Últimas Noticias
Loading...

Así convirtieron Rock al Parque en un foco de corrupción y una compañía privada de eventos. Nuestra respuesta a los ataques de Chucky García y Hugo Ospina de IDARTES.

Lamentablemente en Colombia se tiene que lidiar con algunos colombianos muy extraños, con los corruptos. Subterránica, a pesar de ser la organización con más gestión por el rock nacional, en lugar de recibir apoyo, ha sido víctima desde hace años de personas que trabajan en puestos públicos en las entidades que han gestionado el Festival Rock al Parque basados en que hemos sido los únicos que se han atrevido a denunciar ante la ley todas las irregularidades y los delitos que en él se cometen. Hemos interpuesto tutelas para cancelar el Festival Rock al Parque por su deshonestidad y su publicidad falsa, también para tratar de desbaratar el monopolio legal llamado Sayco, estas entre otras acciones que tienen destruido el ecosistema de la música y no permiten que se cree una industria.

De un momento a otro, desde el 23 de junio de 2021 comenzamos nuevamente a recibir insultos y desacreditación por redes por parte de personal de IDARTES, exactamente por parte del señor Chucky García, curador del Festival Rock al Parque y del señor Hugo Ospina, contratista de la entidad. No entendemos la raíz de los ataques, pero son muy bajos, hasta el punto de tratar de ridiculizar y desprestigiar un esfuerzo enorme que estamos haciendo como “El Museo del Rock Colombiano”, el cuál montamos como dice despectivamente Chucky García “En la parte de atrás de un bar”, precisamente porque Idartes, Mincultura y otras organizaciones se han apropiado de los espacios públicos y el apoyo lo brindan solo a sus amigos, por esto los esfuerzos independientes tienen que ser así, a cuenta gotas, con las uñas, pero con sinceridad y sin robar, algo que IDARTES nunca ha hecho ya que están ocupados repartiéndose los presupuestos entre los amigos como ha sido demostrado en varias investigaciones, por ejemplo cuando Chucky García contrata los actos internacionales del festival a sus amigos o cuando se hacen conciertos en plena pandemia sin convocatoria con las bandas que siempre han estado en la lista de afectos de su personal.

 

Estos ataques tienen como propósito destruir y desacreditar a la única persona que ha sido capaz de denunciar la deshonestidad e irregularidades en políticas públicas como El Festival Rock al Parque, nuestro director. Rock al Parque es un foco demostrado de corrupción y nepotismo. Es por eso que durante años hemos sido víctima de delitos de odio, vetos y segregación por parte de los servidores públicos de Idartes, de calumnias como que en la tutela interpuesta se pedía tocar en el festival y que el juez dijo que “cogiéramos oficio”, nunca hemos pedido tocar en un festival corrupto porque nuestra moral no lo permite y el juez muy contrario a lo que claman las calumnias dio la razón pero se declaró impedido porque el “no podía saber que era rock”, cosa que nosotros sí sabemos y se dejó consignada en la tesis de Maestría en Estudios artísticos de la ASAB y que a propósito fue meritoria con la máxima calificación y recibió el segundo puesto en el premio nacional de periodismo. El agravante, es que precisamente por el nombramiento descarado de una persona como estas, sin estudios ni competencias para el puesto y por lo tanto sin conocimiento de la ética y la legislación del periodismo o de las artes, ese odio se extiende a los otros lugares a donde lo invitan "por nombre" como ruedas de negocios o encuentros de la música. Un ejemplo claro es que un antiguo miembro de “Fuerza de Paz” y quien hoy es el tour manager de artistas importantes iba a gestionar con nosotros (Subterránica) una ceremonia de reconocimientos en la ciudad de Miami y por culpa de estas calumnias y ese odio descarnado de sus empleados no lo hizo. El odio hacia nosotros por parte de su personal ha frenado nuestra gestión en varios frentes, gestión importante para las artes que IDARTES a pesar de tener los presupuestos no ha hecho en el país, como reconocer a sus artistas, abrir espacios honestos con igualdad y con garantías o preservar la memoria histórica del rock colombiano.



Solo por estos delitos de odio debería suspenderse de manera inmediata la realización del Festival Rock al Parque por ser un foco de nepotismo y segregación, de vetos y rencillas personales que no representa para nada su razón de ser como “política cultural” ecuánime y de igual acceso para todos los ciudadanos. Que perdió hace mucho tiempo sus bases fundamentales que son las de una política cultural para el apoyo del rock distrital y se convirtió en la fiesta de los millones de unos pocos y para poner la cereza en el pastel ahora es usado en contra de los ciudadanos honestos como foco de odio público, como una tarima en donde se gritan insultos y calumnias. Yo sé que ustedes podrán como siempre argumentar falacias como que “Chucky” lo hace desde sus redes personales, pero cualquier abogado les podrá explicar lo que acarrea que una persona de estas, que todo el mundo conoce por su puesto en Idartes realice estos ataques y estos delitos de odio, les recordamos que los servidores públicos tienen una responsabilidad civil, pero de nuevo, a no ser preparados académicamente ellos no pueden saber que es “una responsabilidad civil” nos gustaría conocer cuáles fueron los lineamientos o las razones para contratar como curador de un festival de rock a una persona que no sabe que es rock, no toca ni un acorde, no es músico pero que de alguna manera IDARTES pensó era el candidato ideal para la labor y para perpetuarlo en el puesto, transformando a Rock al Parque de un evento insignia en la ciudad a una vergüenza internacional de contenidos variados, que practica el estatismo paternalista y de valores morales muy cuestionables.

Por culpa de estas calumnias hemos sido atacados también por gente que no nos conoce, como un fotógrafo del medio independiente Colonia Records, pero a diferencia de IDARTES, ellos hicieron lo correcto y pidieron disculpas y el personaje en cuestión ya no pertenece al medio. Aunque, la forma correcta de hacerlo es emitiendo un comunicado de manera pública. 

Idartes con esto demuestra que adentro trabaja un círculo de amigos que acaba con insultos y mentiras el trabajo de quienes hemos osado a denunciar las irregularidades de un festival deshonesto, como quedó evidenciado en el pliego que formuló la procuraduría en los tres hallazgos administrativos y uno disciplinario que al final nunca sancionaron porque lo arreglaron con un “no volverá a pasar”.

¿Por qué conciertos en plena pandemia para los amigos de Idartes pero no para los demás? Nepotismo y corrupción. 

 ¿Por qué conciertos en plena pandemia para los amigos de Idartes pero no para los demás? Nepotismo y corrupción.

Queda entonces en evidencia que teníamos razón en lo que se ha venido denunciando desde hace años, que Rock al Parque e IDARTES es un círculo nepotista que no ejerce la igualdad y la ecuanimidad, como lo dijo el mismo Chucky García en una entrevista para la revista Bombéa “en rock al parque siempre tocarán los mismos” y ahora se entiende el veto al que hemos sido sometidos en las demás convocatorias de Idartes.

En Subterránica no sabíamos que estudiar y colocar un museo de manera humilde sin robar al estado como hacen allá eran delitos, pensábamos que los delitos eran contratar a los amigos al dedo, apropiarse del erario, contratar bandas de cumbia para un concierto de rock, escribir una definición de rock sin tener los estudios que lo avalen, en fin, pensábamos que los delitos eran las acciones que destruyen a la sociedad y no las que la ayudan a construir.

Ha quedado en evidencia que estos sujetos actuaron con dolo para desacreditarnos y destruir nuestros esfuerzos, son personas bajas, sin categoría y sin educación y eso no puede quedar impune como siempre, deberían en este país investigar lo que ha hecho el señor García con actos como celebrar contratos a dedo sin convocatoria alguna con sus amigos para traer bandas internacionales, habiendo personas que pueden ofrecerlos a menor costo y mucho mejores, otra de las faltas y delitos cometidos.

Busquen esta entrevista en la Revista Bombea en donde Chucky dice que en rock al parque siempre tocarán los mismos.

Es tan larga la lista de delitos que comete Idartes a través de Rock al Parque que se llegó al extremo que mientras todos los bares y escenarios para espectáculos estaban cerrados, Idartes seguía celebrando contratos y conciertos con sus amigos, sin convocatoria y sin respetar el cierre del sector y no solo lo hicieron, sino que se ufanaron al colocar una valla con la lista de “beneficiarios” por estas acciones.

Una entidad que permite que sus funcionarios hagan lo que quieran con el erario público y que permiten que a ciudadanos como nosotros que trabajamos las 24 horas en pro del rock nacional seamos destruidos por su propio curador es una vergüenza.

Queremos recordarles que IDARTES no es una compañía privada de producción de eventos y mucho menos el Festival Rock al Parque es un negocio familiar o de amistades, es una entidad distrital y una política cultural que como pueden ver ha sido usada con odio y sesgos para beneficios personales, no encontramos razón alguna para mantener personas sin las capacidades ni los estudios necesarios en los cargos, pero más allá sin la capacidad humana, el ser persona para poder ocupar un puesto de estos sin ser un foco de destrucción. No sean cómplices de los delitos de odio, son las peores acciones de un ser humano.

Al menos para nosotros, quedan absolutamente cuestionadas todas las convocatorias del distrito ya que pensamos a raíz de las pruebas y las evidencias que son un sistema de distribución de dádivas para los amigos y personas afines más que un sistema transparente de selección de méritos y proyectos y por eso ya entendemos por qué cada año figuran entre muchos los mismos nombres de siempre.

Ha sido demostrado NUEVAMENTE el sesgo, el veto, el odio y las oscuras formas de actuar de los servidores públicos de IDARTES.

¿Dónde están las autoridades y los organismos de control? Es lo que nos preguntamos.

Y de nuevo, otra vez, retamos a estos personajes a un debate público en algún medio de comunicación nacional, para que ellos nos desbaraten los argumentos y nosotros les presentemos las pruebas de todo lo que han hecho. Pero siempre han evadido esta invitación, así actúan los corruptos.

VIVA EL ROCK COLOMBIANO, el rock no es para ladrones, es para músicos.

Compartir en Google Plus

Acerca de Subterránica

Subterránica es un colectivo de medios independientes que gestiona espacios de creación, difusión, circulación y reconocimiento para las artes. Activos desde 2002 somos considerados uno de los medios más importantes del continente para el periodismo cultural y las prácticas artísticas.