Post Top Ad

La mirada Subterránica

Lo mejor de la música

Post Top Ad


Ni en los sueños más profundos de los detractores de Netflix y la corrección política podría existir hoy una banda nueva como Molotov, transgresores desde el inicio, con letras directas que ofenden a quienes las reciben y con todo el espíritu del rock and roll, de hecho, Molotov es las pocas bandas de aquel movimiento MTV de los 90’s que podría considerarse como rock y la única que no se ha entregado a los ritmos urbanos como sí les sucedió a muchas.


Hoy en día hay varias bandas con este mismo corte caustico y crítico con la sociedad pero fue Molotov la única que logró conquistar el circuito “comercial” de las radios y festivales.


Ahora, los reguetoneros están llorando de nuevo, sí, los gansters, esos que se tiran puyas en videos, que se amenazan, que dicen no tener piel sino cuero, que sacan películas mostrando que vienen de los barrios duros, esos que insultan a diestra y siniestra hoy están llorando y ofendidos como la banda Mexicana por su nuevo sencillo “Quiten el Trap” así como lloraron cuando no los nominaron a los Grammy y en otras varias ocasiones, de hecho parece que es una técnica de ventas o de hacerse notar.



Y esa es la muestra de la doble moral de una industria musical patética que a leguas dista de querer músicos y se está nutriendo de escándalos, secuencias y gorras con marcas de ropa. El reguetón es un fenómeno de masas porque a las masas de hoy le interesa la rumba fácil, la música fácil, el dinero fácil, el sexo fácil, la vida fácil, de hecho, el éxito del reguetón radica en su baile “el perreo” que es un atajo fácil que antes no se tenía hacia lo que hoy podría llamarse de alguna forma “un cortejo”.


Pero no solo es en el reguetón en donde se ve a los más jóvenes destruir con odio todo lo que no les gusta, asumiendo su sabiduría y su sublimación adquirida por los dioses del olimpo parece que la falta de academia y de cultura general les enseñó a estos muchachos que la única forma de refutar algún argumento con el que están es desacuerdo es el insulto barato, la desacreditación, la calumnia y la injuria, parece que esos pobres cerebros morirán sin ser estrenados ya que nunca los sacudieron porque si papá y mamá los regañan ellos los demandan.



Molotov señores es una banda que radica su éxito precisamente en hablar sin tapujos, en estos tiempos en donde Blanca Nieves debe ser afro al igual que los reyes de Inglaterra, que Thor y Linterna Verde deben pertenecer a la comunidad LGTBI, lo cuál no está mal, una banda como Molotov es una afrenta directa a la corrección política a lo “más blanco que el carbón”, entonces es interesante ver y escuchar como los que quieren aceptación de todo el planeta no aceptan a nadie, la noticia es que a las marcas esta inclusión les importa poco, lo hacen por vender, es una hermosa estrategia de marketing.


La canción es un hit, de hecho, sería interesante ver cuantos de esos reguetoneros ofendidos pueden terciarse una guitarra y tocarla ¿Existe algún reguetonero instrumentista? Esperemos que sí, porque antes de navidad a los hijos se les podía regalar guitarras, hoy toca el mejor mouse y una copia pirata de Fruity Loops.


Hablar es fácil ¿Verdad? Insultar, degradar, como lo pueden ver, pero parece que en este mundo los únicos que tienen derecho a hacerlo son precisamente aquellos que gritaban por libertad e inclusión, que cuando la consiguieron ahora excluyen a todo lo que no hieda a “progresismo”. Bien por Molotov y que quiten el trap. 


Post Top Ad