Post Top Ad

La mirada Subterránica

Lo mejor de la música

Post Top Ad

¡Sí hay rock! Del bueno, bandas comprometidas, de varias generaciones, dejen de creer ese cuento patético y acomodado de “rock is dead” no es cierto, solo en Bogotá existen más de tres mil bandas activas, tenemos la base de datos para comprobarlo, lo que sucede es que ustedes nunca las ven porque la dictadura musical de este país atrasado y sesgado culturalmente les muestras siempre los mismos tres nombres y subliman todo lo que tenga chinchorro, guacharaca y ruana, pero es una mentira, esas son banderas de movimientos políticos pero el rock señores es anarquista, el rock es precisamente un movimiento rebelde y contracultural que nace no para apoyar corruptos a cambio de cheques en artimañas llamadas “convocatorias” sino precisamente nació para mandar muy a la puta mierda a este tipo de personajes, por eso ustedes no conoces a las más de cuatro mil bandas colombianas sino a los 10 nombres arrodillados al estado que gritan insultos contra el gobierno en las tarimas pagadas por el gobierno.

Nada más lejos de la realidad, El Monster del Rock nuevamente demuestra que hay una escena enorme, de calidad, viviendo en las sombras, como debe ser, viviendo en los escenarios y no en “la oficina de hoy”, viviendo alimentados de distorsión y no de dineros del erario público. Hoy más que nunca puedo levantar la voz y decir que el rock es una guerrilla de las artes y que funciona de maneras increíbles.

Es que me quedo corto cuando hablo de las dos batallas consecutivas que tuvimos en Bbar con bandas de todo el país, de distintas trayectorias y géneros porque no dimos sencillamente una fiesta, un banquete que nos hizo transitar por todas las emociones que desfilaron en el escenario. El Metal colombiano es una de las escenas más solidas del planeta, perfilada, fuerte y autosostenible, mientras que el rock se está reconstruyendo de maneras clásicas y como debe ser.

Sunset street fue la primera propuesta el viernes, excelente banda, impactante, que bueno es ver una banda glam bien hecha, de manera profesional, coherente, en manos de sangre joven, sencillamente nos levantaron a todos, las pintas increíbles muy bien cuidadas, glam rock como Poison, Motley Crue, tan clásicos y sin embargo tan sorprendentes, gran sonido muy fiel al género con voces excelentes. Obviamente este género no es nuevo pero esta propuesta es contundente y eso es lo que una banda de glam debe ser: una fiesta. Su música original no necesita de ningún cover, un show digno de ver y escuchar. 

Después llegó Sin compromiso, una banda que combina el punk clásico con lo que en su momento fue conocido como Neo Punk, su música toma la forma clásica pero las voces le dan ese toque moderno y joven, Una banda de personas alegres que es lo que funciona en este tipo de banda, las voces sin muy importantes en la propuesta y logran conectar con el público de inmediato, la puesta en escena es muy bien cuidada y estéticamente cumple con creces con el objetivo. La batería debería ser más salvaje, no es para nada mala, no señor, solamente que en el calor de la noche me imaginé un demonio dándole más golpes a esos tambores y en mi mente sonaba genial. 

Cheney Stokes, su segunda participación en El Monster del Rock, poderosa banda que echa mano de varios géneros del Metal para construir una propuesta sólida y contundente, tal vez de las más sólidas que hemos visto en el concurso, esta banda posee una identidad propia y es difícil no notarla en el mar de bandas, tiene su propia voz y esto es lo más difícil de conseguir con un proyecto musical, una personalidad. La voz es destacable y la batería muy buena, se queda en lo seguro con golpes acertados, las dos observaciones precisamente podrían ser que sería genial escuchar la batería experimentar con caminos más alterados (pero solo es una opinión) y que para un concurso el tiempo se hizo largo en escena. Esta es una banda que está lista para dar el siguiente paso en lo que conocemos como “industria”, los Stokes deben comenzar a girar en grandes festivales.

Raíz de 4 es una banda muy joven, su sonido alegre en el rock tomando varios elementos los hacen difícil de clasificar, para mí en este momento son “rock” y punto. Es una banda que siento tiene mucho para configurar lo que en el párrafo anterior llamamos una personalidad musical, lo que se siente con Raíz de 4 es que nos falta mucho por ver, es decir, viendo a cada músico de manera individual nos damos cuenta que Raíz de 4 puede construir piezas musicales mucho más arriesgadas. Si usted busca ir a un concierto en donde pueda sentir toda la juventud y la fiesta del rock, seguro es con ellos.

La última banda de la noche del viernes fue Camargo, ellos rompieron el molde, Camargo es la representación de todas estas corrientes del nuevo rock que estamos escuchando por todo el planeta, el rock que es de la gente joven, ese rock que transita mucho por el pop, 21 Pilots, Imagine Drangons entre otros, Camargo lo tiene todo muy claro, desde su concepto, su imagen, hasta el tipo de público al que quieren llegar, su rock de sonidos nuevos se combina perfecto con los colores de su puesta en escena, no fue su mejor noche, los hemos visto varias veces, pero su trabajo es enorme y excelente. Los jurados de manera unánime decidieron que ellos son los semifinalistas. Hubo un empate y una fuerte discusión entre Sunset y Stokes que al final se resolvió con el voto del público quien decidió que Sunset Street es el segundo semifinalista.

Pero acá no terminaba la cosa, el día siguiente tuvo lugar un aquelarre de bandas que nos dejó con la quijada en el piso, los detalles se los cuento en la segunda parte de esta crónica.

Mas tarde…


Post Top Ad