Post Top Ad

La mirada Subterránica

Lo mejor de la música

Post Top Ad

Acaba de pasar BIME Colombia, otro de esos encuentros en donde Subterránica está vetado y otro de esos encuentros que solo sirven para escuchar personas que creen ser la panacea de la música y encontrar viejos amigos pero que además de eso no brinda nada a las bandas, más que la ilusión de hacerles creer que pertenecen a una inexistente industria. BIME en Colombia es coordinado por otras de esas personas que amaban el rock pero que después se dieron cuenta que en el rock no hay dinero y siguieron el curso normal del agente parásito colombiano, rechazar al rock independiente y unirse al clan de personajes que ya lo hicieron y hablar mal de todo el mundo que se atreve a criticarlos, además se pegan a esfuerzos de terceros en este caso un nombre como BIME para hacer dinero. Punto.

En los  agentes de la industria no es un fenómeno extraño, la falta plena de educación en el área y la sublimación de personajes como curadores de festivales o locutores, autodidactas, sentados en puestos importantes sin necesidad de universidad o de preparación hace creer a las demás personas que estos son los requisitos para poder “triunfar” en la música, hacen creer a los muchachos que ese viejo y corrupto dicho de “el título es un cartón en la pared” es verdadero, pero no lo es, por más que en sus cerebros quieran crear una realidad alternativa esta no se crea, ¿O sí? Creo que en Colombia sí… lo que sucede es que a la industria en Colombia este grupete de personajes la han convertido en una gran cámara de eco en donde sus voces resuenan de lado a lado y los pobres (literalmete) músicos se pegan a eso porque no hay más.

Para quienes quieran saber que es una Cámara de Eco acá les dejo:

https://observatorio.tec.mx/edu-news/camara-eco-pensamiento-critico

Ahora, es un pecado lo que han hecho acá con el rock y el Metal, sabemos que Colombia es un país tropical y qué tomó como propio ese discurso patético del “Estatismo Paternalista”, de que el rock es del “imperio” y que para que sea bonito y nuestro hay que zamparle una ruana o una gaita y, que si a este país le quitamos la naturaleza solo quedaríamos la porquería de seres humanos que somos, además de la naturaleza tenemos muy poco que brindar como sociedad, como personas, somos un pueblo egoísta, arribista, poco educado y con mucha, pero mucha necesidad y esto se nota hasta en el rock.

Las bandas parásitas son aquellas que han conseguido su fama en la cámara de eco colombiana, es decir en la conformada por Idartes y por estos agentes que se han pegado a ellos como Bomm, Circulart, Shock, etc. Todos son un solo circulo en donde se mueven las mismas bandas y personas, ¿No me creen? Les basta con investigar un poco, miren los jurados, los curadores, los periodistas, ustedes saben quiénes son, los que usan a Actualidad Panamericana para desprestigiar a sus opositores y los que hablan mal de todo lo que no sea robado del estado y miran para abajo a quienes no tienen lazos de amistad con los corruptos.

Esas bandas parasitas, que también caben en la categoría de corruptos, uno las escucha solo en Rock al Parque, no una sino cinco, seis, siete, ocho más veces, son tan buenas, tan exitosas que les alcanza para repetir año tras año en eventos del estado y han sido alimentados por el gobierno desde su nacimiento, la mayoría formada en esos esfuerzos puercos del distrito para someter a los músicos a una disidencia controlada como aquellos “tejedores de sociedad” en donde nacieron la mayoría de las hoy llamadas “leyendas del rock colombiano” esos que solo tocan en el planetario, el Jorge Eliecer Gaitán, Los Tortazos, y que ustedes no se dan cuenta que estos son circuitos mafiosos y nepotistas para saquear y saquear el presupuesto de las artes del país.

Recuerdo un día en Bbar que iban a tocar tres de las vacas sagradas de Idartes, esos que meten 150 mil personas en el Simón Bolívar, esos que suenan solo en Radiónica y que están en todos los carteles del distrito, que miedo me daba pensar que iban a llegar cientos de miles de personas al local de Chapinero, ¡Dios mío lo iban a tumbar! Pero el concierto transcurrió en silencio con los tres invitados que asistieron, la quiebra de la noche fue monumental, la cámara de eco se rompió y se mostró la verdadera realidad… y así pasan los años, deben regresar al distrito para sentirse exitosos y ganar algo de dinero.

Esas son las bandas parásitas, las que han pintado de estrellas, pero siguen en Transmilenio o en el carro viejo que compraron con el dinero de las varias convocatorias que se gana año tras año pero que nunca han colado un número uno en ninguna lista, nunca han logrado llegar a la gente con su música, nunca han girado por su propia cuenta, son artistas mercenarios, putas de la música, putas del estado, del único Estado en el planeta tierra que arrodilló al rock: Colombia.

Pero algo serio debe suceder en el cerebro de estas personas, porque uno puede engañar a todo el mundo, eso es un hecho, por ejemplo, Idartes puede engañar a todo el mundo al escoger tres o cuatro bandas por convocatoria para que estas les digan a todos que “pasaron limpiamente” mientras meten a todos sus amigos a ganar dinero del estado, a "parasitar" del presupuesto, las mismas en los mismos espacios con los mismos. Pero uno no se puede engañar a si mismo, es a la única persona a la que no se le puede mentir, a uno mismo, uno conoce sus pecados y uno sabe cuándo es una banda parásita que nunca ha logrado nada en realidad y cuando los triunfos son robados ¿Verdad? Eso es inexorable, uno no puede escapar a esto. Por eso llegan a viejos en Rock al Parque y no en otro lado, por eso viajan, pagados por el distrito a evento en donde no tienen ni la más remota idea de quienes son, generalmente pegados  a festivales en donde se toman de nuevo la mismaaaaa foto con el público que no los conoce atrás y claman “gran éxito” ¿O me equivoco? Me acordé de Ricardo Zepeda un ladroncito de El Salvador que logró engañar a todo el mundo con ayuda de la policía y el Ministerio del Interior y en ese país el puede seguir campante haciendo conciertos, estos ladrones de la música pululan en Latinoamérica porque Latinoamérica nunca ha tomado a las artes en serio, hasta se unen estos “gestores” y “músicos” para invitarse unos a otros a sus reuniones y alabarse entre ellos. 

Declaraciones como esta son las que nos han hecho acreedores a ser vetados en estos encuentros en donde nadie puede mantener un debate para no ser destruido por su falta de conocimiento, que romantizan la corrupción y que creen que sus patéticas historias de superación deben ser ejemplo para los nuevos músicos, pero es una actitud demasiado irresponsable, lo que hacen es perpetuar ese circulo nepotista y que en realidad no ha servido de mucho a ningún músico, me atrevo a decir que lo  máximo que un interprete conseguirá en esos encuentros es una palmada hipócrita en el hombro y si está de buenas, la invitación a un festival. Yo si les pido que traten con más respeto a los músicos porque son ellos quienes crean la materia prima para todas sus estafas, sin los músicos ustedes no tendrían absolutamente nada, nada que vender, nada que comprar, nadie a quien engañar, es hora de que los músicos comiencen también a ganar algo y lo que el músico necesita son espacios de difusión, de creación y de reconocimiento que tal vez puedan serle suficientes para vivir dignamente.

Las bandas parásitas sienten esto como un gran triunfo, como otra de esas fotos con miles de personas atrás creyendo que fueron al festival a verlos ellos, pero que en realidad ni siquiera sabían que existían, esa foto, esa precisa foto es un gran engaño que muchos tienen en sus muros de Facebook o en Instagram, es preferible y más honesto fracasar con lo propio que triunfar con lo de los demás.

¿Le parece fuerte este artículo? Me parece más fuerte es que sea real y toque denunciar cosas así en esta finca en donde nadie piensa en los demás y se mueven con rabia, egoísmo y mucha, pero mucha avaricia… como siempre la invitación está hecha para debatirlo en un medio en vivo a quien crea que estamos equivocados.

Szarruk

Post Top Ad