el cansancio del legado del narcotráfico en el país, ese que nos enseñó que para vivir bien no se necesita trabajar honradamente, sino que “el vivo vive del bobo”, “A papaya puesta, papaya partida”, “Hecha la ley, hecha la trampa” y muchas más doctrinas de la viveza y la picardía que habitan en el cerebro de la mayoría de colombianos.

Ahora por todas partes hablan de emprendedores, de industrias creativas, de que debemos explotar todo el talento, pero por otro lado permiten que un concejal fanático logre prohibir un concierto por “satánico”, que se veten artistas en los eventos públicos, regalan absolutamente todos los festivales y actividades culturales enseñando cultura de la gratuidad y a que el arte es gratis, benefician a una lista de amigos cada año con los dineros públicos de las convocatorias, las entidades que deben generar y gestionar las políticas culturales son deshonestas y nadie hace absolutamente nada, ellos siguen tranquilos porque a este país no le importa el arte, así que es un nicho tranquilo para poder llenarse los bolsillos sin que nadie lo note afectando a quienes deberían beneficiar: los artistas.

Pero tal vez el descaro más grande, el abuso del desfalco es esta empresa llamada Sayco, que en resumen es un grupo de personas que se lucran a través de las creaciones de los artistas que ingenuamente van y se afilian a la empresa esperando a que les den de comer y que sacan dinero a todos los colombianos, a los músicos que no estamos afiliados a esa empresa y que incluso usan a la policía para enviarlos lugar por lugar amenazando con multas y con cerrar lugares y eventos si no les dan dinero, esto colocado en cualquier otro contexto se llamaría extorsión, pero ¿Quién se estará beneficiando tanto de estos que a pesar de todos los escándalos, multas, investigaciones, tutelas y peleas Sayco aún sigue ahí, campante, cobrando?

La última tutela impuesta por AMIC fue elevada a revisión por la corte constitucional y ahora resulta que se “perdió”, no aparece, esto no es tan extraño en un país acostumbrado a la deshonestidad y la corrupción como el nuestro.

No quiero hacer muy extenso el artículo, pero se los voy a explicar con algunos ejemplos, Sayco no es una entidad gubernamental, es una empresa privada como Coca-Cola, allá no se registran las canciones, se hace de manera gratuita en la DNDA, que es la Dirección Nacional de Derechos de Autor de la cual su presidente un día nos dijo en frente de sus abogados que Sayco “es un mal necesario” ¿Extraño no?

Lo que hace Sayco es como si Coca-Cola se autoproclamara como la dueña mundial de las bebidas gaseosas y se dedicara a mandar facturas a todo local comercial, todo evento y toda persona que tome gaseosas para que le paguen un impuesto por hacerlo, así no estén tomando Coca-Cola sino otra marca, ¿Suena absurdo? Bueno lo es, y es real, hace preguntarse ¿Qué pasa si el día de mañana yo llego a Cámara de Comercio a crear una empresa que se llame “Sociedad de Abogados y Jueces de Colombia” y me declare propietario de las leyes y comience a cobrar a cada abogado, cada juzgado y cada persona que use las leyes porque en mi micromundo me lo creí y que el gobierno me diera el aval para ser la única empresa que lo haga y me preste a la policía para hacer cobros que de no ser pagados entonces acarreen sanciones como el cierre del juzgado, suena estúpido, pero exactamente eso es lo que es Sayco.

En Colombia, el monopolio es ilegal, pero parece que esto no le interesa a la tal economía naranja, Sayco lleva décadas llenándose los bolsillos de la música, si lo dudan sencillamente realicen una búsqueda en Google y coloquen “escándalo en Sayco”, “Robos en Sayco”, “Sanciones a Sayco” y verán que es cierto, según ellos representan a toda la música del planeta cuando en realidad representan a un pequeño grupo de compositores que les han confiado el recaudo de algunas de sus obras, pero ojo, eso tiene muchas tretas, al no tener un sistema efectivo de monitoreo y no tener públicas las listas de canciones que representan, se esconden en ellos y pasan recibos por el hecho de que una canción suene en algún lugar sea o no representada por ellos, de otro lado le cobran incluso al mismo autor de las canciones, es tan absurda esta empresa que se arma en su mayoría de un grupo de artistas costeños muchos sin educación musical, que se llaman “maestros” entre ellos que pretenden que ahora hasta los buses y taxis les paguen, no entienden de las nuevas tecnologías y del cambio del negocio de la música y cada día son miles de millones los que facturan, dinero que no llega a los autores como debe llegar, algunos han muerto en la miseria con la bandera de la empresa privada encima, da asco.

Yo soy músico, mi música suena en las radios y en los bares, toco en vivo, he vendido canciones a canales de televisión y jamás he recibido un solo peso de Sayco quienes sí han cobrado por mi música en todo el país, obviamente no tienen por qué darme porque yo nunca me afiliaría a una empresa deshonesta, pero entonces tampoco deben cobrar por lo que he creado y en teoría deben tener ese dinero que es mío, pero sí han llegado a cobrarme cada vez que hago un evento así los artistas no estén en su organización porque ellos no son en realidad músicos velando por el bien de los músicos sino una empresa de cobradores organizados a quienes lo único que les importa es el dinero, un monopolio protegido por el estado a quienes les interesa es llenarse los bolsillos, robar y robar, pagar fiestas de cumpleaños de 80 millones de pesos y cada tiempo traicionarse unos a otros para ver quién se queda con el pastel.

¿Quién será el valiente del gobierno que nos explique a los artistas por qué se permite esto en el país? ¿A quién le untan la mano para seguir existiendo a pesar de que es una empresa que tiene prácticas ilegales como el monopolio? ¿Por qué la policía se presta para esto en lugar de estar cuidando un país que se cae por la violencia? ¿Hasta cuándo Colombia querrá enriquecerse con estas prácticas? Siempre las tutelas son desestimadas, los oídos son sordos, los jueces no tienen el conocimiento en las artes para poder legislar en ellas y todo el mundo se hace el ciego, el bruto y el sordo.

A través de este artículo, quisiera convocar públicamente a un debate con la DNDA, los directivos de Sayco, de Idartes, de Cámara y Comercio y de la procuraduría General de La Nación, para que nos aclaren ¿por qué esta empresa se convirtió en la dueña absoluta de la música del planeta tierra y todos tenemos que pagar por eso y el estado lo permite? Obviamente sé que nunca lo aceptaran porque no hay argumentos irrefutables para esta pregunta, mientras todo sigue igual, unos pocos que nos hemos dado cuenta, seguiremos agotando recursos para que este abuso cese y los músicos del país por fin podamos tener empresas que nos representen con dignidad, mientras tanto, seguiremos viendo funerales de grandes leyendas que mueren en la ruina, enterrados con la bandera de Sayco encima, a mí que me entierren con la de Coca Cola que me ha servido más que ellos.

Felipe Szarruk
Músico, Periodista, M.A.Estudios Artísticos.
Director Subterránica


Fundacion L.A.Rock 2016. Con la tecnología de Blogger.