Post Top Ad

La mirada Subterránica

Lo mejor de la música

Post Top Ad

Dejemos atrás de entrada que el rock ahora es un nicho, porque hay cientos de escenas de nicho que siguen siendo exitosas: La Salsa, la música clásica, etc. Que el rock haya dejado de ser la primera opción es una historia vieja, el rock comenzó a decaer a finales de los 90 con Woodstock 99 y lo que vimos en la primera década del siglo fue el crepúsculo de las grandes bandas. Pero hoy el rock sigue siendo exitoso, el tour de estadios de Motley Crue está llenando cada asiento, bandas como Coldplay, Foo Fighters (Esperemos continúen activos) y muchas más llenan cualquier arena, de hecho, el concierto más rentable que ha tenido Bogotá hasta la fecha ha sido Coldplay y esto para una ciudad morronga y mojigata como la nuestra que nunca le abrió espacios al género, que vetó los conciertos por casi una década es mucho decir. Sí hay un público y sí hay dinero para gastar en eventos, entonces ¿Qué sucede? ¿Por qué seguimos cobrando los mismos diez mil pesos de entrada que en los noventa? Con la diferencia que en esa época eso era dinero. ¿Por qué un viernes una banda incluso de covers solo lleva tres personas a un toque? Hay una serie de respuestas y eventos para estas preguntas, pero la más importante se resume en que la culpa de casi todo la tiene esa visión errada y prepotente del músico de rock colombiano.

Llamando “músico” al guitarrista, bajista o baterista empírico que se dedica únicamente a interpretar que es lo que compone el grueso de la escena. La mayoría de bandas del país gira en torno a un personaje central que compone y los demás lo siguen. Ese mismo personaje generalmente hace las veces de productor, manager, booker, diseñador gráfico y hasta ingeniero de sonido y por eso es que tenemos que entender que el músico es un romántico y su excusa siempre será: “Yo cobro porque a mi me ha costado mucho convertirme en lo que soy, mis guitarras cuestan, mi amplificador cuesta, mis ensayos cuestan, bla, bla” y esto es sencillamente un engaño, un pajazo mental y les explicaré la razón.

Yo también pensaba así, obviamente, hasta que comencé a hacer eventos de rock en los circuitos locales, llevamos 20 años realizándolos y no solo en Colombia y es por esto que puedo hacer este análisis, porque tengo puntos de comparación que han sido exitosos en otras partes con las bandas locales, pero en Colombia no ¿Por qué? Comencemos por decir que no es solo en el rock, sucede en muchas otras áreas y negocios, Colombia es un país en donde la mayoría de la gente vive en necesidad y con deudas, siempre hay algo por pagar, el arriendo, el celular, la cuota, etc. Y es un país de comerciantes en donde las profesiones que son valiosas son las que compran o venden algo, sea productos o servicios, este no es un país culto al que le interesen las artes, de hecho, podemos ver que las entidades del gobierno que tienen que ver con las artes son nidos absolutos de corrupción, y precisamente estas entidades tienen gran parte de la culpa de que el rock no sea rentable y autosuficiente en el país.

Pero regresemos a la visión romántica ¿Y qué? ¿Qué pasa conque hay tenido que ahorrar 20 años para su Telecaster o su Gibson? ¿A quien le interesa en donde ensaya y cuanto le cuesta? Parceros la verdad sea dicha al del bar no le importa, al público menos, al ingeniero le pela, de hecho, al único que le importa esto es a usted y a su ego y por eso acuñan frases como “la oficina de hoy”, si usted siente que el rock es una oficina ya fracasó. Usted no puede pretender que un escenario le ponga el mejor backline, el mejor sonido, un buen ingeniero, trago, chicas, autos si al concierto llegan tres amigos que se emputan porque les cobran el cover, dicho sin pasión y sin corazón, a nadie le interesa usted como músico sino el dinero que produzca su producto, sea banda, solista, tributo, etc. Si su banda produce un dineral para nadie va a ser un problema contratarlos, pero si usted lo único que produce son perdidas y lástima entonces es parte del problema. Tiene que crear un producto que se venda y en donde todos puedan ganar. Yo le digo a todo mundo que ese síndrome se cura la primera vez que una banda organiza un concierto, ahí se dan cuenta de la realidad. Mis hermanos están aun pagando una deuda de 160 millones de pesos por estudiar odontología y no le andan diciendo a los pacientes un sermón lastimero de costos y perdidas de su profesión.

Maluma cobra un millón de dólares, aja, pero su concierto produce 15 millones netos, usted cobra un millón de pesos y el que organiza pierde seis. Así no funciona ningún negocio.

A eso súmele que a la gente que le gusta el rock muchas veces no le gustan los bares de rock, porque hay público que es insoportable, pelean, gritan, arman show, se meten con las parejas de los demás, entonces la gente que quiere gastar prefiere ir a otra parte y esperar el concierto grande en El Campín.

Y acá es donde llegan los parásitos a atacar y a terminar de matar la escena del rock colombiano de la siguiente manera: Los agentes autonombrados, empíricos y las mafias estatales. Estos dos tipos de parásitos viven de la inocencia, la necesidad y la visión romántica de los músicos. Se han hecho llamar managers, periodistas, curadores, etc. Sin haber pisado una universidad y ustedes los tienen superbién alimentados pagándoles sus “servicios” que los harán “famosos”, asistiendo a sus encuentros y ruedas de negocios  y porque todas las bandas insultan al gobierno, que Uribe Paraco, que Petro Mamerto, que los falsos positivos, que el gobierno corrupto, pero ahí están en la lista de Rock al Parque, entonces ahí si el gobierno es bueno, es el único que puede pagar el rock y han convertido al rock del país en una horda de mendigos arrodillados que hace lo que papi gobierno le dice, incluso llamar rock a esas papayeras eléctricas con guacharaca y todo y meterse en la cabeza que el vallenato es el rock de mi pueblo.

Todo esto mató al rock nacional, el ego de los músicos, la visión pasional y romántica, los agentes y entidades parásitas y convirtieron la escena en una horda de necesitados de la que todo el mundo se aprovecha. Y esto seguirá así hasta que el músico no vuelva a tener dignidad.

Les dejo un pensamiento: ¿Se imaginan a los Sex Pistols llamando a la reina a que les coloque una tarimita en el parque para insultarla y les pague? No solo es absurdo, es patético. Al rock de este país le falta furia y valores morales. Acá no se vive del rock, se vive para el rock y eso es una gran diferencia.

@felipeszarruk

Foto de Pexels

Post Top Ad