Últimas Noticias
Loading...

Ese músico de rock colombiano perrata, fantoche y hablador.


Cuando realizamos la primera entrega de Premios de al rock latinoamericano en la ciudad de Nueva York, un proyecto que nos enseñó de portazo la realidad de muchos aspectos de la industria, me sentía muy orgulloso como siempre lo he estado de los músicos colombianos que viajaron al evento. Tuvimos bandas de seis países diferentes y sin dudarlo un instante les puedo decir que la calidad musical de nuestros compatriotas fue muy superior a la de los demás, ellos tenían el espíritu y la creatividad viva y su rock sonaba bien, poderoso, como un camión.

Si en Subterránica no pensáramos que el rock colombiano es de los mejores del planeta tierra, nunca hubiéramos emprendido este proyecto, Subterránica lleva casi 20 años gestionando de manera independiente espacios que ni siquiera Idartes con todo el presupuesto que le otorgan ha logrado abrir.

Pero al igual, durante estos casi veinte años en el continente y dieciséis en Colombia hemos tenido que soportar la personalidad de algunos personajes que distan mucho de ser esas personas maravillosas por las cuales trabajamos, quiero dejar en claro que la mayoría de músicos de rock en el país son personas comprometidas con el género, son estudiosos, son talentosos y a ellos son los que admiramos y por los que trabajamos, somos parte de ellos, abrimos espacios que nadie quiso abrir, abrimos los premios para ser nosotros quienes reconocemos esas carreras impresionantes que nadie jamás ha reconocido en el país, abrimos el museo del rock para guardar esa memoria que nadie en este país ha querido guardar, abrimos El Monster del Rock para darle circulación y nivel a las bandas emergentes y así hemos ido recorriendo dos décadas, todo sin usar un solo peso del estado a diferencia de muchos y siendo pioneros en áreas como la autogestión, fuimos nosotros quienes propusimos el modelo en 2005, quienes fundamos la primera radio online del país y quienes hemos gastado lo poco que ganamos en nuestro proyecto porque lo amamos, amamos el rock más que nada en esta vida y las bandas son nuestro pilar, nuestro alimento.

Pero estos pocos personajes de los que les hablo, se conforman de un pequeño grupo de ignorantes que tocan algún instrumento y que han conseguido su voz gracias al poco filtro de las redes sociales, se han instalado en un país en donde ser estúpido es cómodo. Hay unos pocos personajes que se dedican a hablar mal de los demás músicos, de los managers, de las bandas internacionales y de medios o agentes de la industria como nosotros. Y el problema es que a ellos nadie los confronta, son personajes cobardes que tocan muy mal, pero es su propio cerebro juran que son dioses de la música, para ellos todo lo que se haga está mal menos lo que ellos hacen y en su pequeño micro mundo creen que la música consiste en lo que ellos piensan que es, son dios y ley en lo que creen que hacen, no aceptan críticas, creen saberlo todo y desprestigian cualquier cosa con la que ellos no están de acuerdo. He escuchado a perdedores hablar mal de bandas como Metallica mientras patéticamente tocan covers de ellos en bares por tres pesos, he escuchado a perdedores hablando mal de otros músicos nacionales cuando no pueden tocar bien un acorde, he escuchado a perdedores tratar de destruir esfuerzos de medios como nosotros porque piensan que nos estamos haciendo ricos a punta de ellos. Pero debo recordarles a estas personas dos cosas, primero que el rock no hace rico a nadie y mucho menos el mal y patético rock de estos personajes que solo da perdidas, lamentablemente hemos tenido que pagar caro muchos eventos que hicimos para ellos y ni la mamá fue a verlos, financiar gente que trabaja de 8 a 8 en ingeniería, canta desafinado y tienen una banda de viernes que juran que son más grandes que The Cure, de hecho juran que The Cure es una mierda, son ellos, a los que les duele pagar una entrada de cinco mil pesos para ver a otra banda, los que se quedan bebiendo en la tienda porque “en el bar es muy caro”, los que destruyen un concurso que lleva trece años en el país porque “con la inscripción los están robando”, son ellos lo que piensan que un bar debe pagarles millones así no vaya nadie a verlos y así el gasto de ponerlos en escena sea enorme, ellos, los que preguntan ¿En dónde está el público?, esos homúnculos patéticos y paludos que llegan con su instrumento en un forrito lujoso mirando a los demás como si ellos no cagaran en un baño como todos, esos, a los que me refiero en este artículo, ustedes saben bien quienes son.

Entonces, al igual que con el país, tenemos que erradicar este tipo de personas de la escena, no podemos seguir respetando a músicos que nos atacan, que atacan a las bandas y que destruyen los pocos medios independientes que existen para el rock, pero se arrastran como lombrices detrás de Idartes o de Sayco, rémoras, mercenarios de las artes que solo sirven para hacer estorbo.

Tenemos que erradicar de la música esos agentes nocivos y tóxicos que nunca han dejado que nuestro rock salga a la luz de la industria musical por culpa de esa envidia inherente colombiana, de esa hambre y esa necesidad de tratar de ser músico en un país en donde no se puede, de tratar de esquiar en donde no hay nieve, y es por eso que tenemos que hacer visibles y tratar de detener a estas personas para que no sigan robando, destruyendo o desprestigiando en nombre del rock, porque son unos pocos muertos de hambre, que por dinero hacen lo que sea, por dinero roban, por dinero denigran, por dinero se convierten en cumbia, por dinero traicionan, por dinero usurpan, por dinero escriben insultos o destruyen la reputación de otros en las redes.

Este 30 de mayo es la imputación de cargos a Actualidad Panamericana, como saben, todos los procesos judiciales son públicos, así que pueden asistir ya que ellos siguen escondidos. Actualidad Panamericana fue uno de esos agentes que con palabras quiso destruirnos, pero el problema acá es que nosotros no le tememos a nadie, precisamente en eso consiste el rock, para eso nació nuestro género, no para tocar covers en un bar por 100 mil pesos y creer que se es sofisticado por meterle un acordeón. El rock más que música es un grito, es rock también son acciones, el rock es demandar a Rock al Parque por robarse millones de pesos entre amigos y colocar bandas de cumbia a hacerlas pasar por rock en una política pública creada precisamente para todo lo contrario, el rock es demandar a la mafia de Sayco y buscar que se acabe para que dejen de lucrarse a consta de nuestras composiciones, el rock es respetar a los demás músicos y no destruirlos, el rock no es para cobardes, comemierdas o ladrones, eso es para las ratas.

Es fácil, si usted no se siente identificado o molesto con este escrito, usted no es parte de ellos, usted lo está haciendo bien, pero si usted siente rabia en su interior al leer esto, sabe en lo más profundo que usted ha hecho parte de esta camada de pordioseros de las artes, de débiles y ladrones que usan el rock solamente para dañar a los demás o ganar dinero sucio, de maneras deshonestas, como dando conferencias y clases de algo que usted jamás ha estudiado o no domina, como tocando canciones de otras bandas sin pagarles sus derechos y usurpando su imagen, como destruyendo con calumnias e insultos a sus colegas, si usted siente rabia con este artículo entonces es que mis palabras llegaron al lugar indicado, cambie, cambio o retírese la música, porque las artes son para personas integras, para ladrones y canallas tienen muchas otras áreas.

Para terminar, los invito a ser mucho más críticos con la música y mucho más selectivos, los invito a tratar de que el rock siga vivo y se convierta en un pilar fundamental de la actualidad, hay mucho talento. Y lo más importante, recuerden siempre mis queridos amigos, que por más palabras que salgan de su boca, nunca podrán borrar los hechos y las realidades de los músicos y organizaciones que han construido lo poco que representa el rock colombiano, es mejor que se siente a practicar en su instrumento con la boca cerrada. Para los demás músicos, nuestro respeto y admiración por siempre, seguiremos abriendo espacios de creación, circulación, reconocimiento y difusión como lo hemos hecho desde el 2002.

El resto… el resto es ripio.

Felipe Szarruk

Músico, comunicador social, Magister en Estudios Artísticos.

Director Fundación LA ROCK Subterránica.

Foto de Emmet en Pexels

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Subterránica

Subterránica es un colectivo de medios independientes que gestiona espacios de creación, difusión, circulación y reconocimiento para las artes. Activos desde 2002 somos considerados uno de los medios más importantes del continente para el periodismo cultural y las prácticas artísticas.