Bogotá Music Market: Rock al Parque, pero en mesas.

Un encuentro musical tiene que ser heterogéneo, no un circulo de amigos. Segundo, debe reunir personajes y personalidades exitosas, construidas a base de experiencia y academia, no una lista interminable de personalidad desde la farándula, que de manera empírica ha logrado sobrevivir de la música vendiendo ilusiones y humo a quienes la aman. Un encuentro que reúna cada año a los mismos, en las mismas no crece, se estanca en un circulo vicioso, se convierte en la oportunidad de cada año para ganarse una platica y ya, de nuevo los grandes perdedores son los artistas que acuden a buscar esa “oportunidad” que generalmente si llega, ellos mismos la tienen que pagar y la hubieran podido conseguir con una simple gestión.

Es necesario decir que BOMM Bogotá Music Market que tiene como uno de sus principales aliados a IDARTES, es otro sueño fallido de los colombianos ilustres que juran que se las saben todas solo porque han tenido un puesto que los haga sonar, es otro bodrio adicional a esa “economía naranja” que solo sirve para torcer lo que más o menos ha estado bien. Es otra sublimación de esa “localidad barata” que los colombianos cargamos con verguenza en nuestras almas y que solo buscan dinero, porque al colombiano no le importan las artes, las “artes” en este país se resumen a todo lo que huela a trópico o que sea agropecuario. El resto es considerado por los genios como “algo externo”. Colombia sencillamente no tiene cultura y lo único que busca es plata. La razón de la escasez de rock, metal y otros géneros extremos en estas conferencias y encuentros se debe a dos factores, el primero, que sus curadores y organizadores no tienen dentro de sus agrados estos géneros, para ellos el rock es la cumbia con distorsión y lo que en realidad representa al género es “puro ruido”. Entonces los nombres que vemos en Metal o géneros pesados son los mismos que apoyan las dos estaciones de radio que aun suenan esta música en el país. La otra razón es que como buenos colombianos, estos eventos lo que buscan es dinero, nada más, es un afán impresionante por construir una “industria” sea como sea, una industria de la cuál no tienen ni idea porque acá piensan que la “industria de la música” es cobrarle al músico por cualquier cosa o servicio que le puedan vender. A eso se resume. Y por otro lado los músicos, que en su mente piensan que son todos unos Rolling Stones y que hay que pagarles por existir.

Es por eso que siempre vamos a ver a los mismos nombres, a los cuales llaman como ponentes y como curadores, miembros de la farándula que ellos consideran son los que pueden guiar a la eterna marea de músicos perdidos por el camino del éxito. ¿Cuál es el camino del éxito? Ganarse unos pesos.

De entrada hay una “selección”que escogen los mismos de siempre, los mismos que llaman a escoger en Idartes, en Circulart, en todos esos fallidos esfuerzos por hacer creer a los pobres músicos colombianos que tienen un entorno para florecer, pero si usted que lee esto piensa que lo que se dice acá no es real, lo invitamos a revisitar a los jurados y curadores y verán repetirse esos nombres año, tras año, extrañamente también son los mismos nombres que figuran en Idartes y sus “convocatorias ecuánimes”, o miren las bandas, año tras año, no haga caso a lo que se dice en este artículo, sencillamente busque y encontrará.

BOMM no es nada más, que otra excusa para poder desviar algunos fondillos del estado y las alianzas público-privadas a algunos bolsillos amigos y terminar con miles de promesas para varios músicos que nunca las verán cumplidas. Solamente se materializan los negocios de los que siempre han sabido estar arrodillados en frente de los “amos y señores del arte en el distrito”.

Y la razón más especial para no creer en estos “emprendimientos”, es que siempre son inalcanzables en su mundo, nunca, absolutamente nunca, ni BOMM, ni IDARTES, ni SAYCO, ninguno de los vendedores de humo ha querido aceptar un debate público para discutir estas acusaciones. Fácil, cuando no hay argumento para debatir, se recurre al silencio.

Y contrario a lo que puedan pensar, este no es un llamado al boicot, es un llamado a que reflexionen, muchos músicos confían en ustedes y les creen, en realidad sienten que están ante una oportunidad.

 

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Subterránica

Subterránica es un colectivo de medios independientes que gestiona espacios de creación, difusión, circulación y reconocimiento para las artes. Activos desde 2002 somos considerados uno de los medios más importantes del continente para el periodismo cultural y las prácticas artísticas.