Últimas Noticias
Loading...

El verdadero mensaje de “matarife” es la confirmación de que la sociedad colombiana es inmune e indiferente a la corrupción y la violencia histórica de Colombia.


La serie web creada por el periodista Daniel Mendoza ha acaparado gran interés por parte del público que espera aun después de cuatro capítulos emitidos una prueba contundente de las acusaciones en contra del senador Álvaro Uribe Vélez, la serie aun no ha cumplido con ese objetivo, no ha mostrado absolutamente nada que no sea de dominio público o esté en Internet.

Pero esto es aún más interesante, porque demuestra que durante décadas los colombianos hemos tenido en la cara todas las pruebas y denuncias respecto a la corrupción, violencia, asesinatos, mafias y desfalcos en el país y que no hemos hecho absolutamente nada, o sí, sí se ha hecho pero más macabro aún, es que al país no le ha importado.

Hablando desde lo personal puedo confirmar esto de primera mano, durante años hemos presentado con AMIC y Subterránica todas las pruebas contundentes de los robos y desfalcos, del nepotismo y el favorecimiento personal de las entidades públicas, privadas y mixtas que trabajan con el arte, como Sayco e Idartes y al país no le ha interesado, se crean conatos de investigación o de acciones pero al final no sucede nada, las tutelas, demandas y derechos de petición quedan en el aire rebotando de entidad en entidad quienes cobardemente apelan a la “no competencia” por miedo a sancionar estas entidades que le dan de comer a tanto ladrón y cada intento que se ha hecho a través de la justicia de frenar estos actos delincuenciales ha sido denigrado, burlado, lo han desprestigiado y las personas que nos hemos dedicado a esta lucha hemos sido apartados, vetados y sacados de cualquier proceso público. Así funciona Colombia, un narcoestado policial en donde las autoridades que deberían cuidarnos se han convertido en un brazo de represión, inoperante y que sencillamente sirven como un rebaño a los lobos que nos gobiernan.

Por eso “Matarife” no habla en realidad de Álvaro Uribe, habla de toda la historia de injusticias, masacres, ajusticiamientos, robos, mafias y acciones ilegales de el país más corrupto del mundo: Colombia, eso es una realidad y no se ha podido cambiar hasta el momento, “Matarife” es otro intento desesperado por despertar al colombiano, por quitarle el velo de la distorsión de la realidad en donde creemos que estamos en el país más feliz del mundo y que todo va a mejorar, de destruir de una vez por todas ese optimismo tóxico que ha frenado a las personas de empoderarse y de una vez por todas levantarse contra la clase opresora.

En Colombia, el dinero y las oportunidades no son para la clase trabajadora, no son para la clase académica, para los que hacen las cosas de manera correcta, el dinero y las oportunidades están en manos de corruptos y delincuentes que se han perpetuado generación tras generación y que no les tiembla la voz o las manos para mandar a limpiar lo que no les sirve, Colombia desde sus mismos inicios ha sido un país lleno de avivatos e hipócritas, pareciera que está en nuestra naturaleza y al parecer nunca va a cambiar.

El problema para ellos, es que las nuevas generaciones ya están despertando y están muy cansadas de todo esto, si recuerdan lo que estaba sucediendo antes de la pandemia declarada oportunamente por la OMS, los pueblos estaban en llamas, Chile, Hong Kong, Francia, Colombia, entre muchos otros, estaban volcados a las calles pidiendo un cambio real, pidiendo que estas mafias eternas salgan del poder de una vez por todas y la vida sea un derecho que en verdad se respete, porque al menos en el caso de Colombia, la constitución nacional es un librillo de chistes que se vende en las calles que nadie conoce y mucho menos respeta, parece que el único pueblo que quiso desafiar a su gobierno en medio de la pandemia ha sido el de Los Estados Unidos, quienes cansados ya de abuso policial y el asesinato sistemático de la población negra por parte de agentes que parecen ser inmunes a la ley salieron a las calles a pedir un cambio y lo están logrando, al menos están tratando.

La gente volverá a las calles, el mundo pide cambios, el verdadero mérito de un ejercicio como “Matarife” es saber que muchos están cansados y así sea recopilando lo que siempre hemos visto, lo que siempre hemos tenido en la cara, es suficiente para que unos pocos más despierten, para que se den cuenta que este país es un nido de pícaros y que las oportunidades de una buena vida jamás van a llegar mientras ellos estén en la posición dominante y represiva, pero como dijo nuestro ilustre personaje, en una de las miles de alocuciones públicas absurdas e “idiotamente colombiana”: Que quien no haya tenido un familiar naco tire la primera piedra. Yo no lo he tenido ¿Y ustedes?

Al contrario de lo que esta gente piensa, la gran mayoría de colombianos son personas buenas y trabajadoras, este es un país con un potencial enorme en muchos campos y áreas de conocimiento pero que lamentablemente ha sido destruido por unos pocos que no quieren actuar de manera correcta y darles acceso igualitario a todos a una vida digna y mejor.
Compartir en Google Plus

Acerca de Subterránica

Subterránica es un colectivo de medios independientes que gestiona espacios de creación, difusión, circulación y reconocimiento para las artes. Activos desde 2002 somos considerados uno de los medios más importantes del continente para el periodismo cultural y las prácticas artísticas.