Últimas Noticias
Loading...

Los músicos que reciben dinero de Sayco son cómplices de robo y les voy a decir por qué

Estoy un poco cansado de ver en lo que se han convertido algunos autoproclamados “músicos” en Colombia últimamente, se han vuelto muy parlanchines, más palabras que notas, más auto convencimiento que estudio; el desespero por obtener dinero es tan grande que ya no les importa hacer cualquier cosa, más que músicos parecen mercenarios, no hay mucha diferencia entre un sicario que se contrata para eliminar con una persona que levanta la bandera de las artes para sacar únicamente un provecho económico, están muy fuera del panorama de las prácticas artísticas.

 Hay dos formas de entender a Sayco, la primera como la última oportunidad que tienen los fracasados de recibir para un almuerzo o un arriendo, la otra es entenderlo cómo una mafia monopólica amparada por el estado que usa la fuerza pública para robar sistemáticamente dineros que no le corresponden. Entonces si usted es de esos músicos o gestores que está feliz con Sayco porque ha recibido dineros de ellos, déjeme decirle que usted no es diferente de un ladrón de calle o a un estafador, les explicaré por qué.

Cuando uno mira para otro lado solo porque recibe un beneficio es un cobarde, en este país la gente se acostumbró a que para ganar algo otro lo tiene que perder, y eso es lo que sucede con Sayco, cada vez que usted recibe un pago de ellos, alguien lo está perdiendo, no es un negocio limpio, no es una empresa que juegue con los valores de la moral y ciertamente desconoce todo el derecho de autor, todos los abogados, músicos, productores, actores de televisión, abogados e ingenieros que he conocido que defienden a Sayco son en su mayoría artistas mediocres que han sido incapaces de generar un lucro por su propia cuenta y se unen a este monopolio para poder sentir que están haciendo algo con la música, pero es lo mismo que Rock al Parque, así nieguen que están desviando fondos públicos para financiar amigos y grupos de cumbia, la realidad y las evidencias son otras, la ventaja es que ustedes saben que en este país corrupto no les sucederá nada porque cómo dice la canción de Repxblica de Cxervos, acá se premia al asesino y se castiga a los maestros. Este es un país en donde los corruptos, asesinos y ladrones son los que pueden tener una vida en abundancia económica, así que los entiendo, pero está mal porque ustedes son parte de la misma pandilla de deshonestos.

Si ustedes como artistas no se han dado cuenta durante la pandemia lo poco que en realidad le importa el arte a Colombia entonces es porque usted posiblemente tanga un trastorno mental y tiene distorsionada la realidad, todo el ecosistema artístico del país quebró, al país no le importó, se robaron todo nuevamente y la mayoría de bares, teatros, escenarios, galerías y lugares para el arte desaparecieron, si usted no ha entendido que la economía naranja de refiere a quienes ganan dinero de los artistas y su obra como rémoras enfermas y no a los creadores, entonces usted tiene un serio problema psiquiátrico con la percepción y debe buscar terapia porque está haciendo mucho daño a las artes casi inexistentes de este país.

Sayco cobra a diestra y siniestra sin saber ni que es lo que cobra, por eso roba, cobra por toda la música del planeta cuando solo tiene 9 mil afiliados, muchos de ellos no son ni siquiera músicos o compositores y son algunos de esos 9 mil los que se reparten el dinero, igual a como lo hacen los ladrones después de un golpe, Sayco se queda con todos los dineros que no se reclaman después de tres años y en realidad todo lo que hacen está tan mal y tan salido de la ley que no puedo seguir considerando artista a alguien que reciba cheques de una entidad corrupta y deshonesta que le ha quitado ese dinero en su mayoría a promotores, organizadores independientes y personas que se dedican a construir espacios de circulación para los mismos artistas, una entidad que segrega a algunos músicos, es lamentable.

Estoy cansado de escuchar discursos de los ladrones y de que se salgan con la suya mientras los que luchan por las artes solo gana miseria y enemigos, estoy harto de que no acepten debates públicos, de que sean cobardes y se escondan a la hora de sentarse a una mesa televisada o a una discusión pública para defender con argumentos las acusaciones, ¿saben porque no lo aceptan? Porque conocen que no hay argumento alguno para justificar todo lo que hacen, por eso siguen como ratas, escondidos devorando todo a su alrededor, si usted es un músico que recibe dineros de Sayco, sea que esos dineros son puercos, están untados de deshonestidad así que piensenlo cuando estén gastándolo, podrían donar algo de ese dinero al maestro Villalba que lleva rogándo a la entidad por una enfermera o a la familia del maestro Wilson Chopenera que murió en la miseria, solo por nombrar a dos en una larga lista.

Así que nuevamente reto a Sayco a sentarse con la mesa directiva de AMIC en un debate televisado para que defiendan a su institución, a que hagan lo que nunca ha sido capaz de hacer Idartes y mantengan la dignidad en el arte, a sentarse en una mesa pública para que traigan sus abogados y sus máximos dirigentes, incluso a los políticos amigos que rechazan entrevistas sobre el tema o la DNDA que algún día nos dijo que Sayco era “un mal necesario”, a ver qué es lo que tienen para defender sus robos y desfalcos. Y a los músicos que están felices porque por fin pudieron pagar un arriendo con su música, les recomiendo retirarse con honor de las artes que son sublimes, no las “colombianicen más”, no sean puercos.

¿Les parece fuerte este discurso? Imagínense lo que sienten los músicos en la miseria gracias a los robos de los “agentes” de Colombia. ¡Ya no más!
 
Felipe Szarruk
Director Subterránica
Músico, Comunicador Social, Magister en Estudios Artísticos.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Subterránica

Subterránica es un colectivo de medios independientes que gestiona espacios de creación, difusión, circulación y reconocimiento para las artes. Activos desde 2002 somos considerados uno de los medios más importantes del continente para el periodismo cultural y las prácticas artísticas.